SÍGUENOS Y DESCÁRGANOS EN:
celebridades

Vin Diesel

AUTOR: José Daniel Bort | FOTOGRAFÍA: Vanidades | FECHA: 2009-06-15
Vin Diesel

Rápido y furioso en la pantalla; calmado y seguro en la vida real.

Jun. 15, 2009 

 

Desde que apareció en la pantalla grande, muchos lo consideraron el sucesor de Sylvester Stallone y de Arnold Schwarzenegger. ¡El éxito lo tenía asegurado! Pero hoy, Vin Diesel tiene una nueva filosofía de vida. Concentrado en su familia y en la necesidad de satisfacer su vida privada antes que las exigencias de una carrera en el cine, el actor encuentra el balance entre sus mundos, gracias a su hija de un año.

 

Vin Diesel es una contradicción. Su prominente musculatura contrasta con lo elaborado de sus respuestas y la excelente impresión que deja en sus compañeros de trabajo. Su constante preocupación por la imagen pública que proyecta no deja entrever la forma tan privada como maneja su vida y la capacidad que tiene de mantenerse alejado de los paparazzi. Mientras otros actores van y vienen, a Diesel le dan la oportunidad una y otra vez de presentarse en vehículos de acción que prometen grandes dividendos en la pantalla.

 

Esta vez viene con algo que es muy reticente a hacer: las secuelas. La primera película de The Fast and the Furious que el actor protagonizó junto a Paul Walker, Michelle Rodríguez y Jordana Brewster, fue un pequeño experimento del Estudio Universal por hacer un filme de acción basado en el mundo de las carreras de autos ilegales. Nadie esperaba los números que generó en taquilla, convirtiéndola en una película de culto entre los jóvenes adictos a la velocidad.  Para la segunda entrega de los filmes, Paul Walker decidió volver a la serie, pero Vin optó por otra serie de películas (The Chronicles of Riddick), donde también se desempeñaba como productor. Esto dejó a muchos fans desconcertados. 

 

¿Volver a la serie con Fast & Furious, en la cuarta versión, no te hace pensar que debiste hacer las anteriores?

Me alejé de esta serie de películas en las dos últimas versiones, porque me pareció importante respetar la historia original de mi personaje. Las anteriores nunca me parecieron que eran lo suficientemente interesantes como para trabajar en ellas. No era mi intención hacer una secuela por el hecho de ganar mucho dinero, porque una vez que el público percibe que esa es la razón por la que estás haciendo las películas, te abandona. Cuando no existe la misma conexión que disfrutaste en la primera, se siente como si estuvieses mintiendo. Por eso era muy importante que si iba a regresar, se sintiese que la historia era de verdad una secuela de la  original, y eso fue lo que logramos.

 

Pero hiciste un cameo en la tercera: The Fast and the Furious: Tokyo Drift.

Sí, y eso me llevó a filmar esta película otra vez. Cuando observé la reacción del público al ver mi personaje, con solo unos momentos en la pantalla, me di cuenta de que había necesidad de volver a la historia y llevarla a un nuevo rumbo. Me abrió los ojos el hecho de que mi personaje fue recibido de una forma tan entusiasta. Nos tomó dos años reescribir el guión.

 

PICADO POR EL AGUIJON ARTISTICO DESDE PEQUEÑO

Mark Sinclair Vincent nació en el seno de una familia de creadores. Su padre era profesor de teatro y su madre trabajaba como astróloga y síquica en la comunidad del Greenwich Village, en el bajo Manhattan. El pequeño Vin se interesó por el mundo del arte desde una temprana edad y a los 7 años ya estaba participando en obras de Off-Broadway. Pero fue mucho después que la fama le llegó a las puertas, antes tuvo que mantenerse haciendo otros trabajos, incluso el de portero de bares de lujo.

 

Vin formalizó sus estudios en la Hunter College de New York, para luego probar suerte en Hollywood. Al principio nadie le hizo caso y tuvo que volver a su ciudad natal. Es aquí cuando la perseverancia del fornido actor lo impulsó a crear el corto Multi-Facial, el cual fue bien recibido en Cannes. El mismo atrajo la atención de Steven Spielberg, quien lo contrató para actuar en Saving Private Ryan... y el resto es historia. En poco tiempo, Vin tenía en sus manos tres series de películas de acción para elegir.

 

¿Qué tan importante es tu medida de la percepción del público a la hora de elegir proyectos?

