Muertes rodeadas de mitos

Publicado el día 06 de Agosto del 2017, Por María del Carmen López

Luego de su muerte, algunas estrellas han dejado tras de sí leyendas que los mantienen vigentes

Aqui va un banner...

Luego de su muerte, algunas estrellas han dejado tras de sí leyendas que los mantienen vigentes, volviéndose así inolvidables para sus fans e incluso a nuevas generaciones. ¿Quiénes son?, ¿qué se dice de ellos? a fama, obra y talento de algunos brillantes artistas de la actuación y la música han influido para que el público los atesore en su recuerdo. Muchos de ellos, aún después de haber perdido la vida, se mantienen como un mito, debido a la forma en que fallecieron.

Es cierto que gran parte de las noticias que acompañan a la desaparición de alguien famoso va cubierta de historias a veces fantasiosas, pero que, por su naturaleza, pueden resultar verosímiles y transformarse en un suceso vigente a pesar del tiempo.

Greta Garbo. / Foto: Cortesía.

El enigma de la “Divina”

Greta Garbo, una estupenda mujer que supo enamorar a Hollywood no sólo por su belleza, sino también por sus impecables actuaciones que le valieron la nominación en tres ocasiones al Premio Oscar, en la categoría de Mejor Actriz, tuvo una vida llena de enigmas.

Se retiró de los platós en 1941, cuando su carrera se encontraba en la cúspide, a los 36 años de edad. Algunos periodistas consideraron que era una medida para cotizarse mejor, pero no fue así. Ella misma declaró que soñaba con ser recordada justo como se encontraba en ese momento de su historia, ya que no deseaba que la vieran envejecer.

Y lo cumplió: pocas fueron las ocasiones en las que se le vio salir de su apartamento en Nueva York, ni siquiera cuando, en 1956, la Academia de Cine le otorgó un Oscar honorífico se presentó para recogerlo.

De hecho, fue en el ocaso de su existencia que visitaba el hospital con bastante frecuencia, e incluso algunos vecinos podían reconocerla. A sus médicos les tenía prohibido hablar de su enfermedad (corría el rumor de que padecía insuficiencia renal) y les ordenó que a su partida no se diera a conocer la causa de ésta. Su anhelo fue cumplido.

[No te pierdas: Famosos que perdieron la batalla contra las drogas]

Marlon Brando. / Foto: Cortesía.

El hombre escándalo

Desde su niñez, Marlon Brando fue un rebelde con una mente brillante, misma que utilizaba para planear travesuras, por cierto, nada insignificantes, tanto así que le costó lo corrieran de un par de escuelas. Cuando llegó al mundo de la actuación, no fue diferente, pues con frecuencia repetía que no amaba su carrera.

Su vida estuvo llena de claroscuros; ganó importantes papeles en la meca del cine, mismos que es- tuvieron acompañados de cuantiosas cifras; se compró una isla en Tahití, en la que por cierto, su hijo Christian asesinó a Drag Doller, novio de su media hermana Cheyenne, que en ese momento se encontraba embarazada y cuyo bebé nació con adicción a las drogas, por el consumo excesivo que ella tenía. Brando odió su perfección física, y a eso se debió que hacia su madurez llegara a pesar 150 kilos. Tampoco supo apreciar su inigualable talento, pues en las entrevistas lo minimizaba y se sentía culpable del triste destino de sus hijos, quienes siempre le mostraron desprecio y lo culparon de su infelicidad.

Se fue de este mundo rodeado de mitos que la prensa de la época quiso develar, como su homosexualidad, el supuesto abuso sexual hacia su hija Cheyenne y la aparente pobreza en la que terminó, entre otros más, pero lo cierto es que su muerte, el 1 de julio de 2004, ocurrió en la discreción, sólo acompañado de su abogado y dejando una herencia de 21 millones de dólares, propiedades y su isla.

[No te pierdas: Michael Jackson ya 'temía' por su vida en las semanas previas a su muerte]

Elvis Presley. / Foto: Cortesía.

La muerte de una leyenda

Elvis Presley conquistó al mundo con su música y sus sensuales bailes que, de modo literal, provocaban desmayos de sus fanáticas. Su vida estuvo plagada de singulares mitos, como que en realidad había muerto cuando se enlistó en el Ejército estadounidense y estuvo en Alemania. Según la leyenda, su hermano lo habría suplantado y, por eso, su carrera se enfocaría más al cine que a la música, pero esto era imposible, ya que Jessie Garon, su gemelo, murió apenas unos minutos después de nacido.

La muerte del “Rey del rock and roll” no podía estar libre de mitos; todo empezó desde que hubo que explicarla. La versión oficial fue que había perdido la vida a consecuencia de una arritmia cardiaca de origen desconocido, pero luego de diversas investigaciones y entrevistar a personas cercanas a él, entre ellas su novia Ginger Alden, quien lo encontró inconsciente en el baño, se supo que consumía 25 medicamentos distintos al día.

En la autopsia se halló evidencia del con- sumo de barbitúricos, sedantes, antihistamínicos, entre otras drogas “legales”, las cuales pudo conseguir por medio de las recetas que le proporcionaba su doctor George Nichopoulos, a quien le fue retirada la licencia de médico por prescribir en exceso sustancias adictivas a sus pacientes.

La versión más romántica sobre su deceso es que cansado de la fama y la popularidad, decidió fingir su muerte para disfrutar libremente del orbe. Se dice que poco después de que la noticia se hiciera pública, un hombre con un parecido impresionante a Elvis y que utilizó el nombre de John Burrows, un seudónimo con el que también se le conocía, adquirió un boleto de avión, aunque el destino no se reveló.

Un detalle que le daba sustento a esta idea es que el seguro de vida de “El Rey” nunca se cobró. Aunado a ello, a lo largo del tiempo varios diarios sensacionalistas llegaron a publicar fotos supuestas de Elvis, sin embargo, hay que recordar que a su final tenía un sobrepeso considerable y las imágenes no lo muestran así.

Unidos por la fama, la opulencia y el talento, estas figuras también tenían algo en común: la tragedia, la soledad y la necesidad de sentirse a salvo de las miradas del mundo.

[No te pierdas: Muertes que impactaron al mundo]