SÍGUENOS Y DESCÁRGANOS EN:
realeza

Diana de Gales

AUTOR: Mari Rodríguez Ichaso | FOTOGRAFÍA: Vanidades | FECHA: 2009-09-28

El amor imposible de la Princesa cuenta toda la verdad.

Sep. 28, 2009 

 

De regreso a Inglaterra después de muchos años de ausencia, y con la discreción de siempre, el médico pakistaní Hasnat Khan, a quien la princesa llamaba "Mr. Wonderful" y "el hombre de mi vida", ha hablado con un periodista muy amigo de Diana y de él, el famoso Richard Kay, a quien ha revelado lo que todos querían saber de su relación con la Princesa.

 

Hasnat conoció a Diana en 1995 cuando ella visitó el hospital Royal Brompton, donde él era un joven cirujano de corazón, y ambos quedaron "muy impresionados el uno del otro" (hoy día, Hasnat es un importante miembro del equipo cardiológico del Basildon Hospital del National Heart Institute, de Londres). El cirujano siempre ha pensado que aquel encuentro y la atracción mutua no sólo le hicieron saltar a los titulares de la prensa inglesa, sino que casi le cuestan su seria reputación y la carrera de Medicina. Aunque estudió en Lahore, a Hasnat le encanta la vida en Inglaterra.

 

En la reciente conversación con Richard Kay, publicada en Inglaterra, se sabe por primera vez que Hasnat Khan consideró casarse con la Princesa, "tal como ella lo quería", aunque explica que "hubiera tenido que llevarla a vivir a Pakistán y así poder escapar de las distracciones y los paparazzi". Aun así, el cirujano ha dicho que "si hubiéramos vivido en Pakistán también hubiera sido muy difícil, porque Diana hubiera viajado a Inglaterra cada dos semanas para ver a los niños, los que eran muy jóvenes todavía y no quería que pensaran que era una madre ausente y que los había abandonado".

 

La pareja hablaba mucho de esto y Khan todavía piensa que "era imposible por muchas razones". Su relación con Diana, la que ha catalogado de "conflictiva y apasionada", no podía tener un final feliz "pues me hubiera tenido que convertir  en un apéndice de una celebridad", además de que "en Londres yo nunca hubiera podido ser parte de su vida, y ella nunca hubiera podido adaptarse a ser la esposa de un médico que estaba empezando".

 

AMOR SIN FUTURO

El médico, que acaba de cumplir 50 años y tiene una nueva relación amorosa que quiere mantener en el anonimato, se fue de Inglaterra a los pocos años de la muerte de la Princesa, después de haber sido interrogado varias veces por Lord Stevens en la investigación de la muerte de Diana. El reporte oficial explica que cuando le preguntaron sobre sus relaciones sexuales con ella, el cirujano, muy molesto y en contra de su voluntad, tuvo que admitir que "mi vida sexual con la Princesa era muy normal. Ella tomaba pastillas anticonceptivas", lo que aclaraba que Diana no estaba embarazada de Dodi Al Fayed, como ha dicho el padre de este, Mohamed Al Fayed. La relación entre Diana y Dodi comenzó enseguida que terminó la de ella y Hasnat, y cuando el médico se enteró por las fotos de la prensa, le provocó "¡un enfado del puro demonio!". Según Kay, Hasnat no cree que Diana inició su relación con Dodi para causarle celos, sino porque "sabía que no tenían futuro alguno y que él nunca se casaría con ella".

 

Hasnat Khan 

 

A su regreso a Pakistán, los padres de Hasnat lo instaron a que entrara en un matrimonio arreglado por ellos, con una prima distante (Hadia Sher Ali, de 29 años e hija de un noble afgano), que fracasó a los 6 meses, "como era lógico que ocurriera". Su padre, el hombre de negocios Abdul Rasheed Khan, en una ocasión le dijo a Hasnat que si se casaba con la Princesa (que los había visitado en un viaje a Pakistán con su amiga Jemima Goldsmith Khan) "hubiera sido un matrimonio entre dos planetas muy distintos entre sí". Por eso el médico le pidió a Diana que hablara con Jemima (quien vivía entonces en Pakistán con su marido, el guapo deportista y político Imram Khan y sus hijos, y quienes después se divorciaron), "para que ella le explicara claramente lo difícil que era su vida allí". Para el privadísimo médico, su partida de Inglaterra también se debió a que "leía todas las cosas que se decían de Diana, lo que salía en Internet, y eran más chismes de su vida privada que una investigación seria. Fue todo un horrible circo".  

 

Khan también se fue de Londres para no oír las absurdas teorías sobre conspiraciones que siguieron a la muerte de Diana en 1997. El también quería evitar que se supiera la intensidad de su relación. Hasnat tenía un apartamento muy humilde en el barrio de Chelsea, que ella visitó pocas veces, y para ver a Diana entraba en el palacio de Kensington ,"escondido" en el carro que conducía el mayordomo Paul Burrell, quien sabía todo lo que estaba ocurriendo. La pareja -según le contó Khan a Kay- salía poco en público, pero él recuerda la noche que se reunieron en una taberna cerca del hospital donde estaba de guardia, que se llamaba Príncipe de Gales, lo que "a Diana le provocó un ataque de risa". En otra ocasión la llevó al pub Bram Stoker, y a Hasnat le hizo mucha gracia que ella insistiera en "ordenar los tragos que íbamos a beber, porque nunca lo había hecho".

 

Aunque la pareja no comenzó a planear su boda, Diana quería "acercarse mucho más a Hasnat y su mundo", y había comenzado a leer el Corán, para entender mejor la religión musulmana, que el propio Hasnat le había regalado y ella lo tenía en su mesa de noche cuando murió. Otra cosa que hizo Diana fue aprender más de medicina y tenía en su cabecera el tratado de medicina Gray's Anatomy. Diana también estaba "investigando sobre los lugares donde le hubiera gustado vivir con él" y el favorito era Sudáfrica, pues en aquel entonces también vivía allí su hermano Charles Spencer.

 

Los hijos de Diana se llevaban muy bien con Hasnat y hace dos años, cuando se cumplió el décimo aniversario de su muerte, le enviaron una invitación al homenaje que hicieron a su madre en el estadio de Wembley. El médico asistió, pero no fue al servicio de la familia y amigos íntimos en el Guards Chapel, porque se había dicho que Camilla Parker-Bowles iría (lo que no hizo debido a las críticas que el anuncio había provocado), ya que a él le hubiera parecido "poco agradable estar cerca de la tercera persona que tanto había hecho sufrir a Diana".  

 

Hoy el médico sigue siendo un hombre muy serio y tranquilo, que fuma, ha aumentado un poco de peso y bebe cerveza Guinness en su pub local. Es posible que se case con la mujer que ahora es parte de su vida, y desea vivir "en el anonimato", desplazándose en un BMW de uso que tiene más de 15 años y dedicándose a su trabajo con absoluta pasión. Eso sí, Hasnat no quiere ser recordado como "el hombre que pudo haberse casado con la princesa de Gales".

COMENTA ESTA NOTA
No necesitas estar registrado ni iniciar sesión en Facebook
boton banner
boton
REDES SOCIALES
boton
FOTOGALERÍAS
VIDEOS
pleca