SÍGUENOS Y DESCÁRGANOS EN:
celebridades

Hugh Jackman demuestra sus cualidades

AUTOR: Fabián W. Waintal | FOTOGRAFÍA: GETTY IMAGES | FECHA: 2013-02-28
Hugh Jackman demuestra sus cualidades

Al atractivo actor le valió su experiencia en el teatro musical y en las películas de acción para protagonizar a Jean Valjean en 'Les Misérables'

Mejoró aquella entrega del Oscar donde cantó y bailó con Anne Hathaway. Ahora, Hugh Jackman demuestra sus cualidades para el canto en la versión cinematográfica del musical más exitoso del mundo: Les Misérables. Al finalizar el año pasado, el actor australiano también tuvo la alegría de recibir su estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood, California.

¿Qué tiene de particular la historia de Les Misérables, para haberse convertido en un éxito que en el teatro convocó a más de 60 millones de personas?

Si tuviera que simplificarlo, diría que Les Misérables muestra lo mejor del espíritu humano. Cada personaje de la historia pasa por obstáculos mucho más grandes que los que cualquiera de nosotros puede encontrar en la vida y, sin embargo, nos identificamos igual con ellos. Aunque todos fracasan, nadie baja los brazos. El personaje de Valjean, por ejemplo, para mí es el héroe. Al principio fracasa y tiene una nueva oportunidad y otra después. Todos los personajes luchan. Y aunque el título sea Les Misérables, la historia levanta el espíritu en una forma increíble.

¿La película trae alguna novedad con respecto al musical de Broadway?

Tenemos una nueva canción: Suddenly, que es amorosa. Surgió después de discutir una línea del libro donde se habla sobre dos rayos de verdad que tocan a Jean Valjean en su mentira. Uno tiene que ver con la virtud y el otro se relaciona con el amor. El primer rayo es cuando el sacerdote lo deja ir, aunque sabe que él había estado robando. Y el segundo es cuando conoce el amor por primera vez, con Cosette. En el musical no tratan el segundo rayo. Por eso la nueva canción muestra la emoción del amor, que llega en la vida cuando uno menos lo espera.

¿Alguna canción favorita entre las más conocidas?

Me encanta el tono dramático de la canción Who Am I? (¿Quién soy?), que trata sobre el dilema de la conciencia y llega justo al corazón de mi personalidad. Me encanta la melodía. Puedo asegurarte que siempre ha sido mi favorita.

¿Es cierto que te pidieron que bajaras de peso para interpretar el principio de la película, donde tu personaje de Valjean sale de la prisión?

Ah, sí (risas). Me dijeron que tenía que parecer alguien muy fuerte, pero excesivamente delgado... No es fácil ser delgado con músculos. Básicamente me la pasé entrenando tres veces por día, comiendo muy pocas grasas. Probablemente estaba 7 kilos (15 libras) por debajo de mi peso normal. Estaba muy, pero muy delgado, como nunca antes lo había estado. Fue una verdadera locura.

¿La preparación fue muy diferente al entrenamiento de otras superproducciones, como Wolverine?

Sí, la dieta era mucho más pobre que en el entrenamiento de Wolverine. No fue divertido. Realmente, disfruté las hamburguesas que me comí después (ríe).

¿Cómo lograste recuperar el peso tan rápido, para las escenas de la película donde se te ve más saludable?

Tuve que recuperar el peso tan pronto como pude, y en apenas una semana me puse a comer todo lo que se cruzó en mi camino.

Ambientada en el clima político del siglo XIX, en Francia, y basada en la clásica novela que Víctor Hugo escribió en 1862, Les Misérables se convirtió en un famoso musical desde que se estrenó casi 100 años después de su publicación en París. Ricky Martin incluso la protagonizó en Broadway. Y ahora llega al cine, con la dirección de Tom Hooper, quien ganó el Oscar con The King's Speech, con un elenco superestelar que, además de Hugh Jackman, incluye a Anne Hathaway, Russell Crowe, Helena Bonham Carter y Amanda Seyfried.

¿Hablamos de las otras estrellas que te acompañan en la película?

Con Anne Hathaway ya habías cantando antes, en la entrega del Oscar. Sí. Yo sabía que Anne tenía una buena voz y hacía tiempo que veníamos hablando en hacer algo juntos. Ella realmente nació para hacer musicales de teatro. El director Tom Hooper la describió como la musa inspiradora de la producción de Les Misérables. Y es cierto. Desde los ensayos, Anne ya estaba cantando cada nota en una forma increíble. Bien pudieron haberla filmado cuando cantaba con el guión en la mano. Es espectacular, igual que Amanda Seyfried, quien ya se había lucido en Mamma Mia!, aunque ahora todo fue muy diferente. Realmente, las dos asombraron.

¿Y Russell Crowe? ¿Cómo es posible que nunca antes hubieron trabajado juntos, si empezaron en el mismo mundo del espectáculo australiano?

Es cierto que nunca antes había actuado con Russell Crowe. Y fue genial trabajar juntos. El es un líder, le gusta salir y marcar las pautas, y a mí me gusta trabajar así también. Todo lo hicimos en equipo. Ya había visto a diferentes actores interpretando a Javert y yo mismo soñé con personificarlo, pero jamás hubiera podido hacerlo de la forma como lo hizo Russell. El tiene una presencia y un poder que van perfectos con Javert. Trabajó muy duro y se compro- metió en un ciento por ciento con su papel.

