Los royals noruegos sí se casan por amor. Tres parejas que lo comprueban

El rey Harald de Noruega y sus hijos han tenido romances intensos y, aunque no todo ha sido perfecto, su perseverancia es sorprendente.

Por reginab

- 31/08/2021 04:04
null

El rey Harald de Noruega y sus hijos han tenido romances intensos y, aunque no todo ha sido perfecto, su perseverancia es sorprendente.

El término de febrero es perfecto para recordar cómo el rey Harald desafió a su padre para casarse con una plebeya, o cómo su hijo Haakon incomodó a los noruegos al desposar a una madre soltera, así como la feliz renuncia de la princesa Marta Luisa a sus derechos reales por amor. Lo cierto es que al acabar de leer estos maravillosos y desconcertantes relatos quedará claro que el rey y sus hijos han amado como nadie.

Te puede interesar: Memorias de amor: 7 bodas reales que robaron suspiros
Por: Sandra Meneses

Harald y Sonia

Su historia es la típica de “chico conoce chica”, con el entorno ideal de una comedia romántica: ocurrió a mediados de los 50, ambos tenían 15 años, eran guapos y se conocieron en un campamento de verano.

(Foto: Jørgen Gomnæs / The Royal Court)

No obstante, el final feliz tardó años en llegar porque el joven era Harald, el único hijo varón del entonces heredero al trono. Ella era Sonia, una risueña muchacha hija de un comerciante de ropa; una plebeya en una época en la que era ‘imposible’ que una relación de este tipo terminara en matrimonio.

El noviazgo escandalizó. En 1957 Olaf, padre de Harald, ya era rey y se dice que para disuadir a su hijo de seguir con Sonia, trató de que él y la princesa Sofía de Grecia se comprometieran (se habían conocido en una visita a Noruega). Esto en colaboración con los padres de ella, Federica y Pablo, pero sólo es un rumor.

Otra suposición es que Sonia amenazó con suicidarse si él se casaba con Sofía

Lo que es un hecho es que Olaf envió a Harald de Noruega a estudiar a Oxford cuando éste le comentó que deseaba casarse con Sonia. Era 1958 y el príncipe ya era mayor de edad.

En Reino Unido, Harald se instruyó en Ciencias Económicas; Sonia estudió Diseño de Moda en Suiza, pero enfermó y el príncipe no dudó en dejarlo todo para llevarla de vuelta a Oslo.

Sabes mejor que nadie lo que siento, tanto ahora como en el pasado. Y entiendes mejor que nadie lo que este momento significa realmente”. –Harald a Sonia el día de su boda, el 29 de agosto de 1968

Sin embargo, eso no conmovió al rey Olaf, así que los novios mantuvieron su relación en secreto durante prácticamente 10 años, hasta que Harald amenazó con renunciar a ser rey en un país dominado entonces por la ley sálica.

Fue así que tanto su padre como el Parlamento lo pensaron mejor y accedieron a que la primera plebeya en la historia moderna de Europa se convirtiera en princesa y futura reina del país. Sucedió el 29 de agosto de 1968 ¡y con un vestido diseñado por la novia, desde luego!

Los descendientes de la pareja también han sorteado obstáculos en sus respectivos noviazgos. Y, aunque triunfaron como sus padres, sus historias no siempre han sido idílicas.

Haakon y Mette-Marit

Hasta principios del siglo XXI, al guapo heredero Haakon no se le había visto a una novia tan en serio como Mette-Marit, a quien conoció en un festival de rock en Oslo en 1997, aunque empezaron a salir dos años después.

(Foto: Getty Images)

Nada de esto suena extraordinario teniendo en cuenta la historia de sus padres y la época, en la aparentemente liberal sociedad noruega. Pero al saberse que eran novios sí sucedió lo extraordinario: ¡quienes se opusieron fueron los ciudadanos!

Los motivos, aunque parezcan absurdos, fueron que Mette-Marit era madre soltera, había participado en un reality para conseguir novio, era fiestera y el padre de su hijo estuvo en la cárcel por tráfico de drogas (que ella también consumió).

Así que cuando decidieron vivir juntos el asunto se agudizó y muchos noruegos se escandalizaron, pues era mal visto para un futuro rey y cabeza de la iglesia luterana en su país.

Incluso así, Haakon siguió adelante y anunció su compromiso en diciembre de 2000, después el príncipe dio una conferencia de prensa en la que pidió comprensión a sus conciudadanos y ella ofreció disculpas por su comportamiento de juventud.

