La ciencia del amor: te explicamos (en la medida de lo posible) cómo funciona el enamoramiento

Polos opuestos, elevar la chispa y qué es la química. Resumimos un poco cómo funciona el enamoramiento y qué esperar de éste.

Por reginab

- 31/08/2021 04:13
null

Polos opuestos, elevar la chispa y qué es la química. Resumimos un poco cómo funciona el enamoramiento.

Por: Jessica Moreno

¿Es verdad que los polos opuestos se atraen? ¿Por qué nos gusta cierto tipo de persona? ¿Qué rol tiene mi cerebro en esto? Intentamos descifrar el enamoramiento, con mariposas en el estómago y mejillas sonrojadas incluidas, respondiendo a éstas y otras preguntas del corazón.

A la chispa de atracción que puede surgir con la persona menos esperada y en el momento más sorprendente le llamamos química. Una palabra compleja que nos puede llevar por caminos imprevistos, desde el “polos opuestos se atraen” hasta salir con alguien que no encaja con las características físicas o de personalidad que teníamos en mente.

Recomendado: Erotismo en casa: 5 hábitos que potencian y reaniman tu fuerza sexual
(Foto: Getty Images)

El amor es esa caja de chocolates en la que nunca sabes qué te va a tocar… o eso creíamos hasta ahora

La doctora Helen Fisher, autora del libro Anatomy of Love, realizó imágenes por resonancia magnética a personas enamoradas. Descubrió que cuando les mostraban fotos de sus parejas, las zonas de motivación y compensación del cerebro se iluminaban. Esto quiere decir que sus cuerpos se estaban inundando de hormonas que a nivel físico los motivaban a sentirse felices en presencia del otro.

Pero ¿cómo llegaron a este punto de felicidad? Aunque los deseos del corazón continúan siendo en gran parte un misterio, su laboratorio arrojó un poco de luz al porqué decide tomar cierta ruta.

Después de llevar a cabo un estudio en 40 mil solteros para su libro Why Her? Why Him?, Fisher separó en cuatro categorías los modelos de pensamiento y comportamiento, dos neurotransmisores (dopamina y serotonina) y dos hormonas (estrógeno y testosterona). Y a cada una le otorgó una constelación de rasgos de personalidad:

1. Dopamina “explorador”. Se conforma por aquellos que adoran los riesgos, son curiosos por naturaleza, energéticos, creativos y están en busca de novedades.

2. Serotonina “constructor”. Son precavidos, amantes de las costumbres, respetuosos de la autoridad y siguen las reglas.

3. Estrógeno “negociante”. Tienden a ser muy empáticos, confían en los demás y saben expresar sus emociones.

4. Testosterona “director”. Son analíticos, lógicos, directos, pueden tomar decisiones rápidas y pueden ser algo escépticos.

Las personas ricas en dopamina y serotonina se sienten atraídas por gente de su mismo grupo. Mientras que el estrógeno busca a la testosterona y viceversa.

“Los constructores se enamoran entre ellos porque ambos son tradicionales, del tipo que puede tener un matrimonio de 50 años con cinco hijos.

El negociante y el director necesitan las habilidades del otro, porque el indeciso debe decidirse y el rudo busca un corazón más amable”, dice Fisher. “A nivel evolutivo, la atracción entre los exploradores es la más curiosa, porque ¿quién va a ocuparse del bebé si ambos están escalando el Everest? Pero veo la estrategia Darwiniana: crear nuevos humanos con diferentes patrones, que se adapten a todo, porque así hay más variedad genética”.

(Foto: Getty Images)

Fisher asegura que todos tenemos características de los cuatro grupos, pero siempre hay un par más dominante

La química surge cuando dos personas empatan en el mismo grupo de neurotransmisores y encuentran a su opuesto en hormonas.

“Si quieres llevarte con un director, pregúntale lo que piensa; para conquistar a un explorador, pregúntale lo que hace; si quieres tener una relación con un constructor, pregúntale lo que sabe, y si quieres llevarte bien con un negociante, pregúntale lo que siente”.

