La importancia de la mantita del apego (o cualquier otro objeto que tu hijo AME)

Hablemos sobre las razones del por qué no deberías quitarle a los niños su objeto de apego y la importancia de tenerlo.

Por reginab

- 31/08/2021 03:59
null

Hablemos sobre las razones del por qué no deberías quitarle a los niños su objeto de apego y la importancia de tenerlo.

Es probable que hayas notad que tu hijo tiene un gran aprecio hacia un objeto en particular; ya sea una mantita, juguete, oso de peluche, almohada, cojín y demás. Bueno, pues estos se llaman objetos de apego y son muy necesarios para hacer sentir seguros a los niños.

Recomendado: Cómo saber si tu hijo pasa demasiado tiempo con dispositivos

Su mantita puede ser un objeto de consuelo

No importa que dicho objeto esté un poco dañado, roto o haya perdido su encanto, pero es algo que tu pequeño eligió para estar acompañado.

Muchos bebés se encariñan en sus primeros años, pero cuando crecen, siguen inseparables. En otras ocasiones sucede lo contrario, porque se separan. Pero mientras no lo suelten, se recomienda no quitárselos a la fuerza. Esto ya que les ayuda en la etapa de desarrollo y de paso a la dependencia, pues les otorga una sensación de mamá. También se le conoce como objeto transicional.

A qué edad llega y ‘se va’ el objeto de apego

De acuerdo con la psicóloga y psicopedagoga Alejandra Libenson, aparece entre los siete y ocho meses, cuando llega la independencia a su mamá.

(Foto: Getty Images)

Luego, a los 2 años, vive nuevas experiencias que aumenten el apego con su objeto. Y normalmente, entre los 3 y 4 años va perdiendo protagonismo. Pero esto depende de cada niño, pues años después podrían sentir la necesidad de vincularse nuevamente con el objeto, si se sienten angustiados o cursando situaciones extremas (la llegada de un hermano, mudanza, enfermedades, etc).

Lee: ¿Hijo obsesionado con dinosaurios? Entonces es un niño más listo, dicen los expertos

De dónde surge el concepto

El Dr. Moises Chencinski acuñó el concepto de objeto transicional en los cincuenta a partir de las observaciones de bebés y el uso que le daban a los primeros objetos. El experto señaló que «el objeto le permite al niño renunciar a la posesión omnipotente de mamá, conservando algo de ella».

Y la mantita del apego (u osito o almohada) no solamente es una pieza que hace más fácil la independencia de la madre, sino que facilita el reconocerse como un ser distinto a su mamá y a reconocer su realidad externa. Porque su objeto transitorio le dio pautas para crecer seguro.

En esta nota

  • cuidado de bebés
  • desarrollo de bebés
  • familia
  • infancia
  • infantil
  • mantita del apego
  • niños
  • objeto transicional

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Encuentra moda, belleza, realeza, entretenimiento y estilo de vida.

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Ranking

Más de