La maldición de la dinastía Grimaldi por la que nunca serán felices en el amor

Conoce la historia, árbol genealógico y los descendientes de la familia Grimaldi de Mónaco que ha estado bajo una maldición desde hace años.

Por melissa

- 31/08/2021 04:04
null

Conoce la historia, árbol genealógico y los descendientes de la familia Grimaldi de Mónaco que ha estado bajo una maldición desde hace años.

Los Grimaldi han revalidado su título de Familia Real con más permanencia en el trono, y las vidas de los seres que han formado parte de ella han estado salpicadas de historias escandalosas y trágicas, que incluyen una triste maldición.

La dinastía más antigua de las monarquías europeas

Localizado entre el Mar Mediterráneo y Francia, sobre la Riviera Francesa, el estado de Mónaco con poco más de 35 mil habitantes se ha convertido en el micropaís con la dinastía más antigua de Europa.

La familia Grimaldi lleva más de 700 años reinando en este Principado y sus generaciones han estado colmadas de personajes protagonistas de todo tipo de escándalos.

Para los que hemos vivido en alguna de las décadas de mediados hasta finales del siglo XX, están muy frescos en nuestras mentes los amoríos y las tragedias de sus integrantes menos antiguos.

Sin embargo, hay mucha más historia, pues hasta la toma del señorío de Mónaco en 1297 fue maquiavélica.

Foto: Getty Images

Monarquía de Mónaco manchada de sangre

Cuenta la leyenda que la noche del 8 de enero de ese año, el guerrero genovés, François Grimaldi, se disfrazó de monje franciscano y convenció a los guardianes de la fortaleza del peñasco de Mónaco, que se levantaba donde ahora es el palacio de Le Rocher, para que le dieran refugio.

Apenas entró a este lugar en poder de los gibelinos, partidarios del emperador germánico, les cortó la garganta.

Sus soldados entraron de inmediato y tomó el control, comenzando ahí la larga trayectoria del principado monegasco aún vigente.

La maldición de la dinastía Grimaldi por la que nunca serán felices en el amor

Desde entonces, parece que la saga de la familia Grimaldi ha pagado un karma demasiado caro.

La historia, que debería ser como un cuento de hadas glamoroso, fantástico y, hasta cierto punto envidiable, con sus reyes, reinas, príncipes y princesas, ha tenido muchos finales trágicos.

De hecho, narra la leyenda que una amante flamenca de Rainiero I se sintió tan furiosa cuando él la dejó plantada, que le lanzó una maldición:

«Ningún Grimaldi encontrará felicidad en el matrimonio«.

Y para nada estuvo lejos de la realidad. En 1771, por ejemplo, el parlamento de París pronunció la «separación de cuerpos y de bienes» en favor de María Catalina de Brignole, esposa de Honorato III.

El hijo de la pareja, Honorato IV , tampoco fue dichoso en el matrimonio. Se casó con la riquísima heredera, Louise-Félicité, con quien también estrenó la nueva ley del divorcio.

A Alberto I lo clasificaron de mejor marino que marido tras abandonar a su esposa, María Victoria, para dedicarse a estudiar mapas y libros de navegación.

Cansada, la joven princesa, embarazada del futuro Luis II , escapó de Mónaco y, años después, su unión fue anulada.

Alberto entonces volvió a contraer nupcias, en esta ocasión con Alice Heine, a la que siguió dándole la misma poca atención que a la primera esposa.

Los primeros descendientes de los Grimaldi

En 1793, durante los años de la Revolución Francesa, los Grimaldi fueron destituidos. Pero en 1814, se les restablecen los poderes y derechos soberanos.

En 1856 , Carlos III de Mónaco, padre de Alberto I, asume el poder. Y para evitar que Mónaco perdiera nuevamente su soberanía, según el tratado firmado en 1918 en el que quedaría incorporado a Francia si algún príncipe Grimaldi muriera sin dejar un heredero varón, al príncipe Luis II no le quedó más remedio que ignorar el escándalo que provocaría y reconocer a Carlota, una hija que tuvo extra maritalmente con una cabaretera, pues no podía tener descendencia con su esposa.

La declaró heredera y la casó con el conde Pierre de Polignac y, en 1923, nació el esperado heredero del trono bautizado como Rainiero Louis Henri Maxence Bertrand Grimaldi.

