• síguenos en

Alberto de Mónaco revela que su padre cambió desde que murió Grace Kelly

La muerte de su mamá fue un evento muy doloroso por la forma en la que ocurrió

Por: Redacción Vanidades

Alberto de Mónaco

Foto: Getty Images, Getty Images

Hace 35 años un terrible suceso sacudió la Corona monegasca: la princesa Grace Kelly había perdido la vida en un accidente automovilístico por una carretera de Mónaco. Sin duda, fue un hecho sumamente traumático que consternó a toda la región y alrededores, pero quienes más resintieron la pérdida fueron sus hijos Alberto, Carolina y Estefanía, y su esposo, el príncipe Rainiero, quien se enamoró profundamente de Grace a primera vista.

A poco más de tres décadas del fatídico día que la princesa perdió la vida, el príncipe Alberto admitió que por mucho tiempo la familia prefirió evitar el tema, pero ahora se sinceró y contó en entrevista con In Depth with Graham Bensinger cómo vivieron aquellos duros momentos que cambiaron por completo su entorno y su forma de ver la vida.

[Nota: El príncipe Alberto de Mónaco volverá a México]

Fue muy fuerte para Rainiero de Mónaco perder al amor de su vida de un momento a otro. Foto: Getty Images

El príncipe recordó conmovido cuando se encontraban desayunando y de repente su padre les dio la noticia de que su mamá y su hermana habían tenido un accidente: “Ni lo pensé, nos fuimos (al hospital), Carolina también. Fue un momento muy impactante, no sabes bien qué pensar. Piensas que las cosas van a estar bien, que el accidente no fue tan malo como crees que es. Esas cuantas horas fueron muy tensas y emocionales. No fue sino hasta más tarde ese día que fue evidente que el resultado no iba a ser uno bueno”.

Ese hecho destrozó a la familia, especialmente su padre, Rainiero, y a su hermana, la princesa Estefanía, que también vivió ese momento traumático: “Le tomó mucho tiempo recuperarse de esto. Fue un recuerdo muy doloroso. Le tomó mucho años aceptarlo. Estar en ese coche con su madre y no poder sacarla o hacer algo para que las cosas fueran diferentes. Pero ella también estaba herida”, dijo. Ella tuvo contusiones muy graves, pero la parte emocional fue lo que más trabajo le costó superar.

Es irreparable el dolor que trae la pérdida de una madre, pero también duele el vacío que ocasiona perder al amor de tu vida, como le pasó al príncipe Rainiero. Alberto reveló con tristeza y nostalgia: “Era muy obvio que estaba profundamente afectado. No era el mismo hombre que fue antes del accidente”.

[No te pierdas: El primer encuentro de Grace Kelly y el príncipe Rainiero de Mónaco]

 

COMENTA ESTA NOTA