www.vanidades.com
SUSCRÍBETE
Síguenos en:

AGENDA

Picasso en el TATE

AUTOR: Marcia Morgado | FOTOGRAFÍA: Cortesía | FECHA: 2012-02-13
Con motivo de esta exposición se producirán diferentes actividades en Londres

Responsable de impulsar muchas de las corrientes artísticas del siglo XX -el cubismo, las técnicas para producir grabados, los collages-, la influencia de Pablo Picasso en las artes contemporáneas es imposible de medir con exactitud. En la exposición Picasso y el arte moderno británico, que se presenta en el museo Tate Britain entre el 15 de febrero y el 15 de julio -para después viajar a la Galería Nacional de Arte Moderno Escocesa, en Edimburgo-, se explora el impacto del artista español en un amplio abanico de colegas británicos: desde Henry Moore hasta Francis Bacon.

En la muestra se reúnen 150 piezas procedentes de colecciones públicas y privadas de todas partes del mundo, entre ellas 60 pinturas de Picasso, incluyendo obras definitorias del cubismo que no se habían expuesto en Gran Bretaña desde hace muchas décadas. De igual forma es una oportunidad singular de ver la obra de Picasso junto a la de aquellos que se sintieron impactados por él. Tal es el caso del artista David Hockney, quien cuenta haber regresado ocho veces a la exposición de Picasso que el Tate montó en 1960. Aquí se podrán ver las piezas "homenaje a Picasso" que Hockney hizo en diferentes momentos de su carrera. Tres estudios para figuras en la base de una crucifixión es un cuadro de Bacon que estará junto a las obras de Picasso que lo impulsaron en su dedicación por la pintura.

La exposición también explora el vínculo de Picasso con la compañía de los Ballets Russes: los tres meses de 1919 cuando vivió en Londres -hospedado en el hotel Savoy con su esposa Olga- preparándose para hacer la escenografía y el vestuario para el ballet El sombrero de tres picos, basado en una obra de Manuel de Falla y coreografiado por Sergei Diaghilev durante el apogeo en Europa de los Ballets Russes. Por ese motivo, el Ballet Nacional Británico estará en el Tate entre el 27 de febrero y el 4 de marzo, tiempo en que realizará sus funciones, clases y ensayos, en la galería Duveen Norte. Inspirada en el trabajo de Picasso, el 2 de marzo se estrenará una nueva producción del Pájaro de Fuego, de Igor Stravinsky. Del 22 de marzo al 1 de abril, la compañía presentará Más allá de los Ballets Ruses, en el Coliseo de Londres.

La complejidad de la obra y la personalidad de Picasso hacen que su estadía en el Tate sea un evento multidisciplinario. La exposición, comisariada por Chris Stephens y Helen Little, también estudia la repercusión de Picasso en la sociedad inglesa. La conmoción que provocó en el contexto de las corrientes más conservadoras de Gran Bretaña que rechazaban los cambios de la vanguardia artística que llevaba a Picasso como figura fecunda. Los curadores decidieron iluminar ese proceso tanto con  materiales sobre la gira del Guernica, entre 1938 y 1939, así como con la participación del pintor en el Congreso por la Paz, que tuvo lugar en 1950.

Al igual que en otros lugares, no es de extrañar que Picasso provocara reacciones polémicas en Gran Bretaña. La muestra en el Victoria & Albert Museum de 1945-1946 incentivó debates concernientes al arte moderno, los cuales provocaron pura hostilidad. Pero como el tiempo lo cura casi todo, en 1960 Picasso recuperó al público británico con la panorámica que se presentó en el Tate: todo un éxito, ya que 460.000 personas visitaron la muestra, incluyendo a la reina Isabel II y otros miembros de la familia real. Fue entonces que capturó la imaginación de Hockney, entre otros muchos.

Mercedes Benz Fashion Week México
HORÓSCOPO
ENCUESTA
¡PARTICIPA!
LIBROS