La relación entre Carlota y Pierre era tan insoportable, que optaron por separarse cuando Rainiero tenía apenas 6 años de edad.

El pequeño se repartió entre ellos junto con su hermana mayor, Antonieta , con la que tenía una pésima relación y la que tiempo más tarde denunciara haber sido abusada sexualmente por su propio padre.

La guerra entre hermanos Grimaldi

Al estallar la Segunda Guerra Mundial, Mussolini invadió Mónaco y dicen que los Grimaldi no solamente colaboraron con los fascistas, sino que ayudaron a blanquear el dinero robado por estos y por los nazis.

Ajeno a los turbios manejos de su abuelo, Rainiero comenzó a estudiar ciencias políticas, y en 1942 conoció a la actriz Giselle Pascal.

La hermana de Rainiero le prohibió su entrada al palacio y comenzó a difundir que Pascal era bisexual y estéril.

Fue tanta la presión, que la convivencia duró seis años. Cuando el príncipe Luis II murió en 1949, su nieto Rainiero asumió el poder con el nombre de Rainiero III.

Como era de esperarse, Antonieta le declaró aún más la guerra.

Debido a que el casino de Montecarlo estaba en quiebra, el nuevo sucesor de la dinastía Grimaldi recurrió al armador griego Aristóteles Onassis para que comprara más del 50 por ciento de las acciones, salvándolo de la bancarrota.

Por ese tiempo también quebró la banca de Mónaco y Antonieta, que no perdía tiempo para desacreditar a su hermano, se encargó de difundir que Rainiero pagaba sobornos para que las empresas extranjeras invirtieran.

Era tanto el odio fraterno, que Rainiero evadió su triste realidad creando un zoológico que se encargaba de cuidar personal mente, ¡y hasta llevaba leones a palacio!

¿Cómo se conocieron Rainiero y Grace Kelly?

Como no podía verlo así de mal, su amigo, el sacerdote, Francis Tucker, quien había estado buscándole una buena mujer católica con quien casarse, le dio tres opciones: las estrellas de Hollywood Natalie Wood, Deborah Kerr y Grace Kelly.

Rainiero se decidió por la tercera. En ese entonces, Grace tenía 25 años de edad, había ganado un Oscar, era una de las bellezas más famosas del mundo y su gusto por los hombres mayores horrorizaba a su padre, Jack Kelly, un albañil de origen irlandés que se convirtió en un constructor multimillonario.

Hay que hacer la salvedad de que la diferencia de edad entre Rainiero y Grace era nada más de 6 años.

Fue en la primavera de 1955, cuando Grace Kelly asistió al Festival de Cannes en la Riviera Francesa, que se conocieron durante una sesión de fotos en la que se sintieron atraídos de inmediato.

Luego, cuando ella regresó a los Estados Unidos, se cartearon hasta que descubrieron que se amaban.

Te interesa: Grace Kelly, la actriz que se convirtió en princesa

La boda de Rainiero y Grace Kelly (y el robo millonario de joyas)

Rainiero le dio un inmenso anillo de diamantes de compromiso y la boda se llevó a cabo el 19 de abril de 1956.

Semanas después de ese gran acontecimiento real, todavía la comidilla era la desaparición de joyas de varios invitados.

Carlota, la madre de Rainiero, asistió a la fiesta con René Girier, un conocido ladrón de joyas y todas las sospechas recayeron sobre él, aunque nunca pudo comprobarse.

Igualmente, tampoco pudo confirmarse que la ya convertida en princesa, Grace de Mónaco, se había casado embarazada, pues exactamente nueve meses y cinco días después de la boda dio a luz a su primera hija, la princesa Carolina, casi un año después nació el príncipe Alberto y el primero de febrero de 1965 nació la princesa Estefanía.

Te interesa: Las FOTOS nunca antes vistas de la boda de Grace Kelly y Rainiero de Mónaco

Las infidelidades de los Grimaldi

Ya más apaciguada la pasión entre el matrimonio durante la década del 70, la princesa Grace comenzó a pasar la mayor parte del tiempo sola en un departamento en París.

Hasta se ha llegado a asegurar que empezó a disfrutar de la compañía de hombres más jóvenes que ella, como el director de cine austríaco Robert Dornheim, algo que, supuestamente, Rainiero permitía, mientras el mundo no se enterara.

