10 lecciones para volverte una mujer próspera y disciplinada con sus recursos

¿Te gustaría ser más disciplinada con tus recursos? Será posible si ves el dinero como un instrumento para encaminarte hacia tu crecimiento personal.

Por reginab

- 31/08/2021 04:03
null

¿Te gustaría ser más disciplinada con tus recursos? Será posible si empiezas a ver el dinero como un instrumento para encaminarte hacia tu crecimiento personal.

Hablemos del crecimiento personal y los números. ¿Lista para mejorar tu disciplina con tus recursos? 10 lecciones para las mujeres prósperas y disciplinadas con sus recursos.

A menudo pensamos más en lo que nos falta, que en lo que tenemos, sobre todo cuando nos comparamos con otros, como alguna vez mencionó el filósofo francés Gilles Lipovetsky en su obra cumbre El imperio de lo efímero. Donde también resalta que somos resultado de una serie de consecuencias de nuestro tiempo. Lo cual nos lleva a pensar que, si bien nuestro rumbo podría ser definido por otros, somos dueñas de nuestras vidas y elecciones, prósperas y disciplinadas. Y en nuestras manos se encuentra la solución para empezar a vivir en abundancia a pesar de la adversidad.

Para ayudarte a alcanzar la autorrealización personal, consultamos a los gurús en finanzas personales Elizabeth Lloyd, empresaria Fintech y fundadora de Ojo7, cuya experiencia en inversiones digitales la ha llevado a trabajar con empresas globales, como American Express, así como Citibanamex o Kueski, y a Héctor Sosa, ingeniero industrial con sólidos conocimientos en teoría económica y financiera, y creador del podcast Adiós a tu jefe.

No te pierdas: 5 claves para mejorar tu vida profesional si sientes que no tienes tiempo

1. Puedes vivir en abundancia sin ser adinerada

¿Es posible? La respuesta es: sí. Expresan Lloyd y Sosa, quienes coinciden que si bien la prosperidad está unida a la riqueza, también se relaciona con la abundancia de salud, familia, amistades, entre otras cosas, y a esto la investigadora de la London School of Economics Catherine Hakim le llama capital social, uno de los bienes más valiosos y menos apreciados.

Este término social se refiere a todas aquellas relaciones fructíferas que has conseguido en tu vida y que te han impulsado de una manera u otra; por ejemplo, tus compañeros de universidad, los socios del club, tus vecinos o exparejas, que ante una necesidad te tienden la mano.

La autora señala que si tienes este elemento de tu parte ya posees 50% del éxito en cualquier proyecto que emprendas, por lo que ser una persona afable, carismática y generosa te brindará la posibilidad de que otros crean en tus promesas y empresas.

2. Ahorrar no es suficiente

“El dinero que no invertimos es capital que no crece y está condenado a ser reducido de modo paulatino”, explica Héctor Sosa. Y es que la cultura del ahorro es menospreciada por “YOLO” (por sus siglas en inglés You Only Live Once, que significa: sólo vives una vez), donde la gratificación instantánea opaca el esfuerzo de la voluntad por un futuro financiero saludable, advierte Lloyd.

Por lo que ambos expertos sugieren no adquirir cosas innecesarias, sino a aprender a controlar tus impulsos, y en caso de que en verdad requieras hacer una compra, sea a fin de mes, cuando las tiendas de servicios están más preocupadas por llegar a las metas de ventas.

3. Revisar tu estatus bancario es esencial

Parece una obviedad, pero 80% de los millennials no lo hace por temor a ver números rojos, así que aplazar las facturas, checar la contabilidad y aprender de inversiones electrónicas son los temas que menos interesan a esta generación y a las más jóvenes, advierte el portal Bloomberg.

“Cuando era más joven no revisaba mi cuenta bancaria por temor a un saldo negativo. Pero cuando enfrenté la verdad de mi situación financiera, recuperé mi poder”, asegura Elizabeth Lloyd. Reconocer nuestros errores y enfrentarlos con honestidad es un compromiso hacia una misma.

Recomendado: 7 mitos sobre el emprendimiento femenino

4. Pon en marcha un plan B para administrar tus deudas

Quizá no lo habías notado pero el déficit nos resta capacidades creativas y no sólo financieras, como explica Dave Ramsey, autor de Total Money Makeover, donde resalta que estar endeudadas arruina nuestra capacidad de pensar con claridad e inventiva.

Por ello la próxima vez que vayas a tomar un crédito, pon en perspectiva cuántas horas de vida laboral dedicarás a saldarlo. Otra estrategia es renegociar los términos de intereses con bancos u otras instituciones financiera para no lastimar tu economía e historial crediticio.

5. ¡Apasiónate por tu trabajo!

El crecimiento personal sólo tiene lugar cuando éste nos desafía, de modo que si estás desmotivada o muy acomodada en tu lugar de trabajo, es momento de que tomes la determinación de cambiar eso por algo mejor; es decir, afrontar que, quizá, ya no estás en edad para seguir siendo una empleada y tal vez debas ser tu propia jefa o, bien, prepararte más para colocarte en una posición diferente en tu empresa.

