SÍGUENOS Y DESCÁRGANOS EN:
moda

Carolina Herrera y el allure de la blusa blanca

AUTOR: Mari Rodríguez Ichaso | FOTOGRAFÍA: Vanidades | FECHA: 2009-05-11

"La blusa blanca me hace sentir segura y la puedo usar con todo... ¡Es perfecta!"

May. 11, 2009 

 

Nadie como Carolina Herrera, siempre chic e impecable, para llevar una blusa blanca con elegancia. Y al conversar con ella en New York, una vez más me asombro ante la absoluta armonía de su imagen, con una postura perfecta (su secreto para parecer más alta de lo que es), más delgada que incluso hace 20 años, el pelo rubio fabuloso, un maquillaje muy natural, y la ropa y los accesorios ¡divinos! Un look pulido y cool como pocos, con su blusa blanca de algodón, falda negra y cárdigan tejido corto, estilo bolero, en morado intenso. Como accesorios, medias negras opacas, zapatos negros, dos pulseras de oro y aretes morados de Jars de París ("me los mandó de regalo Firyal", me comenta cuando se los celebro, refiriéndose a la princesa Firyal de Jordania).

 

La misma armonía se refleja en su oficina, un gran atelier en el que predominan las rayas beige y café, alfombras mullidas, donde no se escuchan los pasos, el delicioso perfume de unas velas hechas especialmente para ella (pregunté, porque la fragancia es divina) y que solo las venden en sus boutiques, y todo en perfecto orden y buen gusto. Un enorme retrato de ella hecho por Andy Warhol decora su despacho, con sofás, mesitas llenas de adornos con las cosas que adora, incluyendo fotos de sus hijas y sus nietos, de ella con buenos amigos (como Jacqueline Kennedy Onassis) y otras en que aparece más joven, guapísima y siempre glamorosa, además de libros, joyas y premios.

 

Retratos de familia de Carolina Herrera junto a dos de sus premios 

 

Carolina Herrera tiene una personalidad muy aguzada, la de una mujer evidentemente feliz, con un gran sentido del humor, pues aprecia y le divierten las cosas bellas y la gente ingeniosa. Adora el cine y los libros, y su prioridad es su familia, compuesta por su marido, Reinaldo Herrera, sus 4 hijas y sus 11 nietos. Ella es alguien que, como dicen los franceses, "se siente muy bien en su propia piel", y quien en persona ríe a carcajadas y sonríe mucho más que en las fotos (en las que a veces se ve muy seria), con una expresión amplia, cálida y amistosa. Al ser entrevistada, Carolina muchas veces responde una pregunta con otra pregunta, levantando una ceja al contestar, como cuestionando de cierta forma al interlocutor.

 

Cuando nos sentamos a hablar, no puedo contener mi curiosidad sobre por qué usa tanto las blusas blancas, las que además le quedan de maravilla y ha puesto de moda como pieza práctica y, a la vez, chic. Y se lo pregunto:

 

-¿Por qué llevas tan a menudo blusas blancas?  

-Las uso tanto porque me encantan. Las he llevado toda la vida... Son como mi security blanket, como se dice en inglés (risas)... Algo que me hace sentir segura, muy bien, y las puedo combinar con todo. Cuando me voy a vestir en la mañana y no sé qué ponerme, una blusa blanca siempre es perfecta. De niña, en el colegio llevaba blusas blancas con un cuello Peter Pan y recuerdo que siempre me las tenían muy frescas y bien planchadas. ¡Ese es un recuerdo muy agradable para mí! Además de que son clásicas, con un giro moderno, para una mujer muy femenina. Nunca lucen complicadas, y esto me gusta, porque la moda es algo creado para que sea muy agradable a la vista.

 

-Una blusa blanca tiene entonces un allure especial para ti...  

-Es que complementa mejor que nada ciertos conjuntos, igual faldas cortas que pantalones, y hasta faldas largas de noche. También favorece mucho, porque "ilumina" la cara, y es una pieza de ropa muy femenina. Eso sí, hay que llevarla bien cuidada, bien planchadas, con los botones perfectos... ¡eso te lo he dicho siempre!

 

-Eres una perfeccionista...

-Bueno, soy del signo Capricornio (risas) y no me gustan los cabos sueltos y las cosas a medias. Los detalles son indispensables, y a la hora de vestirnos son, quizás, lo más importante.

 

-¿También eres disciplinada?

-Sí, desde pequeña he sido disciplinada y no me es difícil serlo. ¿Sabes que la disciplina y el orden nos hacen la vida más fácil? No me refiero a una rígida disciplina militar, sino al sentido de hacer las cosas como deben ser.

 

-Cuéntame de tus blusas blancas... ¿cuántas tienes?

-Millones... (risas)... No, no las he contado nunca, aunque tengo unas preferidas a las que cuido mucho. A veces me las regalan mis amigos, los diseñadores, como hizo una vez Patrick Robinson, aunque las que yo hago son mis favoritas.

 

-Casi todas son de algodón, más bien ceñidas y con mangas largas que te subes al codo.