Me gustaría pensar que cada vez que elijo un proyecto para trabajar, el público esté menos interesado en mi presencia y más preocupado con la calidad de entretenimiento que este proyecto pueda brindar. Puedes entender esto porque en los últimos 10 años no he puesto ningún énfasis en mi imagen pública. No salgo de noche, no me ves en las revistas, y esto ha sido a propósito para salvaguardar mi privacidad, la cual es muy importante para mí.

 

Además de hacer películas, ¿cómo mantienes tu llama artística?

Estoy trabajando muchísimo en estos días. Lo que estoy aprendiendo es que los proyectos donde pones toda la pasión no necesariamente son los que se consolidan de la forma más fácil. Hablo en específico de la película Hannibal the Conqueror, la cual todo el mundo sabe que he estado tratando de filmar durante mucho tiempo y que todavía no he podido hacer.

 

Vin Diesel, The Fast and The Furious 

 

¿Cuál es el mayor concepto erróneo que tienen tus seguidores sobre ti?

He sido acusado de ser demasiado quisquilloso con respecto a las secuelas. Y esto es algo que aprendí haciendo el cameo en la tercera parte, The Fast and the Furious: Tokyo Drift. Si el guión no está a la altura de lo que estás buscando, entonces lo que tienes que hacer es trabajar en la película, involucrarte con los productores y escritores desde el principio, para asegurarte de que tu voz sea escuchada, pero no puedes esperar que el guión sea perfecto.

 

¿Sientes la necesidad de tener el peso de la película sobre tus hombros siempre? ¿No te gustaría hacer una donde tan solo seas miembro del reparto?

¡Oh, Dios! Esa siempre ha sido una idea sumamente atractiva. De hecho, después de hacer una película como Find Me Guilty,  me sentí mucho más seguro de que no iba a ser estereotipado. Trabajar con un director como Sidney Lumet me permitió volver al cine comercial y hacerlo con más ganas.

 

¿Cómo haces para mantenerte alejado de los escándalos públicos?

Casi nunca salgo. Tampoco pido la atención de la prensa ni llamo a los paparazzi cuando voy a hacer algo. No necesito tener mucha publicidad para saber que estoy haciendo un trabajo respetable. Además, me mantengo ocupado. Siento que no hay suficientes horas en el día para hacer lo que necesito.

 

EL RESPETO DE SUS COMPAÑEROS

Una persona que conoce bien a Vin es Michelle Rodríguez, su compañera en The Fast and the Furious, la primera parte de la serie, quien ha decidido volver a la pantalla gigante en la cuarta parte, gracias a la participación del actor. Ella misma corrobora las palabras de Diesel en una entrevista paralela.

 

¿Cómo ves a Vin luego de ocho años de no actuar con él?

Igual. Inteligente, pero él ya era muy inteligente cuando lo conocí. Vin es capaz de jugar ajedrez de forma excelente, eso no lo sabe mucha gente. Lo que pasa es que cuando hablan de él, la mayoría piensa en los músculos, en la forma exterior, que se ve muy bien, pero no en su interior.

 

Entonces, ¿quién es Vin Diesel?

Una persona con una sensibilidad especial, que siempre lo ha caracterizado. Inteligente, galante, un caballero. Profesionalmente, la relación entre nuestros personajes (Letty y Dominic) creció. Ella no ha dejado de ser loca, pero es la interacción con el hombre de su vida lo que la define.

 

O sea, que no hubieras aceptado filmar la cuarta parte de la serie si Vin no hubiera participado.

Estas películas son como una fotografía de la cultura actual, y Letty no tendría mucho sentido sin Dominic.

 

Regresamos a Diesel. El actor ha conseguido el balance en su vida a través de su novia, la modelo mexicana Paloma Jiménez, quien dio a luz a la pequeña de ambos, Hania Riley, quien acaba de cumplir un año. El tono del actor cambia cuando se expresa de su hija, mostrando su lado tierno.

 

¿Qué te ha enseñado la paternidad?

He aprendido tanto... Es una niña maravillosa, y me siento muy afortunado. Ser padre es un nuevo capítulo de mi vida, y es una experiencia inolvidable que me hace sentir bendecido, porque soy el padre de un pequeño ángel.

 

El tiempo se acaba y se tienen que llevar al actor a cumplir la apretada agenda de publicidad de la película, por lo que solo tengo tiempo para una última pregunta.

 

De todos los autos que aparecen en la película, ¿con cuál te quedarías?

¡El Charger, por supuesto!

COMENTA ESTA NOTA
No necesitas estar registrado ni iniciar sesión en Facebook
boton banner
boton
FOTOGALERÍAS
VIDEOS
pleca