Amores e influencia en la moda; conoce todo sobre las últimas reinas persas

Las 3 esposas de Mohammad Reza Pahlaví, el último sah de Irán, tuvieron una vida difícil. Conoce a Fawzia, Soraya Esfandiary y Farah Diba.

Por reginab

- 31/08/2021 03:55
null

Las 3 esposas de Mohammad Reza Pahlaví, el último sah de Irán, tuvieron una vida difícil. Conoce a Fawzia, Soraya Esfandiary y Farah Diba.

La historia de las reinas persas que a pesar de su belleza, vivieron momentos difíciles. Las tres fueron esposas del último sah de Irán: Mohammad Reza Pahlaví. Los problemas rondaron entre poderle dar, o no, un heredero. ¿Quién lo logró al final? Conoce a Fawzia de Egipto, Soraya Esfandiary y Farah Diba.

Como quizá ha sucedido en el origen de todas las casas reales, la Pahlaví, la última en reinar en Irán, provino de un hombre común que supo llegar al poder. En este caso fue el general Reza Shah y lo hizo con un golpe de Estado, en los años 20, a Ahmad Shah Qayar, sah de Persia. Reza Shah cambió el nombre del país de Persia a Irán y creó un apellido para su familia, Pahlaví, con el que conocimos a su famoso hijo, Mohammad Reza Pahlaví. Fue el segundo y último sah de esa dinastía y del país, derrocado en 1979.

Con el objetivo de legitimar su estatus como royals y dejar herederos, Reza y después Mohammad mismo buscaron esposas para este último. Por cierto, algunas de ellas fueron las mujeres más bellas, nobles y glamurosas.

Te puede interesar: La maldición de Sissi Emperatriz. Una historia de amor y tragedias

1er esposa: Como una estrella de cine

Era perfecta para ser reina por su porte, educación esmerada (en Suiza) y cosmopolitismo (a menudo viajaba a París y Londres y se vestía con ropa de diseñador).

A los 18 años, Fawzia, hija de Fuad, rey de Egipto, se convirtió en la candidata ideal del sah Reza Pahlaví para que su hijo y heredero se casara. Y enlazara a su casi recién creada monarquía con realeza de más abolengo y antigüedad para refrendarse en el poder.

(Foto: Getty Images)

El matrimonio con Mohammad, el 16 de marzo de 1939, cumplió los requisitos para una infeliz vida en común. Fue arreglado, los novios se conocieron un mes antes de la boda, sus culturas e intereses eran distintos, y ambos pertenecían a diferentes alas del Islam, pues ella había sido criada en la rama sunita y él, en la chiita.

Así que Fawzia nunca se adaptó a la austera corte iraní, diferente a la suntuosa de Egipto. Dejó de estudiar la lengua persa, por lo que hablaba con su esposo y colaboradores en francés. No obstante, los primeros meses de casados fueron agradables, y en 1940 tuvieron una niña, Shahnaz, quien no podría ser heredera al trono debido a su sexo.

Para 1941, el sah había abdicado a favor de Mohammad. Con su ascenso al trono, ella fue nombrada emperatriz y en 1942 apareció en la portada de la revista Life, que la llamó “La Venus de Asia”. Su belleza fue comparada con la de divas del cine como Vivien Leigh.

Nada la hizo feliz. Se dice que se la pasaba jugando cartas en su cama, que se bañaba en leche, que solía gritar por los pasillos de su palacio lo aburrida que se sentía y que no se llevaba con su suegra y su cuñada, la melliza de Mohammad. Y aunque esta actitud parezca excéntrica, detrás de la joven vivía una depresión tan fuerte que, cuando un emisario de la corte egipcia reportó el estado de Fawzia (delgada y ojerosa), su hermano Fuad, quien ya era rey, mandó por ella. En su país, la reina recuperó la sonrisa y su sofisticado estilo de vida. Sin embargo, dejó a su hija en Irán al cuidado de su familia paterna.

Ante la evidencia del fracaso matrimonial, Fawzia y Mohammad se divorciaron en 1948. Ella conservó el título de reina consorte y lo mejor de todo es que al año siguiente se casó por amor con un militar egipcio noble, con quien tuvo dos hijos. Luego de algunos años de exilio y el derrocamiento de su hermano, Fawzia regresó a su amado Egipto, donde murió en 2013, a los 91 años. El que continuó en su búsqueda de la reina ideal fue Mohammad, y no tardó en encontrar a una nueva candidata.

Te puede interesar: La reina Carlota de ‘Bridgerton’ sí existió, y estos son los datos más interesantes

2da esposa: ¿El verdadero amor del sah?

Con su siguiente esposa tampoco empezó de la mejor manera, pues la eligió luego de verla en un álbum de fotos. El turno fue de Soraya Esfandiary, hija del jefe de una importante tribu iraní que había sido embajador en Alemania. No hubo cortejo ni noviazgo, sólo la petición de él de ser su esposa con un diamante de 25 quilates. Esto habría parecido una receta para el desastre, pero no fue así, al menos al inicio.

(Foto: Getty Images)

La boda se celebró el 12 de febrero de 1951, luego de posponerse dos meses porque Soraya enfermó de fiebre tifoidea. Ella usó un diseño de Christian Dior de lamé plateado, con 6 mil diamantes y 20 mil plumas blancas. Se enamoró de Mohammad desde el principio y era correspondida, pero pasaron los años y no se embarazaba. Acudieron con reconocidos ginecólogos, pero fue inútil.