La boda se realizó el 25 de agosto de 2001. Nadie entregó a Mette-Marit por deseo de ella; llegó al altar de la mano de Haakon y con su pequeño Marius, entonces de cuatro años. Al final, una gran cantidad de personas salieron a la calle para ver a los novios. Mette-Marit y Haakon se veían radiantes.

Él lloró de emoción y ella no se contuvo al verlo.

A pesar de que no se opuso abiertamente y sus palabras a la novia fueron emotivas (“La reina y yo estamos muy orgullosos de ti y tenemos un gran respeto por lo que significas”), el rey Harald y el gobierno la obligaron a firmar un documento. Para aceptar (en caso de divorcio, infidelidad o disolución) abandonar el palacio sólo “con sus pertenencias”. Además ella y Marius no tendrían trato especial, testamento o renta vitalicia por parte de la Corona.

Nunca he estado tan enamorado… (eres) sensible, entusiasta, perfeccionista y valiente; en otras palabras, una persona maravillosa. Estoy orgulloso de ser el compañero de tu vida”. –Haakon a Mette-Marit en su enlace, el 25 de agosto de 2001

Aunque al parecer la gente la aceptó y la pareja es feliz con sus hijos Ingrid Alexandra (la heredera) y Sverre Magnus, la princesa nunca ha dejado de ser polémica.

Su popularidad sube y baja. Como al inicio de su matrimonio, cuando llegó a ir sin Haakon a una discoteca y exigió a gritos que la dejaran pasar antes que a los demás. O por inscribir a sus hijos en costosas escuelas privadas cuando su esposo estudió en públicas.

En años recientes fue criticada por el poco interés que mostró para asistir a eventos de la Corona. Aunque en 2018 fue diagnosticada con fibrosis pulmonar y entonces disminuyó sus actividades oficiales.

Marta Luisa y Ari

La primogénita del rey conoció al amor de su vida en 1999 gracias a una maestra de la Universidad de Oslo (donde hizo su segunda carrera) que pocos años después se convirtió en su suegra.

(Foto: Getty Images)

El elegido era el joven y atractivo escritor Ari Behn, quien se enamoró de la princesa de inmediato. El asunto es que él cumplía con todos los clichés de los artistas románticos: depresivo, polifacético, alternativo y, por supuesto, le gustaban las relaciones abiertas en el amor.

La hija del rey lo aceptó todo y aunque sus padres lo veían con cautela, abrazaron a Ari. Como con Mette-Marit, el rey tuvo palabras afectuosas para su yerno: “Lo más importante es que haces feliz a Marta”. Lo que no sabía es que la pareja no tendría un final de cuento. Lo peor es que no fue por falta de amor, sino, en gran parte, por la personalidad de Ari.

El 24 de mayo de 2002 se casaron en una ceremonia fastuosa. La princesa renunció a sus derechos reales, que implicaban vivir por su cuenta aunque no abandonar su lugar en la línea sucesoria.

Ari es la persona con más corazón. Está abierto a la vida, es amable y generoso. Se atreve a seguir la vida conmigo y permanecer a mi lado”. –Marta Luisa, el día de su compromiso en 2001

Aun así, el rey envió un comunicado en el que aclaró que su yerno sólo participaría en actos privados y no tendría rol institucional ni con la familia real.

La pareja tuvo tres hijas (Maud Angélica, Leah Isadora y Emma Tallulah) y una serie de altibajos en 14 años de matrimonio. Se divorciaron en 2016 tras la publicación, un año antes, de fotos comprometedoras de él con una bloguera.

No era su primer escándalo, pero fue suficiente para que Marta se cansara. “Es horrible ver que no hay más que hacer…”, dijo la princesa en un comunicado

Él tampoco la pasó bien y describió su divorcio como la muerte. Tres años después, Ari se suicidó el día de Navidad que pasaría con sus hijas y su ex. Royals de Noruega.

Desde 2019, Marta Luisa de Noruega tiene un nuevo novio, un coach de estilo de vida, y se muestra feliz. Sin embargo, tras la muerte de Ari expresó con aflicción: “Duele tanto pensar que dejarías la Tierra. Todos estamos sumidos en una profunda tristeza y dolor”.

¿Qué opinas de las bodas de estos royals de Noruega?

En esta nota

  • Ari Behn
  • Haakon
  • Harald V de Noruega
  • Marta Luisa
  • Sonia de Noruega

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Encuentra moda, belleza, realeza, entretenimiento y estilo de vida.

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Ranking

Más de