• síguenos en

Billie Lourd aún no sabe lidiar públicamente con la muerte de su madre y abuela

A casi un año de la muerte de Carrie Fisher y Debbie Reynolds, la joven habla de su sentir

Por: BANG Showbiz

Foto: Getty Images

La muerte de su madre Carrie Fisher y de su abuela Debbie Reynolds a finales del año pasado colocó a la joven Billie Lourd, hasta entonces una joven conocida solo por su papel en la serie Scream Queens, bajo los focos de la atención mediática como la única heredera de una importante saga de actrices, especialmente tras conocerse que contaría con un pequeñísimo papel en Star Wars - The Force Awakens junto a la mítica princesa Leia.

A pesar del apoyo y el cariño que le han hecho llegar tantos los fans como los compañeros de profesión de las dos míticas intérpretes, ese intenso escrutinio también ha supuesto una carga emocional adicional, al obligarle a lidiar con su pena de manera demasiado pública.

"No hay ninguna forma de explicarlo. Resulta difícil hablar de ello. No sé cómo hacerlo: si digo que estoy llevándolo bien, entonces dicen que estoy demasiado contenta. Y si digo que no estoy bien, entonces parece que estoy destrozada. Así que resulta muy complicado saber qué decir porque es una situación surrealista y con la que resulta imposible lidiar", ha confesado con una gran madurez la joven a su paso por el programa de Ellen DeGeneres.

[No te pierdas: La hija de Carrie Fisher no asistió al memorial de su madre y de su abuela Debbie Reynolds]

Carrie Fisher y Debbie Reynolds. / Foto: Getty Images.

Aunque la carrera de la joven artista solo había comenzado a despegar en el momento en que perdió a su madre y a su abuela, ella se alegra al menos de haber podido compartir créditos con Carrie en una de las entregas de Star Wars.

"Creo firmemente que todo sucede por una razón y siento que acabé en esa película por algún motivo. Resultó increíble para las dos poder vivir esa experiencia juntas", ha asegurado Billie, que en un principio se presentó al casting para el papel principal de The Force Awakens, que finalmente iría a parar a menos de Daisy Ridley.

Precisamente fue esa película la que hizo que Carrie Fisher se diera cuenta de que, por mucho que le pesara a ella, su única hija había heredado su pasión y su talento interpretativo.

"Cuando llegué a casa del rodaje, mi madre me dijo: 'Sabes que es muy raro que te sintieras tan cómoda, ¿verdad? Es uno de los ambientes más intimidades del mundo. Si te sentías tan a gusto en él, deberías dedicarte a la actuación'", ha recordado con cariño en la misma conversación.

[No te pierdas: Revelan los devastadores resultados de la autopsia de Carrie Fisher]

 

COMENTA ESTA NOTA