SÍGUENOS Y DESCÁRGANOS EN:
realeza

Aiko y Masako, ¿víctimas de una cruel dinastía?

AUTOR: Mari Rodríguez Ichaso | FOTOGRAFÍA: AP | FECHA: 2010-05-18

La rigidez de la casa imperial japonesa está provocando serios problemas a las Princesas.

May. 18, 2010 

 

Las noticias que llegan desde Japón nos parecen tan crueles, que resultan inconcebibles. Al parecer, la linda princesita Aiko, de apenas 8 años -hija única del príncipe heredero Naruhito y de su esposa, la princesa Masako- ha tenido tantos problemas en el colegio, y se ha sentido tan intimidada y agobiada por otros estudiantes, que la niña se negó a seguir yendo, y ha sufrido dolores de estómago y un ataque de ansiedad.

 

Este hecho ha abierto una "ventana" a una casa real -y una sociedad- que técnicamente es el sumum de la modernidad, pero socialmente es muy anticuada e insensible, especialmente con las mujeres.

 

La japonesa es una monarquía tan privada y llena de inexplicables silencios, que es muy difícil penetrarla. Y en el palacio Togu, donde viven los príncipes herederos con su única hija, las tragedias ocurren desde hace varios años. Cuando Masako, ahora de 46 años, se casó en 1993 con el príncipe heredero Naruhito, la que llegó a aquel palacio era una muchacha joven, moderna, de buena familia y toda una profesional graduada de la Universidad de Harvard, quien había trabajado como diplomática. Se esperaba que su matrimonio con Naruhito cambiara el anticuado protocolo de la corte imperial, pero al poco tiempo Masako (según los portavoces reales) estaba sufriendo grandes depresiones, y desde entonces ella vive prácticamente recluida en el palacio, sin tener apenas relaciones con sus suegros y cuñados, y humillada por parte de la prensa local. Todo esto por no haber podido tener un hijo varón que hubiera sido el heredero del trono.

 

La joven Masako (de quien Naruhito, de 50 años, aparentemente sigue muy enamorado), de la noche a la mañana se convirtió ante el pueblo japonés en "una enferma", "una mujer medio loca". Dicen que todo esto se debe a puras intrigas de palacio, por el "delito" de no haber tenido un varón.

 

Y ahora, ¿qué pasa con Aiko? Sus problemas en el colegio han sido interpretados muy cruelmente como muestra de que la Princesita "ha heredado de su madre la inestabilidad emocional" que no le va a su rango, y lo sucedido es comentado como una razón más de que Masako no sabe ni puede educar a su hija. También es otra excusa más de que las leyes de sucesión no deben cambiarse para que pueda reinar una mujer, como ocurrió en Japón siglos atrás, y que el heredero del trono que algún día ocupará Naruhito no será Aiko, sino su sobrino, el príncipe Hisahito, el hijo de casi 4 años de su hermano menor, el príncipe Akishino.

 

Como cualquier niña de su edad, la princesa Aiko hace sus tareas escolares

 

¿Qué dicen los emperadores actuales y abuelos de Aiko? El emperador Akihito, de 76 años, y su esposa, la elegante emperatriz Michiko, no dicen una palabra en defensa de su nieta ni de su hija política. Todo lo dejan en manos de los portavoces del palacio, que han descrito la enfermedad de Masako como "desórdenes nerviosos y emocionales" y "poca habilidad de adaptación", cuando en realidad la Princesa -quien desde el año 2000 casi ha desaparecido de la vida pública de Japón- lo que está pasando es un intenso estrés por no haber tenido un descendiente varón.

 

Otros comentarios de políticos y periodistas afirman, con mayor crueldad todavía, que Naruhito tampoco debería llegar a reinar, y la corona tendría que pasar automáticamente a su hermano, porque "la Familia Imperial no debe ser desequilibrada". ¡Una continua maldad organizada, que es para indignar y volver loco al más cuerdo!

 

Cuando los príncipes salen de Japón (lo que desafortunadamente hacen poco), como cuando pasaron unas vacaciones con los príncipes Guillermo Alejandro y Máxima de Holanda, en 2009, todo el que la vio coincidió en que Masako estaba muy bien y superfeliz, y que se llevó de maravilla con la princesa Máxima, quien, igual que ella, fue una mujer moderna y una exitosa profesional antes de su boda.

 

Finalmente, ahora parece que Masako ha dicho "¡basta!", y días después de anunciada la crisis escolar de la pequeña Aiko, quien tuvo que perder varios días de clases al sentirse maltratada por sus compañeros, la madre la llevó de la mano al muy elitista colegio Gakushuin y ha tomado cartas en el asunto, como todas las madres en estos casos. Este ha sido un hecho sorprendente, que ojalá signifique que Masako no va a dejarse avasallar más, y quiere demostrar que está bien, y que va a apoyar y defender a su hija.

 

El poderoso portavoz de la Familia Imperial, Issei Nomura, anunció que la pequeña había regresado a sus clases. ¿Ganará Masako la batalla? ¿Actuará el príncipe Naruhito con más valentía por su familia? Todos son interrogantes, pero al menos Masako parece haber salido de su aislamiento para proteger a Aiko.

COMENTA ESTA NOTA
No necesitas estar registrado ni iniciar sesión en Facebook
FOTOGALERÍAS
VIDEOS
pleca