• síguenos en

El primer atuendo de la princesa Charlotte de Cambridge

Al salir del hospital, la hija de los duques de Cambridge lució ropa de una firma española

Por: EFE

princesa charlotte, princesa carlota, duques de cambridge princesa charlotte de cambridge

Foto: Getty Images

Irulea, una en tienda San Sebastián, España, ha vendido más de una vez sus prendas hechas a mano a gente famosa, pero nunca había sido objeto de tanta atención como ahora, después de que la recién nacida princesa Charlotte luciera uno de sus gorritos en su primera aparición pública junto a sus padres.

Este comercio, fundado en 1932 y especializado en ropa de niño, lencería femenina y ropa de hogar, gran parte de ella hecha a mano, se encuentra en la Parte Vieja donostiarra, uno de los lugares más visitados por los turistas, que son también clientes habituales de Irulea, al igual que otros de distintas partes de España que suelen consultar su página web.

Por eso a Ayago y Susana Villar, las propietarias de la tienda, no les sorprendió la forma en que se produjo la venta de las prendas que ahora forma parte del vestuario de primera puesta de la hija de los duques de Cambridge.

Fue una mujer de Palencia la que contactó con ellas y les dijo que conocía y le gustaba el tipo de ropa que hacían -gorros, jerseis, faldones o zapatitos tejidos de estilo clásico-, por lo que le mandaron varias fotos por whatsapp.

Hace algo más de un mes les preguntó que si la podían atender en la tienda fuera del horario comercial, ya que iba a viajar en tren desde la ciudad castellana y no llegada hasta primera hora de la tarde para regresar poco después, explicó Susana Villar.

Esto no las extrañó porque, aunque no sea algo habitual, han atendido más de una vez con la tienda cerrada, así que esperaron a la clienta palentina que adquirió ropa de bebé, toda en blanco o color crudo porque dijo que aún no sabía el sexo del recién nacido.

Explicó que era para su hija que vivía en Inglaterra, con la que habló por teléfono mientras estaba en Irulea. La mujer se llevó ese día varias prendas y, posteriormente, las hermanas Villar le remitieron dos envíos más a Palencia, varios conjuntos de tallas de primera puesta, como chaquetitas y faldones, además de un saquito para el coche del bebé.

Había sido una venta como la de cualquier otro día, hasta que la pequeña Charlotte abandonó el hospital donde nació y las cámaras captaron las primeras imágenes de la niña, que vieron varias clientas.

El "boca a boca" comenzó a funcionar hasta que llegó a las propietarias de Irulea. Cuando las hermanas vieron las fotos supieron que era el suyo. Además se había hecho una pequeña modificación en el punto cuando se tejió y lo identificaron rápidamente.


Según las dueñas de la firma, el gorrito de la princesa estaba colocado al revés. (Foto: Getty Images)

Y al instante se percataron de que el gorro no estaba bien colocado. La cinta que estaba anudada bajo la barbilla rodea la cabeza de la princesa, cuando debía haber bordeado el cuello.

"No nos había llamado la atención nada de nada. Nos ha hecho una ilusión enorme", aseguraron las hermanas, que no desean dar el nombre de la mujer que viajó desde Palencia para respetar la discreción que mantuvo ella en todo momento.

Que todo apunte a que esa señora sea la madre o algún familiar de María Teresa Turrión Borrallo, la niñera del príncipe George, dicen que no es cosa suya, que esa parte corresponde al trabajo de los periodistas.

La clienta palentina les dijo que les haría una visita "más adelante, pero no se ha concretado nada". "Claro que puede volver cuando quiera", añaden.

Irulea no había vivido un "revuelo" mediático como el de ahora, y eso que para ellas ya lo fue cuando acudió a la tienda Bruce Springsteen con su esposa mientras los guardaespaldas esperaban fueran y los hijos del músico compraban en una tienda de surf.

La duquesa de Alba, la soprano Ainhoa Arteta, la empresaria Alicia Koplowitz, el expresidente mexicano Vicente Fox y la periodista Mercedes Milá son también algunas de las personas conocidas que han pasado por este comercio, donde hoy ayudaba también la madre de Ayago y Susana, María Luisa Pagola, a sus 90 años.

 

COMENTA ESTA NOTA