www.vanidades.com
SUSCRÍBETE
Síguenos en:

AGENDA

George Bellows

AUTOR: Marcia Morgado | FOTOGRAFÍA: Vanidades | FECHA: 2012-09-17
George Bellows
Una mirada a la obra del artista neoyorquino

Pocos han plasmado el mundo de principios del siglo XX en la ciudad de New York con mayor intensidad

Aunque se le reconoce como uno de los pintores figurativos norteamericanos del siglo XX, mucho se ha discutido en círculos especializados acerca de lo que hubiera logrado George Bellows (1882-1925) de haber tenido una vida tan extensa como la de su amigo y contemporáneo Edward Hopper, con quien con frecuencia lo comparan. Por primera vez en tres décadas tenemos la oportunidad de profundizar en su obra, y las generaciones más jóvenes interesadas en la pintura podrán verla al visitar la exposición en la National Gallery of Art, en la capital de los Estados Unidos. En la selección de 130 piezas que ocupan nueve salas del ala oeste del complejo museístico, podemos apreciar la riqueza de su trabajo. La muestra puede visitarse hasta el 8 de octubre; desde allí viajará al Metropolitan Museum of Art, de New York, para concluir en Londres.

El abanico de expresiones que caracteriza la obra de Bellows abarca muchos retratos, tanto aquellos que se definen por su elegancia, que nos recuerdan a Auguste Renoir: Emma y sus hijas, (1923), como los que nos remiten al estilo realista más cercano a Diego Velázquez: el retrato de Paddy Flannigan (1908), que solamente podrá verse en Washington y en New York.

Bellows se nutría de lo que tenía a su alrededor. Nacido en Columbus, Ohio, en 1882, a los 22 años se mudó a New York y allí encontró una fuente inagotable de inspiración; el mundo de la política, el quehacer de los inmigrantes, la realidad de los residentes pobres y adinerados que vivían en la metrópolis a principios del siglo XX así como en la visceral carnalidad de los boxeadores, como se aprecia en Ambos miembros de este club (1909). Los paisajes constituyen un aspecto importante en la totalidad de su obra: tanto los urbanos con los muelles y ferrocarriles como las marinas que pintó en las orillas de la isla Monhegan Island, adonde regresó durante varios veranos, lo cual le permitió explorar la costa de Maine bajo diferentes condiciones, tal como refleja en Casa junto a la orilla (1911).

 

 


 

Mercedes Benz Fashion Week México
HORÓSCOPO
ENCUESTA
¡PARTICIPA!
LIBROS