SÍGUENOS Y DESCÁRGANOS EN:
moda

El gramo de locura de los Tous

AUTOR: Liliana Munguía Montiel | FOTOGRAFÍA: Vanidades | FECHA: 2010-08-16

Entrevista con la familia Tous, creadora de la firma que lleva su nombre. La unión perfecta entre la creatividad y los negocios.

Ago. 16, 2010 

 

Todo comenzó en la década de los 20 en Manresa (capital de la comarca del Bages, en la provincia de Barcelona), cuando Salvador Tous y Teresa Ponsa montaron un taller de relojería. Años después lo heredó su hijo Salvador, quien se casó con Rosa Oriol, de solo 18 años, hija de un zapatero.

 

Resultó la mancuerna perfecta tras un mostrador: ella es creativa, y él, negociante. Rosa, su hija mayor, los describe como "un tándem perfecto, porque unieron gestión por un lado y creatividad por el otro. Detrás de un gran diseñador siempre debe haber alguien que lo guíe".

 

Rosa Oriol cuenta: "No estudié para ser creativa, me encontré con que tenía que ser creativa y me guiaba por las ventas. Miraba lo que más se vendía, porque no se trataba de crear por crear, o que luciera bien a la vista. Mi interés principal es que cuando hiciera algo lo compraran. Si no resultaba, pensaba que había que retocar esto o lo otro. Para mí los números se resumen así: si se vende está perfecto; si no, me preocupo".  Su verdadero talento lo descubrió cuando empezó a remodelar joyas y los clientes quedaban muy contentos.

 

La pareja dividía su tiempo entre su tienda de joyas y sus cuatro hijas: Rosa, Alba, Laura y Marta. Cuando llegaron a la adolescencia, Rosa se dedicó más a diseñar.

 

A principios de los 80, Rosa viajó a Milán y surgió la idea maestra: un oso. La compartió con los encargados de diseño, y de ahí ¡al estrellato!

 

Así llegaron a México, para inaugurar su tienda número 55 en este país y más de 290 en el mundo. Viajaron Salvador, Rosa y su hija Rosa.

 

Nueva tienda de Tous en México

 

¿Qué sacrificios han tenido que hacer por esta empresa?

Rosa mamá, quien hace poco tuvo problemas de salud por estrés, pero su energía no le permite quedarse en casa, cuenta: "Llevamos 45 años de casados y siempre hemos vivido para el trabajo. No sabemos dónde empieza la familia y dónde el trabajo. Ha sido difícil, porque trabajábamos hasta los sábados y solo dedicábamos a nuestras hijas el domingo. Hemos sacrificado muchas cosas, pero también eso tiene sus recompensas".

 

Rosa hija interviene: "Pero no recordamos la ausencia, ninguna de las cuatro, y también era divertido, porque se iban de viaje y siempre nos traían un regalo."

 

 

Finalmente, las hijas Tous se integraron al negocio. Rosa, la mayor, es gemóloga, está casada y tiene tres hijos. Alba, actual presidenta de la compañía, también tiene tres hijos. Laura, la tercera, es economista y forma parte del consejo de la empresa, pero actualmente realiza trabajos independientes. Y Marta, la cuarta, es diseñadora. Su hermana Rosa la describe como "la más loca, creativa. Igual que diseña una joya, pinta un cuadro o remodela un mueble". Ella forma parte del equipo de diseño al lado de su madre.

 

Siendo una familia al frente de un negocio, ¿cómo logran ponerse de acuerdo?

Rosa hija toma la palabra: "Los roles están muy bien definidos. Mi hermana Alba lleva la presidencia de la compañía. Marta está en la parte de diseño, y yo en las relaciones institucionales y de comunicación. Todas las mañanas al llegar, haya quien haya, a las nueve nos encontramos para tomar un café en la cocina. Podemos estar ahí 10 minutos o una hora. Lo mismo nos peleamos que nos abrazamos; somos una familia muy pasional, nos decimos de todo y luego se pasa".

 

¿Qué ventajas tiene trabajar con cinco mujeres?

Salvador Tous sonríe: "Siempre he estado rodeado de mujeres. Tiene muchas ventajas; un problema es que no olvidan: si tienes un conflicto con ellas, pasa un año y aún se acuerdan".

 

 

Por casualidad, resulta que en la oficina central de Manresa hay poco más de 300 empleados, y cerca de 200 son mujeres. "En esta empresa los hombres somos minoría absoluta". Su hija agrega: "Incluso dimos la opción de un gimnasio o guardería en las instalaciones y ganó la guardería".

 

¿Son una familia tradicional?

 "No", contesta enseguida el señor Tous. "No, porque estamos basados en un respeto, en una igualdad que no es lo tradicional. Lo tradicional es una jerarquía. Nosotros hemos trabajado toda la vida juntos, así que nos vemos más como socios y compañeros, que como padres e hijas".

 

¿Cómo se ven en cinco años?

Con un respiro profundo, Salvador Tous nos dice: "Hoy es muy difícil hacer una proyección a largo tiempo. Pero creo que en cinco años veo que estas (sus hijas) tendrán más protagonismo y nosotros tenemos que pasar más a una segunda división, mirando cómo funcionan las cosas, pero interviniendo lo menos posible".

 

¿Qué hay más allá del osito y de las joyas? ¿Cuáles son sus hobbies?

Esquiar es el placer de toda la familia. La señora Rosa comenta: "Ahora disfruto mucho del silencio". "Claro", dice Rosa hija, "cuando la familia se reúne con 10 nietos, el silencio  no existe".

 

¿Cómo describen su éxito?

"Un ?gramo de locura' es importante tenerlo", esa es la filosofía de Rosa Tous. "A veces, cuando estoy haciendo un producto y tengo la sensación de que no es suficientemente comercial, aplico eso. No se puede ser tan estadístico, porque al final puede resultar frío, necesitas ese ?gramo de locura' para arriesgar un poco. Es el punto justo, porque quizás demasiado te puede afectar. Hay ocasiones en la vida cuando las oportunidades pasan por delante y no las sabemos tomar. Vale la pena que a veces pensemos que un cambio puede ser positivo, o tal vez no, pero hay que arriesgarse". A esto, Rosa hija agrega: "Para que las cosas sucedan hay que hacer que ocurran, no puedes esperar, debes actuar".

 

Con esta filosofía, ¿hay límites para el crecimiento de la firma Tous?

Salvador Tous asegura que "todo tiene un límite, y el sector donde nos movemos es muy pequeño. No se puede comparar al calzado o a la ropa, pero el mundo es tan grande, que tenemos mucho campo. El ambiente de una joyería es particular, si le introduces otra cosa, cambia".

 

Rosa hija: "Nuestro principal objetivo son las tiendas, así que lo que no cabe aquí dentro, no va. Pero con ese ?gramo de locura' hemos vendido ropa y una vez esquís; se vendieron unos, los otros los seguimos guardando, pero siempre son artículos que quedan en locura. Dentro de la joyería queda mucho por hacer".

 

 

Así crean más de 30 colecciones de joyería al año, y han sumado productos nuevos como bolsos, gafas, perfumes, relojes, textil, marroquinería y artículos para el hogar. En los últimos años han alcanzado una cifra de ventas de 400 millones de dólares y cuentan con 1,850 empleados. ¡Lo que logra un "gramo de locura"!

COMENTA ESTA NOTA
No necesitas estar registrado ni iniciar sesión en Facebook
boton banner
boton
boton
FOTOGALERÍAS
VIDEOS
pleca