SÍGUENOS Y DESCÁRGANOS EN:
realeza

El verdadero duque de Edimburgo

AUTOR: Mari Rodriguez Ichaso | FOTOGRAFÍA: Vanidades | FECHA: 2011-10-17
El verdadero duque de Edimburgo

Descubre al miembro de la realeza que tiene fama de indiscreto y de donjuán... pero que en la intimidad es muy cariñoso con su familia

Cumplidos sus 90 años, quizás sea el momento de revelar que el príncipe Felipe, duque de Edimburgo, y esposo consorte de la reina Isabel II de Inglaterra, no solo es el personaje indiscreto y supuestamente mujeriego que a veces avergüenza a la monarquía inglesa con sus ofensivos comentarios étnicos, absurdos flirteos e imprudencias, sino que también es un hombre cariñoso, amable y enormemente afectuoso con sus familiares.  Y quien no lo crea,  que se lo pregunte a su hija, la princesa Ana, y a sus nietos.Lo más interesante es que a los 90 años, el duque sorprende a todos al seguir tan alerta y activo como cuando era un joven de 30, y aunque debe caminar cuatro pasos detrás de su mujer, y tiene que llamarla Mam (señora), como lo indica el protocolo, en la vida de Isabel II sigue siendo el que manda y nunca se ha sentido como "el segundo violín de la orquesta".  

En este año hemos visto al enérgico abuelo manejando un carruaje de caballos igual que montando una minimotocicleta en los jardines de Windsor; de cacería en Sandringham o degustando cerveza Guinness en un pub, durante la histórica primera visita de la reina a Irlanda, y a todos sorprende el amor a la vida del duque. Y ese joie de vivre, que es su lado más desconocido, ha hecho a Felipe de Mountbatten un hombre muy interesante. En una reciente entrevista por su 90 cumpleaños, hecha por un famoso periodista inglés, el duque de Edimburgo, quien se describe como "un hombre impulsivo y puntilloso, que adora el debate", aunque no le gusta admitir que se ha equivocado, dijo sentirse a gusto tanto con los tradicionalistas como con los antimonárquicos, aunque es más amigo de los primeros. También dijo que "la familia y el hogar son lo mejor de mi vida". 

Criado como un nómada, exiliado de Grecia, separado de sus hermanas, con un padre que jamás se ocupó de él y una madre declarada esquizofrénica y excéntrica, que con el tiempo pasó su vida en un convento, Felipe sintió una gran atracción por el "sentido de familia" de los Windsor, y muy en especial por el amor que una jovencita princesa Isabel "derrochaba hacia su padre y su familia". Y es curioso saber que la misma pomposidad que a veces demuestra en público desaparece completamente cuando está con su familia. Su hija Ana fue su favorita desde que nació, y en un reciente documental sobre el duque, la muy privada princesa comentó con evidente cariño que "cuando todos los hermanos estábamos creciendo, quien nos contaba cuentos a la hora de dormir y jugaba con nosotros corriendo por los pasillos como otro chiquillo, era nuestro padre y no una nanny... Nuestro padre era nuestro padre, y una nanny jamás tomaba su lugar", y aunque es cierto que a veces puede ser exasperante (y aquí la princesa hizo un simpático gesto con los ojos), "es muy cariñoso con nosotros y con sus nietos".

 

Lleno de energía y entusiasmo, el duque -que su suegra, la Reina Madre, llegó a llamar "un verdadero caballero inglés"- ha dicho que su labor es "cuidar a la reina y hacerle su vida más fácil", y eso es exactamente lo que hace. De inglés, lo que tiene es su genealogía, que se remonta a la propia reina Victoria, pero era un donjuán griego de nacimiento, que no tenía un solo centavo a su nombre cuando llegó a vivir a Inglaterra y su tío lord Mountba-tten lo protegió. De esta manera, Felipe logró su entrada en la Academia Naval y conocer a la joven princesa Isabel. Miembro de la familia real danesa-alemana, de la casa Schleswig-Holstein-Sonderburg-Glücksburg, Felipe nació príncipe, al ser hijo del príncipe Andrés de Grecia y Dinamarca y de la princesa Alice de Battenberg, nieta de la reina Victoria, pero la familia tuvo que exiliarse cuando era apenas un niño. Educado en Alemania y el Reino Unido, a los 18 años entró en la Marina inglesa y durante la Segunda Guerra Mundial sirvió en el Mediterráneo y el Pacífico. Sus hermanas se casaron con nobles alemanes, algunos con conexiones con los nazis, lo que ha sido una vergüenza para la familia real.

FOTOGALERÍA: EL DUQUE DE EDIMBURGO RODEADO DE BELLEZAS

Desde que Felipe e Isabel comenzaron a escribirse cartas en 1939 y a través de la guerra, la ingenua y romántica joven se enamoró locamente del guapo oficial que vivía de la caridad de otros parientes reales, y por quien tuvo que luchar, porque tanto su padre, el rey Jorge VI, como su madre, la reina Elizabeth, se oponían a que Felipe visitara sus palacios y que fueran novios.  Cuando volvieron a verse después de la guerra, Felipe no tenía siquiera la ropa correcta para ir a las comidas y cacerías del castillo de Balmoral cuando Isabel lo invitaba, y el propio rey, muy molesto, tenía que pedirles a sus ayudantes que le cedieran ropa para que el joven príncipe griego pudiera "aparecer en público adecuadamente vestido". Según el rey, Felipe "no tenía siquiera un set de cepillos de pelo y ropa, como debe tener todo caballero bien nacido", además de que era "muy irreverente y atrevido", pues hablaba sin tapujos lo que pensaba y mostraba que era "demasiado seguro de sí mismo".  