¿Te atrae Recursos Humanos, pero eres personal administrativo? No temas acercarte a ellos, puedes aprender mucho con tan sólo cambiar de lugar. “Recuerda que no eres un árbol que echa raíces donde le tocó nacer”, como acota David Jackson, fundador de Seeking Alpha, servicio de contenido público para mercados financieros.

6. El dinero extra no es para desperdiciar

¿Cuántas veces te ha sucedido que te llega un bono, aguinaldo, pago o lo que sea y lo derrochas en algo sin sentido? Si esto te suena familiar es porque no sabes cómo poner a trabajar el dinero para ti, afirma Héctor Sosa. “El dinero nunca sobra, no sabemos qué hacer con él, y por eso lo gastamos de manera indiscriminada”.  Así que antes de destinarlo a algún fin, pregúntate cómo puedes multiplicarlo.

¿Sabías que existen apps en las que desde 30 pesos puedes cotizar en la bolsa? Un ejemplo es DINN, o puedes ser Venture Capital de alguna inmobiliaria y recuperar tu inversión a mediano y largo plazos de manera redituable, sobre todo en países en desarrollo como México, India o Brasil. Lo importante es que te asesores.

7. Apuesta por los negocios online

Si el mundo cambió, tú, ¿por qué no? ¿Tienes un restaurante, escuela o comercio, pero ya no puedes pagar la renta? No te preocupes, ello no significa renunciar a lo que sabes hacer mejor, sino migrar de plataforma: da clases en línea, vende o exporta, sólo necesitas ofrecer paquetes atractivos, paginas web amigables y brindar una atención al cliente insuperable para que tu negocio prospere.

Comienza tomando tutoriales de Facebook Blue Print o Google WorkPlace de manera gratuita y aprende lo necesario con un único objetivo: poner tu negocio en el mapa, pues con el contenido correcto y el presupuesto adecuado tus servicios adquirirán nuevos bríos.

Recomendado: Conquista tus metas profesionales en 3 pasos dignos de toda mujer emprendedora

8. A mayor riesgo ¡más recompensas!

Si eres de las que prefiere ganar poquito a perder todo, quizás estés dejando pasar oportunidades, y más cuando hay tantos instrumentos financieros disponibles, para ello debes despertar tu curiosidad y aprender más, como apuntan nuestros expertos.

Tomar un curso de Fintech, buscar bibliografía sobre finanzas personales o un mentor en negocios, serán los primeros pasos hacia un futuro sólido. “En EUA existe un concepto llamado Risk vs Reward. Cuanto más grande es el riesgo, mayor es la recompensa”, reconoce Elizabeth Lloyd. Y si no quieres invertir todo en un solo instrumento, aprende a diversificar; existen aplicaciones, como Flink, donde puedes comenzar a invertir en tus empresas favoritas desde montos pequeños, sin comisiones. Hay un mundo por explorar.

9. Verificar tu gasto corriente ¡no es en vano!

Revisar a detalle el porcentaje de tus egresos te demostrará en qué se te va el dinero. “En tiempos de pandemia hemos reducido al máximo gastos superfluos, como idas al café y al salón, que merman nuestra economía mensual y anual”, afirma Guido Colonnello, profesor de administración de la UNAM. Si ya aprendiste a vivir con sencillez, sigue con ese hábito y crea un plan de emergencias, seguros, cursos u otras metas de mayor provecho en lo venidero, pues en cualquier momento podrías regresar físicamente a tu trabajo y sumar antiguos consumos de gasolina o comidas, que disminuirán tu capacidad de ahorro.

Una app útil es Wally, ya que controla tus finanzas personales, ayuda a exterminar los gastos hormiga y a establecer metas de ahorro, con gráficas e infografías, en pocas palabras, te dirá con quién y dónde gastas

10. Practica el Dana o la generosidad

Aunque parezca contrario a la lección anterior, entrenarte en la distribución de bienes y talentos es una de tantas formas elevadas de atraer la prosperidad y riqueza a tu vida, como afirma Pema Gompo, instructor del único templo budista en Uruguay. “El Dana nos recuerda que a medida que damos, el Universo se encarga de regresárnoslo; es un mensaje del corazón que se envía al inconsciente y éste lo transmite a planos espirituales mayores, que se traduce en términos de abundancia y abastecimiento”.

Por ello no es de extrañarse que personalidades como Bill Gates, Carlos Slim o Jeff Bezos siempre tengan más de la cuenta. En ese sentido, Elizabeth Lloyd comparte lo valioso de donar: “La pandemia nos demostró que ser solidarios con causas o proyectos nobles contribuye al florecimiento de todos”. Y coincidimos con ella.

Elizabeth Lloyd FUNDADORA DE OJO7 ojo7.com / Héctor Sosa CREADOR DEL PODCAST ADIÓS A TU JEFE adiosatujefe.com

En esta nota

  • ahorros
  • finanzas
  • prosperidad
  • salud financiera

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Encuentra moda, belleza, realeza, entretenimiento y estilo de vida.

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Ranking

Más de