5 hábitos millonarios para recuperar tu confianza financiera

La libertad financiera no se alcanza hasta que amasas una fortuna, pero debes adoptar prácticas cotidianas que te llevarán al objetivo.

Por reginab

- 31/08/2021 03:51
null

La libertad financiera no se alcanza hasta que amasas una fortuna, pero debes adoptar prácticas cotidianas que te llevarán al objetivo.

De acuerdo con Thomas C. Corley, autor de Cambia tus hábitos, cambia tu vida, el factor determinante que ayudó a una buena parte de los actuales millonarios autodidactas a construir sus fortunas es la adopción de “hábitos millonarios”. Se trata de una serie de prácticas que realizan de manera cotidiana y que, a la larga, les han ayudado a incrementar su resilencia y disciplina. Pero ¿cuáles son y cómo podemos llevarlas a cabo? Presta atención a tu nueva rutina financiera.

Te puede interesar: Tips y estrategias para que tus hijos sean hábiles con las finanzas

1. Cambia de mentalidad

Si piensas que el dinero es una fuente de conflictos y, por ende, crees que es ‘malo’, tu relación con tus finanzas siempre será nociva. Por el contrario, si tu aproximación con él es neutra o positiva, los ‘problemas financieros’ nunca van a convertirse en una fuente de estrés.

Hábito a adoptar: Durante los próximos 30 días tómate un par de minutos para evaluar tus creencias alrededor del dinero y los hábitos que has adquirido gracias a ellas. ¿Evitas revisar tus facturas del mes hasta un día antes de la fecha de pago? ¿Cada gasto que realizas te hace sentir culpable? Éstas son señales de que tu relación con el dinero debe ser reevaluada.

2. Lleva un registro de todo lo que gastas

No es que requieras un aumento de sueldo de emergencia, tu problema es que no sabes qué compras. Recuerda que cuando se trata de calcular tus gastos todo suma, por más insignificante que parezca. Si no tomas conciencia y controlas esos pequeños gastos ‘hormiga’ nunca habrá sueldo que te alcance.

Hábito a adoptar: Registra todos tus gastos diarios durante 30 días usando alguna de las aplicaciones que existen para este propósito, como Monefy. Sé minuciosa a más no poder: café, víveres, alcohol, renta, revistas, Netflix… Todo debe de quedar registrado.

3. Blinda tu cerebro contra las ‘ofertas’

Todas hemos estado en la siguiente situación: estás en el súper y un anuncio te comunica que hay un 2×1 en tu marca preferida de shampoo. De inmediato tomas dos botellas… sólo para descubrir en la caja que tu total excede lo que pensabas gastar. Éste es un excelente ejemplo de cómo la palabra ‘oferta’ sabotea por completo tu capacidad de decidir analíticamente. ¿El resultado? Finanzas fuera de control.

Hábito a adoptar: Cada que te encuentres con una rebaja ‘irresistible’ analiza si realmente se trata de una para tu situación. Si la tienda en la que vas a comprar unos jeans (que necesitas) tiene una promoción de envío incluido al gastar una cierta cantidad, pero el precio se encuentra por debajo… entonces la ‘oferta’ no te beneficia, pues estás gastando más por artículos que originalmente no planeabas comprar.

Lee: Actitud positiva: Sé optimista y mejora tus finanzas

4. El valor de las cosas no sólo es monetario

Cuando nos ofrecen algo gratis nuestra primera reacción es aceptar. Sin embargo, en la vida (y economía) nada es gratuito.

Hábito a adoptar: Antes de aceptar cosas ‘gratis’, pregúntate qué es lo que vas a emplear si aceptas la oferta: ¿tiempo?, ¿esfuerzo?, ¿energía? Para muestra, un botón: si te inscribes al webinario gratuito de tu influencer favorita probablemente tu tarjeta de crédito no va a verse afectada; sin embargo, ¿vale la pena que inviertas dos horas de tu día en este acto? La decisión es tuya.

5. Dile sí a los gastos calculados

Lo primero que tendemos a hacer al momento de que estamos ahorrando es negarnos a hacer gastos ‘innecesarios’. En esta categoría no solamente entran las salidas al cine semanales, sino también los cursos, viajes, consultas con el nutriólogo o incluso las membresías del gimnasio. Sin embargo, en un plan de ahorro bien concebido muchos de estos gastos sí que tienen cabida. ¿El secreto para saber si puedes permitírtelos? Calcula el valor que te aportarán.

Hábito a adoptar: Cada que te enfrentes a una compra importante pregúntate por el valor real del objeto a adquirir. ¿Dudas si inscribirte o no a un curso? Con el propósito de decidir asertivamente, determina qué añadirá a tu vida: ¿Más clientes para tu negocio? ¿El dominio de una nueva habilidad que después podrás monetizar? Si el objeto a adquirir promete ofrecerte un valor real, entonces es un gasto útil.

Por: Nara López Contreras

En esta nota

  • bienestar económico
  • economia
  • educación financiera
  • finanzas
  • gastos

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Encuentra moda, belleza, realeza, entretenimiento y estilo de vida.

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Ranking

Más de