Un ejemplo fue cuando Felipe se autoinvitó a una fiesta en el castillo de Balmoral en junio de 1946, donde volvió a ver a la princesa Isabel, a quien había conocido años antes, y existe una carta en la que le pide excusas a la joven "por mi monumental atrevimiento, y aunque me siento muy apenado, siento una voz que me dice que mi acción me permitió la oportunidad de verte y de pasarla maravillosamente". Después de esto el joven fue invitado a tres cacerías seguidas y a todas las fiestas reales, aunque "el rey Jorge VI no le hablaba y la reina Elizabeth tampoco".

Marion Crawford, la institutriz de Isabel -quien fue testigo del comienzo de aquel romance real- contó que ella tuvo que lavar y ponerles botones a las dos únicas y muy viejitas camisas del joven, porque "al usar siempre el uniforme de la Marina, que se lo daban gratis, era penoso el descuido de su ropa de civil, que prácticamente no eran más que cinco piezas". Aun así, explica que se ganó a Isabel "con mucho cariño, besos y abrazos, al pasear por el jardín... y después de casados con una gran pasión". Pasión que la futura reina descubrió y no sabía controlar, pues  "quería estar encerrada con Felipe en la habitación más tiempo de lo que él mismo deseaba e indiscretamente lo comentaba a sus amigos", según lo dicho por ayudantes del príncipe a la autora Kitty Kelley para su fascinante libro The Royals. "El la conquistó con enorme naturalidad y gran sentido del humor, y así logró que la futura reina lo obedeciera sin chistar", escribió la Crawford, lo que molestó a todos en la casa real. "Era muy lindo oír a la princesa por los pasillos del palacio cantando sin cesar la canción People Will Say We're in Love (La gente dirá que estamos enamorados) del musical Oklahoma, pues sin duda era la mujer más feliz del mundo". El romance era un secreto a voces y el rey, quien adoraba a su hija, tuvo que aceptar que el empobrecido y guapo oficial iba a ser su esposo, y comenzó a darle ascensos en la Marina, ordenó que su sastre le hiciera ropa y se aseguró de que todos respetaran al futuro príncipe consorte.  

Esas mismas carantoñas que ganaron a Isabel -de quien dice ser "sus ojos y sus oídos, para así protegerla de todo y de todos"- son las que tiene con sus nietas más pequeñas, como lady Louise, la hija de su hijo Eduardo, y las ya crecidas princesitas Beatrice y Eugenia, hijas del príncipe Andrés, con quienes se lleva de maravilla, bromea mucho y comparte chistes, aunque no puede ver ni en pintura a su madre Sarah Ferguson, por el daño que considera le hizo a la monarquía. Con los príncipes William y Harry es "un abuelo ejemplar y divertido, siempre dispuesto a unirse a nosotros en entretenimientos y chistes, y a retarnos a juegos de palabras", según comentaron los chicos en la gran fiesta de cumpleaños que los nietos le dieron al cumplir los 90. Especialmente el pelirrojo Harry está "muy unido" a su abuelo, igual que Zara y Peter Phillips, los hijos ya casados de la princesa Ana.


Sin embargo, a Diana de Gales la puso en su "lista negra" el día que habló por televisión de sus affairs extramatrimoniales, y a Camilla Parker-Bowles, duquesa de Cornwall, tampoco la tolera, por lo que el príncipe Carlos es quien menos afecto recibe de su padre. "Mi padre quiere disfrutar sus años de semirretiro", dijo con humor su hijo, el príncipe Eduardo, en el reciente documental, "pero no hemos visto evidencia alguna de ello, lo que a todos nos parece fantástico".  

Pero el duque confiesa que "ahora hago las cosas con más espontaneidad, como cuando era más joven". ¡Epocas en que los visitantes a los palacios y amigos del rey Jorge VI llamaban a Felipe "un joven maleducado, que no tenía nada de gentleman". Y hasta el valet del rey comentó que "un empleado de banco se arreglaba mejor, pues el príncipe poseía una maleta desvencijada y tenía solo un par de viejísimos zapatos que le teníamos que arreglar mientras dormía, pero actuaba como si fuera más importante que Su Majestad". 

En la actualidad, el duque de Edimburgo se siente "muy feliz" en su papel de príncipe consorte y rodeado de su gran familia. "Todos los días abro el periódico para buscar lo que dicen que hice mal el día anterior", dijo con humor recientemente. "Es muy simpático todo lo que inventan de mí".

Y aunque los rumores de infidelidad abundan -cuando se comprometió con Isabel había tenido un apasionado romance con la heredera norteamericana Cobina Wright, quien no quiso casarse con el joven príncipe arruinado-, su matrimonio de más de 60 años con Isabel II es sólido y, según los que los conocen, "muy dichoso. Felipe, con su comprensión del rol de su mujer, y con su cariño sin condiciones a sus hijos, ha contribuido mucho a ello".

 

COMENTA ESTA NOTA
No necesitas estar registrado ni iniciar sesión en Facebook
FOTOGALERÍAS
VIDEOS
pleca