Igualmente él hacía de las suyas… La propia Grace se refería a “las amiguitas de París” que su esposo visitaba con frecuencia.

«En efecto, a mi marido le gustaría tener un harén, pero aún mayor del que le atribuyen», declaró la Princesa a un periodista pocos meses antes de su muerte. Aun así se amaban.

¿Cómo murió Grace de Mónaco?

El lunes 13 de septiembre de 1982, Grace despertó a sus hijos antes de las nueve de la mañana y se despidió de Al – berto con un “nos vemos luego”.

Se dirigió con Estefanía —aún somnolienta— hacia el automóvil Rover 3500 verde para volver de París a Mónaco.

Trascendió luego que Grace le dio una excusa al chofer de que debía llevar unos vestidos en el asiento trasero y que, por lo tanto, ella manejaría.

En una de las curvas que tomó en la ruta 53, el auto comenzó a zigzagear de un lado al otro de la carretera hasta que siguió de largo rompiendo una de las vallas de protección y cayendo al precipicio.

Estefanía se fracturó una vértebra y fue internada en el hospital Princesa Grace, pero para Grace fue el final de sus días.

Foto: Getty Images

Luego de someterla a una operación, cayó en estado de coma. La familia decidió desconectarla de los aparatos que la mantenían viva de manera artificial y murió.
Rainiero cayó en un profundo estado de depresión y Estefanía, quien se recuperaba, no pudo asistir al entierro de su madre.

Dicen que ella jamás ha podido superar este trauma, los rumores señalan que era Estefanía la que conducía o bien que hubo un altercado entre ellas al momento del accidente. Nunca se ha aclarado.

La maldición que persiste en los descendietes de los Grimaldi

Estefanía de Mónaco (La Grimaldi rebelde)

Después de la tragedia, casi de inmediato, comenzó a alejarse de la vida de palacio para hacer todo lo que le venía en gana.

No estudió ninguna carrera universitaria y decidió probar suerte en el mundo del espectáculo como modelo y cantante, decisiones que la distanciaban de su padre.

Su vida tan errática le ha ganado el apodo de “la Princesa Rebelde”, y sus relaciones sentimentales nunca han sido estables.

La facilidad para enamorarse de su equipo de trabajo y de cuanto plebeyo se topaba en su camino es famosa. Su lista incluye empresarios de dudosa reputación, músicos, modelos y cirqueros.

Foto: Getty Images

Te interesa: Las conquistas de la princesa Estefanía de Mónaco

Con su guarda espaldas Daniel Ducruet se casó y tuvo dos hijos, Luis y Paulina.

Se divorciaron luego de haber salido publicadas unas fotos de Ducruet con una bailarina de striptease belga, pero antes de un año ya estaba con otro de sus guardaespaldas, Jean Raymond Gottlieb, con quien tuvo a Camilla Marie Kelly . Duraron un año.

A sus 38 años de edad volvió a contraer nupcias, esta vez con el acróbata de circo portugués, Adans Lopez Peres , 10 años menor que ella. Se separaron a los 10 meses.

Después de la muerte de su padre, en el 2005, se le ve más tranquila con sus hijos y llevándose muy bien con los padres de estos.

«No fui una rebelde. Era una adolescente y más tarde una joven como otras. Nunca me permitiría juzgar a otros como fui juzgada», dijo Estefanía al celebrar sus 43 años de edad.

Carolina Grimaldi y la maldición en sus matrimonios

Te interesa: Carolina de Mónaco: ¿Marcada por la soledad?

Philippe Junot

En 1978, Carolina había decidido sostener un romance y casarse con el playboy francés con fama de vividor, Philippe Junot, 17 años mayor que ella.

El enlace lleno de infidelidades, sufrimiento y lágrimas duró apenas dos años y fue anulado.

Stefano Casiraghi

Antes de la lamentable pérdida de Rainiero, su hija Carolina había encontrado la estabilidad amorosa junto al que fuera su segundo marido, el multimillonario italiano, Stefano Casiraghi, tres años más joven que ella.

Seis meses después de su casamiento, el 8 de junio de 1984, nació su primer hijo, Andrea Albert Pierre; luego, el 3 de agosto de 1986, Carlota Marie Pomeline y, finalmente, tuvo a Pierre Rainiero Stefano, el 5 de septiembre de 1987.

