www.vanidades.com
SUSCRÍBETE
Síguenos en:

Yoga quitakilos

Yoga quitakilos
yoga / Foto: Vanidades

El yoga no solo relaja y controla la presión arterial; según la variedad que practiques, puede ayudarte a adelgazar rápidamente

Si eres de las que creen que el yoga solo sirve para relajarse, meditar y reducir la presión arterial, tienes que saber algo: es extraordinariamente útil para bajar de peso, solo necesitas saber que existen varias maneras de practicar esta disciplina e identificar aquellas que favorecen la quema de calorías. A continuación las tres formas de yoga que más pueden ayudarte a conseguir un peso saludable y un cuerpo de 10.

Yoga Viniyasa
Grado de experiencia previa requerida: indistinto
Es una modalidad apropiada para principiantes, pero no por eso menos vigorosa (en ella se basa el Power Yoga que practica Madonna). En ella se da gran importancia al movimiento fluido y sincronizado de las posiciones con la respiración. Una clase común incluye ?saludos al sol? seguidos de muchas posturas con nivel de dinamismo medio a intenso. Prácticándola, jamás te aburrirás, adelgazarás a paso veloz y desarrollarás músculos finos, pero fuertes y sanos.

Yoga Ashtanga
Grado de experiencia previa requerida: medio (necesitas conocer las posturas para pasar de una a otra con fluidez
Es una práctica atlética que, al igual que la yoga viniyasa, asocia cada movimiento a una inhalación o exhalación. Sin embargo se concentra un poco más en la fuerza y resistencia, tiene un ritmo un poco más rápido y requiere cambiar de una postura a otra con mayor velocidad y precisión. La secuencia de las posturas es la misma hasta que la perfecciones, hasta entonces puedes pasar a una rutina diferente (es más desafiante que la modalidad anterior, pero un tanto más monótona).

Yoga Bikram
Grado de experiencia previa requerida: medio  (necesitas conocer las posturas para pasar de una a otra con fluidez
En este tipo de yoga (por muchos conocida como "la yoga sudorosa") se practican 26 de las 84 posturas clásicas del Hatha Yoga de Patanjali (considerado el padre de la disciplina de hace 4,700 años). Las sesiones tienen 90 minutos de duración y se llevan a cabo en habitaciones con una temperatura entre 38 y 42 grados centígrados, incluyen ejercicios de respiración y son adecuadas para todas las edades y niveles de habilidad. ¿Por que la temperatura elevada? Porque el calor favorece la redistribución de las grasas por todo el cuerpo y su utilización como energía. Además, el calor ayuda a ganar flexibilidad, facilitando la realización de las diferentes posturas.
¡Ojo! Si tienes una herida reciente, eres especialmente sensible al calor, o padeces hipertensión o alguna enfermedad cardiaca, no es recomendable que practiques esta variante de yoga.

No necesitas estar registrado ni iniciar sesión en Facebook