SÍGUENOS Y DESCÁRGANOS EN:
celebridades

"Quiero un rostro famoso"

AUTOR: G. B. Hernández | FOTOGRAFÍA: EFE | FECHA: 2013-01-08

Algunas personas sueñan con parecerse a su estrella favorita. Otras se someten al bisturí, a cualquier costo, para lograrlo

Alguna vez soñaste con tener el rostro o los ojos de color violeta de Elizabeth Taylor, o los labios carnosos de Angelina Jolie? ¿Qué harías para lograr la fina nariz de Nicole Kidman o el desbordante sex appeal de Kim Kardashian?

Si eres como la mayoría de las personas, la verdad es que no harías mucho. Parecerte a tu ídolo no pasa de ser un sueño pasajero; una simple fantasía que tú, como la mayoría de la gente, deja atrás con la adolescencia. Sin embargo, muchas no se conforman con el rostro que la vida -y su ADN- les dio. Ellas están dispuestas a hacer lo que sea necesario, incluyendo pagar hasta cientos de miles de dólares y someterse muchas veces al bisturí del cirujano plástico, para transformarse en el doble de su estrella favorita. O, al menos, en alguien que se les parezca. Y no creas que esta obsesión atrapa solamente a las mujeres; muchos hombres pagan lo que sea para parecerse al ejemplar masculino que más admiran.

ANTE EL "ALTAR" DE LAS CELEBRIDADES

En dos estudios recientes llevados a cabo en la Universidad de la Florida y la Universidad de Illinois, se descubrió que aproximadamente una tercera parte de la población de Estados Unidos sufre de lo que se llama Celebrity Worship Syndrome (Síndrome de adoración a las celebridades). El grado de adoración va del benigno -que comprende a las personas que siguen a su artista favorito en la prensa o asisten a sus conciertos- al maligno, que ocurre cuando alguien se imagina que tiene una relación personal con la estrella y se dedica a acosarla... o a hacerle algo peor. Eso ocurrió cuando Mark David Chapman asesinó al exBeatle John Lennon creyendo que de esa manera lograría "transformarse" en él.

"DIME, ESPEJO MÁGICO"

Una encuesta realizada en el 2008 por la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica Estética (ISAPS, por su sigla en inglés), reveló que los atributos físicos más deseados por las mujeres son los labios de Angelina Jolie, la nariz de Nicole Kidman , el derrière de Jennifer López y el busto de Pamela Anderson. Los más deseados por los hombres son la nariz de Brad Pitt y los ojos de George Clooney.

Los casos abundan: una mujer de 37 años de edad pagó 7.000 mil dólares para aumentarse el derrière, con el afán de tener un cuerpo parecido al de su ídolo Jennifer López. Un joven de 20 años que invirtió 8.500 dólares para tener la nariz y el hoyuelo en el mentón de John Travolta, y la chica de 28 años que pagó 10.000 dólares para lograr un busto como el de Britney Spears. En realidad, estas personas no desean transformarse en esa estrella; simplemente admiran un rasgo físico para sentirse más atractivas. Pero hay otras que llevan la admiración más allá de lo normal, pues quieren convertirse en el doble de una estrella. Como una fanática de Kim Kardashian que escribió en Twitter: "La próxima semana me haré una cirugía de la cabeza a los pies para parecerme a Kim". A lo que "doble K" inmediatamente le respondió: "Por favor, no lo hagas. Estoy segura de que eres bella por dentro y por fuera".

De la misma manera, el año pasado Demi Moore trató de contactar a una mujer gravemente enferma que decidió someterse al bisturí para, antes de morir, cumplir su sueño de parecerse a ella. "Quisiera poder hablar con esa mujer, Lisa Connell, que quiere operarse para parecerse a mí y pedirle que no lo haga. ¡Ella es una bella chica!", escribió la actriz en su cuenta de Twitter.

 

Demi Moore trató de contactar a una mujer gravemente enferma que decidió someterse al bisturí para, antes de morir, cumplir su sueño de parecerse a ella

 

El afán de algunas personas por parecerse a una celebridad es un fenómeno cultural reciente que incluso generó un programa de televisión. I Want a Famous Face (Quiero un rostro famoso), de la cadena MTV, presentó los casos reales de jóvenes que se sometieron a múltiples cirugías para lograr ese sueño.

Mike y Matt, dos hermanos del estado de Arizona, creen firmemente que lo único que se interponía entre ellos y el estrellato es que no se parecían a Brad Pitt. Es por eso que ambos se sometieron a una serie de cirugías plásticas para parecerse a ese actor. Mike, por ejemplo, se ha hecho la rinoplastia, se puso implantes en el mentón y en las mejillas, y se arregló los dientes. Mike admite que está feliz con los resultados, aunque nadie lo confunde con su ídolo.

Por su parte, Shia, una tejana de 19 años de edad, que se puso implantes en los senos y en los labios para parecerse a Pamela Anderson, dice que en varias ocasiones la han confundido con la estrella de Baywatch. Por supuesto, algunas personas tienen motivos más pragmáticos. Como en el caso de Jesse, un espigado joven de 32 años, del estado de Nevada, que se gana la vida imitando al desaparecido Elvis Presley. Después de la cirugía, dice, "todas las noches alguien me confunde con Elvis". Lo cual significa que esas personas creen ver un fantasma, ya que el llamado "rey del rock" falleció en 1977.

EXTREMOS PELIGROSOS

Una cosa, opinan los sicólogos, es desear mejorar la apariencia física sin pretender dejar de ser uno mismo; otra es querer transformarse en el doble de una celebridad. Esto no solo es una clara señal de que esa persona sufre de baja autoestima, sino incluso de que podría padecer de otros problemas mentales más serios. Por lo mismo, un cirujano ético no aceptaría someterla a un proceso peligroso física y sicológicamente. De hecho, la doctora Eva Ritvo, autora de The Beauty Prescription: The Complete Formula for Looking and Feeling Beautiful (La receta de belleza: la fórmula completa para verte y sentirte bella), opina que la persona que sufre de estos problemas sicológicos o mentales nunca se sentirá satisfecha con su apariencia, no importa cuantas veces se someta al bisturí. "Después de los procedimientos... se sienten peor. Van de médico en médico y los riesgos cada vez son más elevados", dijo en una entrevista realizada con la cadena de televisión estadounidense CNN.

Es por eso que, aunque parezca increíble, vale cerrar el tema con un sabio consejo de quien menos lo esperan muchas personas. Kim Kardashian escribió un poderoso mensaje en su cuenta de Twitter a la joven que quiso operarse para parecerse a ella: "No trates de ser otra persona. Sé feliz con quien eres. Alguien te apreciará... exactamente como eres".

 

 

 

 

COMENTA ESTA NOTA
No necesitas estar registrado ni iniciar sesión en Facebook
FOTOGALERÍAS
VIDEOS
pleca