Una vez más, la maldición de aquella mujer se ensañaba con la familia Grimaldi… El 3 de octubre de 1990, Stefano murió trágicamente en aguas de Montecarlo, a bordo de su embarcación Pinot di Pinot.

Una ola traicionera la volcó cuando participaba en el mundial deoff-shore; su copiloto sobrevivió.

Carolina le había insistido en que no participara y, como era de suponer, el fuerte golpe la sumió en una depresión.

Se dedicó a criar a sus tres hijos con el apoyo incondicional de su triste padre.

Vincent Lindon

Pasado un tiempo, cuando el dolor había mitigado un poco, la Princesa volvía a darse una nueva oportunidad en el amor con el actor francés Vincent Lindon.

Ernesto de Hannover

Luego, en 1996, comenzó su relación con uno de sus amigos de toda la vida, el príncipe Ernesto de Hannover, quien posee los títulos nobiliarios de príncipe de Hannover, duque de Brunswick y Lunenburg.

Y volvió a enamorarse, esta vez ignorando su estatus de casado. El aristócrata decidió divorciarse de su esposa Chantal Hochuli y en 1999 contrajo matrimonio con Carolina, quien ya estaba embarazada de la princesa Alexandra Carlota Ulrike Maryam Virginia.

Tras varios años de aparente estabilidad, y a tres días de la muerte de su padre, Carolina de Mónaco volvió a sentir el terror de quedar viuda una vez más.

Su esposo, entonces de 51 años de edad, sufrió de una pancreatitis que lo tuvo al borde de la muerte. Siempre han sido vox populi los excesos de él por el alcohol y las fiestas.

A esto se añade su temperamento difícil, que lo ha llevado a varias agresiones contra la prensa. El camino junto a él no ha sido fácil, pero Carolina sigue en pie de lucha.

«Es una nueva maldición que la golpea. Está abatida, pero esconde sus emociones», dijo uno de sus allegados cuando Carolina se encontraba en pleno luto por su padre y preocupada por su marido.

Foto: Getty Images

Alberto Grimaldi de Mónaco reconoce su doble paternidad

El mismo día en que terminaba el duelo de la familia Grimaldi por la muerte de Rainiero III y en uno de sus primeros actos como príncipe regente, Alberto de Mónaco reconocía a sus 47 años la paternidad de Alexandre, de 22 meses de nacido, a quien tuvo con una ex azafata de origen togolés.

«Es una paternidad que no había contemplado ni deseado… El niño tiene, por tanto, un padre y no le faltará de nada. Lo cuidaré y lo veré regularmente y le aseguraré la parte que me toca en la educación», dijo. Pero eso no era todo.

Tamara Rotolo, una ex camarera estadounidense casada y con quien tuviera un idilio de varios días en su yate, anunció que el Príncipe era el padre de su hija Jazmín Grace, de 13 años de edad.

Alberto la reconoció un año después. «En un primer momento, el Príncipe quería guardar en secreto su paternidad hasta que Jazmín cumpliera la mayoría de edad.

Pero, debido a los paparazzi que rondan a la joven en Palm Springs, ha decidido reconocer a Jazmín oficialmente.

Por el momento, ella continuará sus estudios en los Estados Unidos, aunque también viajará al Principado para pasar algunas temporadas”, reveló Thierry Lacoste, abogado y amigo del soberano monegasco.

Todo esto causó un revuelo, no solamente por convertirse en padre soltero, sino porque siempre se había especulado sobre sus preferencias sexuales.

Foto: Getty Images

En 2011, Alberto II contrajo matrimonio con Charlene Wittstock, un nadadora olímpica que conoció en el 2006, y que ahora es conocida como Carlina de Mónaco, y la nueva Grace Kelly.

Te interesa: Charlene de Mónaco: la princesa de los looks más míticos y atrevidos

Antes de irte:

Conoce la historia de las joyas más emblemáticas de la realeza

Monarquías abolidas que podrían regresar al trono

En esta nota

  • Dinastía de Mónaco
  • familia grimaldi
  • grimaldi

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Encuentra moda, belleza, realeza, entretenimiento y estilo de vida.

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Ranking

Más de