www.vanidades.com
SUSCRÍBETE
Síguenos en:

AGENDA

La alta joyería de Van Cleef & Arpels

AUTOR: Marcia Morgado | FOTOGRAFÍA: Cortesía | FECHA: 2012-11-09
La alta joyería de Van Cleef & Arpels
Una exposición sobre la trayectoria de la casa fundada en 1906

La muestra 'Van Cleef & Arpels, el arte de la alta joyería' se presenta en el Museo de las Artes Decorativas de París hasta el 10 de febrero de 2013

Dado que la historia de la casa Van Cleef & Arpels comenzó en 1895 cuando Alfred Van Cleef contrajo matrimonio con Estelle Arpels, ambos belgas de origen holandés, algunos piensan que las historias de amor encuentran una complicidad singular con ellos. En 1906, Van Cleef se asoció con su cuñado Charles Arpels; juntos abrieron su primera joyería en el 22 place Vendôme. En los años siguientes inauguraron boutiques en destinos frecuentados por ricos y famosos. De inmediato gozaron de gran éxito.

A principios de los años 1920, la tienda de París recibió a los maharajás de Kapurtala e Indore, a la multimillonaria Barbara Hutton y a Wallis Simpson, duquesa de Windsor, quien en 1938 le sugirió a Renée Puissant -directora artística de la casa e hija de Alfred y Estelle- que hiciera una pieza en forma de cremallera. Sin embargo, aunque Puissant imaginó un zíper de platino con diamantes, no fue hasta 1951 que lograron el collar Zip, una de las creaciones artísticas más asombrosas en cuanto a la técnica que lleva, pues puede usarse alrededor del cuello o en forma de brazalete. Lamentablemente, Puissant falleció en 1942, pero su trabajo con René Sim Lacaze, diseñador hasta el 2000, hizo posible muchos de los logros técnicos que se le atribuyen a Van Cleef & Arpels.

Regresando al tema de las parejas, en 1937, el duque de Windsor le regaló a Wallis Simpson el brazalete Jarretière, compuesto de zafiros y diamantes, con el fin de conmemorar su "contrato matrimonial".

La clientela ilustre continuó a través de las décadas. En los años 1950 fueron la princesa Soraya, la maharaní de Baroda y la princesa Grace de Mónaco. Tres meses después de que el príncipe Rainiero de Mónaco adquirió el juego de collar, aretes, anillo y brazalete de perlas y diamantes que le obsequió a su futura esposa para proponerle matrimonio en 1956, la casa Van Cleef & Arpels recibió la notificación de que había sido nombrada proveedora oficial del Principado.

Es interesante notar que los dos anillos de compromiso que Jacqueline Bouvier recibió a lo largo de su vida fueron hechos por Van Cleef & Arpels. En el verano de 1953, John F. Kennedy le pre sentó un anillo de esmeralda y diamantes con el propósito de pedirle que se casara con él. Quince años después, cuando ella accedió a casarse con Aristóteles Onassis en 1968, el multimillonario griego le regaló el Lesotho III, un anillo de diamantes de 40 quilates. Jacqueline Kennedy Onassis fue una excelente clienta de la joyería por cuenta propia, como puede observarse en las muñequeras que a ella le gustaba usar y que han vuelto a aparecer en la casa.

En 1967 tuvo lugar en Teherán un evento importante para la joyería: la coronación de Farah Pahlavi como emperatriz de Irán. Van Cleef & Arpels no solo diseñó la magnífica corona que llevaba 1541 piedras preciosas, sino también las joyas que llevaron las hermanas e hijas del sha.

Claro que la clientela distinguida también incluye el mundo de la artes escénicas: en sus épocas de oro, tanto María Callas como Elizabeth Taylor amaban las creaciones de Van Cleef & Arpels. A "La Divina" le gustaban las joyas -sin duda, Aristóteles Onassis, quien fue su amante, le obsequió muchas de ellas- y usaba las de la casa con gran deleite, tanto en los conciertos como en otros eventos.

En el caso de Liz Taylor, durante los años que vivió un intenso romance con Richard Burton, con quien se casó dos veces, el actor compró diferentes piezas para ella en Van Cleef & Arpels. Entre sus muchas adquisiciones, por ejemplo, está el hermoso juego Reina Margarita.

La historia de las relaciones sentimentales que llevan de la mano joyas de Van Cleef & Arpels se mantiene vigente con el matrimonio de Alberto y Charlene de Mónaco. El príncipe le regaló a Charlene el collar-tiara Océano, que ella usó el día de su boda. Por tener esa pieza, la princesa participó en la inauguración de la muestra Van Cleef & Arpels, el arte de la alta joyería, que se presenta en el museo de las Artes Decorativas, en París, hasta el 10 de febrero de 2013.

 

 

 

Mercedes Benz Fashion Week México
HORÓSCOPO
ENCUESTA
¡PARTICIPA!
LIBROS