¿Pero ya se conocían? Justo antes de empezar el rodaje, presentaron el premio BAFTA a la mejor película.

Russell y yo siempre nos llevamos bien, pero en los premios BAFTA fue la primera vez que hicimos algo así. Me acuerdo cuando estábamos subiendo al escenario y él no paraba de hacerme reír. Ahí pensé: "Esto no va a funcionar". Pero después sentí que éramos parte del mismo equipo y, cuando se lo dije, me contestó: "Absolutamente, hermano". Me dio un abrazo y añadió: "Te veo en el trabajo mañana". Esa fue la noche antes de empezar el rodaje. El trabajo en equipo realmente funcionó. No solo conmigo y con Russell, sino también con Anne, con Amanda, con todos.

 

Hugh con su estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood, en California

 

¿Es cierto que en el rodaje tuvieron que cantar en vivo, como si fuera un musical de Broadway?

Sí. Nunca antes se había hecho algo así. El director musical Stephen Brooker dijo que era mejor que estar en un escenario, porque los actores suelen estar a varios metros de la orquesta y en el rodaje sabía exactamente cuándo yo iba a respirar o cuándo me iba a mover. El encargado de sonido me dijo que hasta hace cinco años no existía una tecnología así, con la calidad del micrófono que necesitábamos para una grabación tan buena como si estuviéramos en un estudio. Filmada con canciones en vivo, los actores llevaban puestos unos auriculares especiales escondidos de las cámaras, para escuchar al pianista que tocaba en otra habitación, fuera del estudio. Y en cada escena que filmaron en Inglaterra y Francia armaron una carpa para ubicar a los músicos que tocaron en vivo, mientras los actores filmaban las mejores escenas de Les Misérables en diferentes escenarios naturales y en los estudios Pinewood, en Inglaterra.

Filmar en escenarios reales en vez de actuar en uno en Broadway, ¿también mejora la actuación?

Sí, claro. Estuvimos en los Alpes, al sur de Francia, aunque estaba un poco oscuro y hacía demasiado frío. Podías ver el vapor saliendo de mi boca, cuando sentía el frío en mi voz. Me estaba congelando. Y, sin embargo, resultó perfecto para el personaje de Valjean. Ahí supe que cantar en vivo iba a dar sus frutos. Cuando estoy cantando afuera, en las primeras escenas, en medio del frío de Francia, se siente que el sonido es de un exterior. Y cuando cantamos en la iglesia, se siente que estamos en una iglesia.

¿Cantar en Les Misérables fue más difícil que luchar como Wolverine?

Cantar en vivo, en cada toma, no es fácil. Hay que cuidar la voz. Yo me despertaba a las siete de la mañana, pero a la una de la madrugada todavía estaba cantando. Es un juego bastante largo. Ni siquiera es como el teatro, donde durante el día uno puede tranquilizarse durante unas horas, para subir al escenario por dos horas... Probablemente haya sido uno de los trabajos más duros, pero más gratificantes, que he tenido.

Conociendo la fama con el cine de acción, ¿puedes decirnos cómo llegaste al mundo de los musicales?

Trevor Nunn me llevó a Londres para hacer Oklahoma! y ahí fue donde conocí a Cameron Mackintosh, quien años después me ofreció el rol de Javert para la versión musical de Les Misérables, en el teatro.

¿Javert? ¿El personaje que tiene Russell Crowe en el cine?

Sí. Siempre me gustó el rol de Javert. Nunca se lo dije a Russell, pero en una de mis primeras audiciones en Australia, para Beauty and The Beast, apenas salí de la escuela de teatro, canté uno de los temas de Les Misérables:Stars, porque era el único musical que yo había aprendido en las clases de actuación. Lo gracioso es que me dijeron que me fuera, que tomara clases de canto y que volviera en un mes (risas). Cuando Cameron Mackintosh me ofreció protagonizar Les Misérables, quería llamar por teléfono al mismo que me rechazó, para echárselo en cara (sigue riendo).

¿Qué pasó con aquel primer ofrecimiento de Les Misérables?

Bueno, yo quería hacerlo, pero en ese tiempo no funcionó. Y me enteré de la película por mi representante, que es un fanático de Les Misérables. Hablamos del tema y me interesó. Fui a hacer la prueba de audición para Valjean.

Es difícil imaginar a Hugh Jackman haciendo una audición en este punto tan importante de su carrera.

Fueron tres horas en New York. Cameron estaba ahí con Tom Hooper, Stephen Brooker, un pianista, el encargado del casting y yo. Ya había visto el musical tres veces. Conocía las canciones. Pero podía ver a Tom pensando: "¿Podrá hacerlo bien?". Repetimos las canciones una y otra vez, y Tom cambió; me pidió hacerlo todo de nuevo.

¿A nivel personal estabas tan entusiasmado como el director?

Sí. Estuve horas, hasta que le dije al director que tenía que irme a casa, para llevar a mis hijos a la cama. Si hubiese sido por él, estoy seguro de que hubiéramos seguido. Por suerte todo salió bien.

 

 

COMENTA ESTA NOTA
No necesitas estar registrado ni iniciar sesión en Facebook
boton banner
boton
FOTOGALERÍAS
VIDEOS
pleca