-¡Sabes de ellas más que yo! Se te olvidó mencionar que deben tener cuellos altos que puedas llevar levantados (más risas mutuas)... Bueno, es que así las diseño y son las que más se venden en mis tiendas CH y también en mis tiendas Carolina Herrera. He creado distintas versiones, pero básicamente es una clásica blusa blanca de algodón con mangas largas. (Nota: Todas las blusas camiseras de la colección CH tienen un logo que son dos sets de iniciales CH y HC, unas arriba y otras abajo, que forman un cuadrito muy discreto, y ya es un símbolo de estatus. Las que lleva ella tienen un monograma bordado que dice CdeH, o sea, Carolina de Herrera).

 

-¿Compras blusas que no sean diseñadas por ti?

-Sí, claro, cuando veo una que me gusta, la compro... Por ejemplo, me encantan las camisas blancas de Gap.

 

-Las blusas blancas siempre han sido favoritas de diseñadores como Chanel o Yves Saint Laurent, pero en tu caso has puesto de moda las más casuales, de puro algodón.

-Me parecen una de las piezas básicas más importantes que una mujer puede tener. Lleva una blusa blanca con un pantalón negro o beige, un cinturón bonito, un collar de perlas o de algunas piedras lindas o con un colgante dorado, unos zapatos y un bolso regios... e irás perfecta. En invierno úsala con una chaqueta o un abrigo, y en verano, sin nada que la cubra. Es un estilo muy clásico y muy femenino. Me siento muy bien cuando voy vestida de esta manera.

 

-Descríbenos un guardarropa de otras piezas básicas que debemos tener ¡sin falta!

-Un par de pantalones, una falda de buen corte y una tela excelente, y varias blusas camiseras blancas -una de algodón, una de tafetán y una de lino bordado-. Y algunas de rayas, que también me gustan mucho. Además, un lindo vestido de coctel y otro espectacular de noche. Creo que debemos hacer un esfuerzo, y si vamos a salir en la noche, tenemos que cambiarnos, pintarnos de nuevo y lucir lo más femeninas posible. Ah, y siempre digo que es imprescindible tener un buen espejo de cuerpo entero y otro de aumento para maquillarnos lo mejor posible.

 

-¿Y cómo cuidas tus blusas blancas? A las lectoras estos detalles prácticos les interesan mucho...

-Pues se lavan a mano... ¡en mi casa nunca las mandamos a la tintorería, porque regresan mustias y amarillentas! Cuando se planchan se les pone un poquito de almidón para que queden frescas. Eso es muy importante.

 

-Tus colecciones de ropa ya cumplen 28 años de existencia; tus trajes de novia los quieren llevar todas las chicas que se van a casar; tus tiendas CH abren con enorme éxito en todo el mundo, y tus perfumes gustan mucho. ¿Cómo explicas tanto éxito?

-¡Creo que debemos estar haciendo algo que gusta! ¿No? Porque los clientes vuelven y vuelven... Las tiendas CH tienen mucho éxito, porque ofrecen una colección enorme de accesorios y de productos que reflejan el estilo de vida que prefiero. Y hay colecciones muy completas para mujeres y para hombres, incluyendo mis perfumes.

 

-En cuanto a tus perfumes de hombre siempre has dicho que fueron inspirados por...

-¡Por los hombres de mi vida! Reinaldo y mi padre; este era muy buen tipo y muy elegante. Recuerdo que de niña me fascinaba ver sus botas de montar a caballo paradas en el armario de la casa... (risas). Y Reinaldo es quien mejor "ojo" tiene en toda la familia. Su opinión es vital para mí, porque él nunca me va a mentir; él va a decirme la verdad de lo que le parecen las cosas. Y eso es muy necesario para mí.

 

-¿Hay algún secreto de belleza que te parece más importante que otro?

-Aparte de los cuidados básicos que todas tenemos, cuidarnos la salud es muy importante y la base de ello es comer correctamente... ¡es algo clave para la belleza! Aunque de vez en cuando sucumbo a una tentación, como unos perros calientes que adoro y que comí en un juego de tenis hace poco, pero trato de que esto no ocurra todos los días. Una buena nutrición se refleja en la cara y en el cuerpo. (Nota: Carolina, quien ahora luce mejor que nunca, es ejemplo de esto. Ella sigue los consejos del nutricionista neoyorquino Jairo Rodríguez, y mientras almorzamos en su oficina, come su sándwich de pan integral con tomate y mozzarella, que es parte de su plan de mantenimiento).

 

-¿Algo más?

 -Tener amor en la vida es muy importante, porque nos hace más felices, más humanas y, de paso, mucho más bellas. Son unos consejos que no cuestan nada, ¿no te parece?

 

-¿Cómo describes el estilo?

-Es algo sumamente sutil. Algo que se refleja a veces en cómo se mueve una persona, en los pequeños detalles... No es la ropa que se lleva, es la forma de actuar, de movernos, de hablar... Una foto panorámica de todo esto junto es el "estilo", el cual es difícil describir.

 

-¿Cuál es el allure de la mujer Latina?

-Las mujeres latinas adoramos ser seductoras. Tenemos un gran sentido de la elegancia y un gran amor por las cosas bellas. También somos simpáticas; y estas cosas nos hacen ser mujeres muy femeninas y con gran allure, aparte de que todas tenemos una profunda alegría de vivir. Eso nos distingue de las demás. 

COMENTA ESTA NOTA
No necesitas estar registrado ni iniciar sesión en Facebook
boton banner
boton
FOTOGALERÍAS
VIDEOS
pleca