SÍGUENOS Y DESCÁRGANOS EN:
estilo-vida

La costa de oro de la Florida

AUTOR: Mari Rodríguez Ichaso | FOTOGRAFÍA: Cortesía | FECHA: 2012-06-21
La costa de oro de la Florida

Un verdadero paraíso para viajeros de todas las edades: desde Fort Lauderdale hasta Boca Ratón

Al norte de Miami, el ambiente latino y multicultural cambia y da paso a ciudades costeras más "americanas", con playas preciosas, como las que encontramos en Fort Lauderdale y Palm Beach. Estas, por décadas, han sido favoritas del mundo de la alta sociedad, de las artes y de la política estadounidense. Por ejemplo, los Kennedy siempre mantuvieron su "Casa Blanca de invierno" en Palm Beach.

Las ciudades costeras de la Florida también han sido las preferidas de los amantes del polo y del golf, y de infinidad de millonarios y royals europeos (como el príncipe Andrés de Inglaterra y, en el pasado, los duques de Windsor). Ahí se ven elegantes mujeres y hombres vestidos en colores pastel, a quienes no les falta un detalle que esté de moda -que se conoce como estilo Palm Beach- y que adoran sus tradicionales bailes de caridad y sus galerías de arte.

La llamada Costa de Oro de la Florida, desde Fort Lauderdale hasta Boca Ratón, pasando por Pompano Beach, Deerfield Beach y Palm Beach, es un paraíso para viajeros de todas las edades que buscan unas vacaciones de playa muy especiales. Los nuevos hoteles y restaurantes que han abierto recientemente hacen que esas ciudades sean más atractivas todavía.

En una época, el enorme e impactante hotel The Breakers, de Palm Beach, era la grande dame de la zona. Sigue siendo un lugar ideal para almorzar o tomar el té, especialmente si visitamos la ciudad por el día, una aventura que permite descubrir la bellísima arquitectura de comienzos del siglo XX, cuando en 1920 el famoso arquitecto Addison Mizner creó mansiones y edificios con un estilo mediterráneo-colonial español. Este caracterizó a muchas ciudades y balnearios del sur de la Florida.

FOTOGALERÍA: LA COSTA DE ORO DE LA FLORIDA

Hoy día, toda la costa ofrece seria competencia en materia de hoteles a lo largo de la llamada Millionaires Row, con innumerables resorts de las lujosas cadenas Four Seasons, Westin y Hilton, así como otros hoteles y moteles a precios más moderados. En el cool hotel W, de Fort Lauderdale, y sus condominios The Residences, encontramos el famoso spa Bliss y el divertido Whiskey Blue, un bar al estilo de los que han abierto en todos los lugares de moda los miembros de la jet set Rande y Scott Gerber. También cuenta con el restaurante Steak 954 de Stephen Starr.

En esas ciudades, además de disfrutar de la playa, los turistas van de compras: en sus malls o centros comerciales, como los excelentes The Galleria, de Fort Lauderdale, y The Gardens Mall, de Palm Beach; en las boutiques de Worth Avenue, en Palm Beach; en las tiendas de antigüedades de Antique Row, en West Palm Beach, o en los establecimientos de descuento de Sawgrass Mills. También pueden gozar de las típicas atracciones turísticas de la Florida, como el recorrido por los Everglades, ir al Centro Espacial Kennedy y hacer otras visitas, incluyendo Disney World y el parque Universal en Orlando, a 3 horas en auto de Palm Beach.

Muchos turistas latinoamericanos toman cruceros que salen hacia las Bahamas y el Caribe desde Port Everglades, y así han descubierto Fort Lauderdale, que a solo una hora de Miami y Miami Beach tiene canales llenos de yates que rodean las fabulosas mansiones. También cuenta con las tiendecitas de Las Olas Boulevard, su playa llena de bares y lugares donde comer junto al mar, además de restaurantes como el China Grill en el Hilton Fort Lauderdale Marina o los mariscos del Blue Moon Fish Company. Además, tiene un aeropuerto muy cómodo.

Palm Beach, junto a una estrecha línea de costa junto al mar (no debe ser confundida con la menos esnob West Palm Beach) es más lujosa y elitista, ideal para quien adora la arquitectura, las antigüedades, el polo, las compras y una vida más privada. Puedes ir a jugar golf en Mar-a-Lago Club, parte del Registro Nacional de Lugares Históricos, construido en 1927 para  la multimillonaria Marjorie Merriwheather Post, y que el magnate Donald Trump ha convertido en un lujoso hotel-club privado de golf. Palm Beach también es la ciudad floridana donde abundan los autos de lujo, con un desfile de Bentley y de Mercedes-Benz por sus calles.

FOTOGALERÍA: LA COSTA DE ORO DE LA FLORIDA

 

 

 

 


COMENTA ESTA NOTA
No necesitas estar registrado ni iniciar sesión en Facebook
boton banner
boton
REDES SOCIALES
boton
FOTOGALERÍAS
VIDEOS
pleca