Te puede interesar: El erotismo en tiempos revueltos. Cómo mantener la llama prendida en cuarentena

Las leyes de la atracción

En este juego de química, “puede que a veces te enamores de alguien que no siente lo mismo por ti y por razones que no tienen nada que ver contigo. Se trata de la manera en que está conectada su mente”, explica la autora. También asegura que no hay un modo 100% eficaz de predecir la compatibilidad de una pareja hasta que tenemos a la persona en frente y compartimos algunos minutos con ella. “Pero al menos entendemos más qué papel juega el temperamento”.

La compatibilidad llega después de la química, no hay que confundirlas. La primera es la plataforma sobre la cuál despegan las relaciones, la segunda determina si podrán volar por largo tiempo.

La compatibilidad, a su vez, se compone de dos elementos, la confianza y el compromiso. Y este par sólo llega con el tiempo, tras haber pasado experiencias positivas y negativas juntos. En muchos casos, la química arrolladora puede hacer que pases por alto los intereses y valores que tienes o no en común con alguien. Presta atención a comprometerte sólo si logras la compatibilidad.

Estudios sociológicos aseguran que tendemos a enamorarnos de personas del mismo nivel socioeconómico, grado de inteligencia y de una belleza similar. Al analizar estas bases y las características de cada grupo puedes hacer una predicción de si la persona por la que sientes chispas podrá corresponderte. Y, más importante aún, si hay potencial de sostener una relación sana a la larga.

(Foto: Getty Images)

La química con el tiempo

El autor y doctor de Tell Me What You Want, Justin Lehmiller, está consciente de que el coctel de hormonas disminuye su intensidad con los años, es entonces que una pareja puede confundirlo con el desenamoramiento, “pero no significa que exista un problema en su relación, tampoco hay necesidad de entrar en pánico si de repente surge química con otra persona”, explica, “puedes estar simultáneamente comprometida con tu pareja y sentir atracción por alguien más”.

Las regiones del cerebro que dirigen el amor romántico y el deseo sexual operan de manera independiente pero en conjunto, por lo que se pueden confundir muy fácilmente.

Recomendado: 21 preguntas que debes hacer para saber si hay química

La pregunta del millón: ¿cómo recuperar la chispa?

Casi con seguridad, tus valores, creencias, composición química y características de personalidad no cambiarán 180 grados con los años. Sólo que las parejas que han estado mucho tiempo juntas se acostumbran y hasta cierto punto están aburridas. Pero el cerebro sigue sintiendo atracción por el mismo conjunto de rasgos.

Ya los tienes, sólo es cuestión de despertarlos, recuerda cómo conociste a tu pareja y qué es lo que hacían en esos primeros meses juntos (más allá del sexo, piensa sobre todo en experiencias).

Por ejemplo, si eres exploradora, será fácil encontrar métodos de seguir por este camino viviendo aventuras. Si eres constructora, crea rituales en casa. Así como pasaron tiempo hablando para conocerse, programen pláticas para contarse sus visiones del mundo, qué opinan de temas de actualidad, su opinión de otras personas, pregúntense cosas profundas.

La química reaparece cuando, de nuevo, te das cuenta de que sus rasgos empatan. Finalmente, pongan a fluir la dopamina, la cual sólo se estimula cuando intentan cosas diferentes —desde una clase de cocina hasta un viaje. Este neurotransmisor es la puerta de entrada a todo el flujo de químicos.

SIGUE LEYENDO:
Tips de los famosos para un matrimonio a prueba de infidelidad
La clave para mejorar tus relaciones sexuales está en tu respiración. Descubre la razón

¿Conoces los 5 lenguajes del amor? Te decimos cómo ponerlos en práctica

En esta nota

  • amor
  • enamoramiento
  • matrimonio
  • vida en pareja

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Encuentra moda, belleza, realeza, entretenimiento y estilo de vida.

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Ranking

Más de