SÍGUENOS Y DESCÁRGANOS EN:
estilo-vida

París, la ciudad luz

AUTOR: Mari Rodríguez Ichaso | FOTOGRAFÍA: Vanidades | FECHA: 2010-11-30
París, la ciudad luz

Con sus monumentos, palacios, boutiques... la capital francesa puede convertirse en las vacaciones que tanto has soñado.

Ago. 09, 2010 

 

No permitas que nada te impida viajar a París. La experiencia es tan maravillosa (si sabes cómo disfrutarla y te quedas en un hotel céntrico), que valdrá la pena gastar un poco más y darte las vacaciones de tus sueños. He viajado a París infinidad de veces y siempre descubro cosas nuevas. Aquí tienes un itinerario perfecto:

Día 1: Llegamos al hotel Le Meurice, uno de mis favoritos, con su decoración gris plata de Phillipe Starck, su aire de palacio de hace siglos y el mejor servicio imaginable. Es un lugar divino, muy bien situado, que ahora tiene paquetes que reducen bastante sus altas tarifas. ¿Una opción más económica a solo una manzana? El hotel Duminy Vendôme, de tres estrellas, cómodo y aceptable.

Empezamos a caminar por la rue de Rivoli y cruzamos al Jardín de las Tullerías. Vimos el restaurante-terraza Le Saut du Loup, junto al museo de Artes Decorativas y tomamos un café en el trendy Café Marly, con vista a la pirámide del Louvre. Puedes entrar al museo del Louvre y ver la Mona Lisa, la Victoria de Samotracia y los apartamentos rojos de Napoleón III y Eugenia de Montijo. Como ya los conozco, nos fuimos por el costado del Louvre y llegamos al Pont Royal y el río Sena, donde navegan barcazas y la vista es divina. Caminamos junto a las ventas de libros de los bouquinières, y vimos Notre Dame al fondo. Continuamos a la catedral y me fascinó verla restaurada y bella. Cruzamos al Rive Gauche por el  Pont au Double y buscamos la simpática rue de la Huchette. De allí llegamos a la plaza St. Michel, corazón de St. Germain de Près, con sus cafés y una atmósfera ciento por ciento parisina.

Te recomiendo que lleves un mapa y sigas la rue Saint André des Arts, que te conducirá a los cafés y mercados de la rue de Buci. También puedes almorzar en la rue de Seine. Camina por la rue de Seine al Boulevard St. Germain y sigue hasta el Café Flore y el Café Aux deux Magots, dos históricos lugares parisinos. Esa noche puedes ir a cenar en la zona de los Campos Elíseos con el iluminado Arco de Triunfo. Algunos restaurantes de precios moderados: Chez Clément, los mejillones de Leon de Bruxelles y L'Alsace. ¿Y de postre? Los macarrons de Ladurée. Si tienes tiempo, puedes hacer una excursión en los barcos Bateaux Mouches, por el río Sena, para ver la ciudad iluminada. 

Día 2: ¡París chic, aunque sea para ver vidrieras! Camina por las tiendas de la rue St. Honoré y después por las de Faubourg St. Honoré. Entra en el ultratrendy hotel Costes para ver su patio y su lobby. Regresa a la rue Royale, donde está la famosa iglesia de la Madeleine, y al fondo visita la tienda gourmet Fauchon. Camina hasta Galeries Lafayette y Aux Printemps y regresa por la plaza Vendôme. Estarás frente al hotel Ritz (de donde salieron la princesa Diana y Dodi Al-Fayed pocos minutos antes de morir). Entra y toma una copa en el Bar Hemingway, favorito del famoso escritor, y saliendo por el fondo del hotel encontrarás la boutique original de Chanel, en la rue Cambon. Esa noche (¡tienes que reservar!) cena en Kong, donde su techo de cristal te muestra cómo cambia el color azul del cielo parisino.

Día 3: Excursión de medio día al palacio de Versalles. ¡Vale la pena y muestra la Francia de hace siglos! En la tarde ve a la Torre Eiffel, donde debes subir al tope. Después camina por el Campo de Marte hasta la tumba de Napoleón Bonaparte, en los Inválidos, y continúa en una caminata de unos 20 minutos hasta el museo d'Orsay, donde, en lo que fue una antigua estación de trenes, "viven" los grandes cuadros impresionistas del mundo. Después toma el metro o un taxi y trata de alcanzar la puesta del sol en lo alto de la colina de Montmartre, junto a la iglesia blanca del Sacré Coeur. Al fondo tienes la típica plaza de Tertres.

Día 4: Día de museos. El centro Pompidou (su arquitectura es fabulosa), el museo Carnavalet de la historia de París (¡ve directamente a los recuerdos de María Antonieta y la Revolución Francesa!) y el museo Picasso. La zona de Le Marais, llena de boutiques y cafés, es muy trendy, y en su barrio judío debes caminar por la rue des Rosiers y almorzar en el As du Fallafel. ¿Tienes días adicionales? Visita el museo Rodin. Haz una excursión de uno o dos días a la zona de los castillos del Loira. Visita el palacio de Malmaison y transpórtate a la época de Napoleón y Josefina. ¡Hay muchísimo que ver!

 

 

COMENTA ESTA NOTA
No necesitas estar registrado ni iniciar sesión en Facebook
FOTOGALERÍAS
VIDEOS
pleca