Al cabo de siete años, Mohammad puso a Soraya en la siguiente disyuntiva: aceptar que él tuviera otra esposa cuya fertilidad estuviera garantizada, o repudiarla… En sus memorias, ella expresó que había sacrificado su propia felicidad al aceptar el repudio.

En 1958 se decretó el divorcio. Soraya recibió el título de princesa imperial, una fortuna (en disputa hasta hace poco) y un pasaporte diplomático que la llevó a su siguiente aventura, como una socialité del jet set europeo que intentó ser actriz. Soraya siempre se refirió al sah como su marido, “ya que ha sido el único con quien me he casado”, decía. Aunque tuvo otra relación importante con un director de cine pero era casado y murió en 1972.

No obstante, el sah siempre estuvo pendiente de Soraya. Por ejemplo, Hello! publicó una entrevista con él en 1966 en la que reconocía que pensaba mucho en ella. Además, el actor español José Luis de Vilallonga, su coprotagonista en I tre volti, expresó que ella y el rey iraní estaban enamorados aún. Y que este último mandó un emisario al rodaje para decir que nadie podía tocar a Soraya. Y ello sucedió en 1965, cuando Mohammad ya estaba casado con su tercera esposa.

Lo amé con desesperación, pero al final venció la razón de Estado”, dijo Soraya en sus memorias. Desde esa época se le conoció como la princesa de los ojos tristes. No volvió a casarse y murió en 2001, a los 69 años, en París.

3ra esposa: Un amor que fructificó

El sah no podía perder más tiempo para tener un heredero. Habían pasado 20 años desde su primer matrimonio y Shahnaz, la hija que tuvo con Fawzia, no podía ser reina. Lo curioso fue que conoció a su nueva esposa a través de ella.

La joven Farah Diba estudiaba arquitectura en Francia. En sus vacaciones de 1959 en Irán fue a renovar su beca con el ministro de Relaciones Exteriores, Ardeshir Zahedí. Quien la invitó a tomar el té con su esposa, dos años menor que ella. Se trataba de la princesa Shahnaz.

(Foto: Getty Images)

¿Casualidad? El día que Farah Diba fue a su casa, el sah visitó a su hija. Al poco tiempo, ella recibió una invitación para cenar en el palacio real. Se casaron el 21 de diciembre de 1959.

Su vestido de novia fue un Dior exclusivo y eligió al joven Yves Saint Laurent para hacerlo con hilos de plata bordado con motivos persas, strass y perlas de imitación. “Sabía que las costureras habían cosido en azul uno de los dobladillos para que las hadas buenas dieran por fin al rey aquel hijo varón que esperaba”, narra en sus memorias.

Y al parecer surtió efecto porque a los 10 meses nació el heredero, Reza Ciro. Después llegaron Yazmin, Alí y Leila. Farah Diba apoyó a su esposo a conseguir una imagen moderna de Irán. En 1971 conmemoraron los 2 mil 500 años de la fundación del imperio persa gracias a un evento con royals de primera línea y famosos. La fastuosidad fue tal, que Jaime Peñafiel (periodista experto en realeza que cubrió el evento) expresó: “Fue el mayor de todos los banquetes del siglo y es posible que uno similar nunca sea organizado otra vez”.

Parecía que por fin todo le salía bien al sah. Sin embargo, el malestar social provocado por la pobreza en la que vivía la mayor parte de la población hizo que estallara la revolución de 1979 que impuso una república islámica.

La familia real salió del país y peregrinó (con toda su fortuna) por varios países, incluido México, hasta la muerte del sah por cáncer en 1980, en Egipto. Tras lo ocurrido, la exreina y sus hijos se establecieron en Estados Unidos, pero ella sufrió dos duros golpes más. El primero fue la muerte de Leila por sobredosis, en 2001. En 2011, Alí se suicidó.

En entrevista con Bunte, Farah Diba, hoy día de 82 años, dijo que ambos padecían depresión. Además de que el exilio y lo mal que se hablaba de su padre los afectó gravemente. “Pero en el exilio he aprendido a no compadecerme”, concluyó la última reina persa.

Te puede interesar: Lookalike: Princesas de Disney vs. Reinas de la vida real

Los herederos del sah

LA HIJA DE FAWZIA

• Shahnaz, 1940. Vive en Suiza desde la revolución de 1979. De su primer esposo tuvo una hija; con el segundo tuvo dos, un hombre y una mujer.

LOS HIJOS DE FARAH DIBA

• Reza Ciro Pahlaví, 1960. Es piloto y politólogo. Vive en Estados Unidos y tiene tres hijas:

• Yasmin Farahnaz Pahlaví, 1963. Tiene licenciatura en Artes y maestría en Psicología. Es soltera y no tiene hijos.

• Alí Reza Pahlaví, 1966-2011. Era apasionado de la cultura de su país; estudió Artes y Filosofía. No se casó pero tuvo una hija, que nació en 2011.

• Leila Pahlaví, 1970-2001. Trabajó como modelo. Sufrió problemas psicológicos, por los que estuvo internada varias veces. No se casó ni tuvo hijos.

Por: Sandra Meneses Morales

En esta nota

  • Farah Diba
  • Fawzia de Egipto
  • Persia
  • realeza
  • reinas persas
  • Soraya Esfandiary

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Encuentra moda, belleza, realeza, entretenimiento y estilo de vida.

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Ranking

Más de