Realeza

Ella es "la impostora de la gran duquesa", la mujer que afirmaba ser Anastasia Romanov

Esta es la sorprendente historia de Anna Anderson, la mujer que se hizo pasar por Anastasia Romanov.

Por Regina Barberena Anaya

- 26/07/2022 05:06

Pasar a la historia como la "falsa Romanov" solo sucede una vez en la vida, y esta oportunidad la tomó —casi sin siquiera pedirla— una mujer llamada Anna Anderson (nacida como Franziska Schanzkowska), quien fue conocida como la mujer que se hizo pasar por Anastasia Romanov.

¿Cómo murió Anastasia la princesa Romanov?

Antes de explicar el origen de la mujer que se hizo pasar por una Romanov, primero debemos comprender cómo fue la ejecución de la familia imperial rusaAnastasia Nikoláyevna fue la hija más joven del zar Nicolás II, el último zar de la Rusia Imperial, y su esposa Alejandra Fiodórovna; en vida portó el título de gran duquesa de Rusia, o también fue reconocida como una princesa Romanov.

getty

La familia imperial perdió poder después de la toma por parte de los bolcheviques, y Rusia entró en una guerra civil. Lo único que los integrantes de la familia podían hacer era buscar un lugar para estar "desterrados" pero bajo protección.

Una noche les pidieron reubicarse a un nuevo lugar y fue aquí donde se llevó a cabo la ejecución de todos los Romanov en Ekaterimburgo: entraron ejecutores comandados por el revolucionario ruso Yákov Yurovski y dispararon contra la familia. Tanto los zares como sus hijas y parte de la servidumbre cayeron víctimas de la ráfaga de balas.

getty

Quién era Anna Anderson, la mujer que se hizo pasar por Anastasia Romanov

Hubo muchos rumores de supervivencia y fuga de Anastasia —desde que se instaló en Argentina o que varios rusos le dieron asilo para que no la descubrieran—, y aunque muchas mujeres pretendían hacerse pasar por la gran duquesa, la historia de Anna Anderson fue la más famosa.

getty

Todo empezó cuando una joven de 24 años intentó quitarse la vida al lanzarse de un puente en Berlín, Alemania —situación que no ocurrió ya que la rescataron policías navales. La llevaron a una clínica mental para tratarla, pero jamás reveló su identidad y nadie la conocía.

Tras un par de años en la institución, la nombraron Anna Anderson, y cuando finalmente habló notaron que tenía un fuerte acento ruso (según el equipo médico). Pero sin pedir referencias de nada o nadie, una compañera y paciente psiquiátrica, Clara Peuthert, afirmó que Anna era la gran duquesa Tatiana (la hermana de Anastasia).

Para hacer este asunto aún más grande, Clara le llamó a un conocido de la familia Romanov y sirviente de la reina, el capitán Nicholas von Schwabe, quien aceptó conocer en persona a la mujer de nombre Anna. Éste le pidió a su vez que Zinaida Tolstoy (amiga de la zarina Alejandra) viera a Anna, y por último pidieron la opinión de la dama de compañía, la baronesa Sophie Buxhoeveden: "es demasiado baja para ser Tatiana", declaró Buxhoeveden.

Pocos días después, Anderson habló para expresar, "nunca dije que era Tatiana". Y para 1922 todos los testigos creyeron que Anna era en realidad Anastasia. Ser la sucesora del zar significaba que podía adquirir el dinero de la familia lejos de Rusia.

Desmintiendo a Anna Anderson, la mujer que se hizo pasar por Anastasia Romanov

Dio inicio el procedimiento legal estableciendo que Anna era Anastasia, pero alguien se opuso: el gran duque de Hesse, tío de la gran duquesa, quien persuadió en que esta mujer no era su sobrina. Llamó a un servicio privado para investigarla y descubrieron que su nombre real era Franziska Schanzkowska.

Franziska era una mujer de nacionalidad polaca que trabajó en una fábrica de munisiones durante la Primera Guerra Mundial y se vio envuelta en un accidente aquí mismo: después de que su fiancé murió en campo de batalla, una granada calló en su mano y explotó, dejándole heridas en la cabeza. La declararon como "mujer demente", cayó en depresión y fue reportada como desaparecida en Berlín.

getty

De acuerdo con el libro de Peter Kurth, Anastasia: The Riddle of Anna Anderson, el príncipe Felix Yusupov (esposo de una de las sobrinas del zar Nicolás II) escribió una desastroza prosa sobre la creencia de que Anna era Anastasia.

Reclamo categóricamente que ella no es Anastasia Nikolayevna, sino una osada, enferma, histérica y atrevida actriz. Simplemente no puedo entender cómo alguien dudaría de esto. Si la han visto, estoy convencido de que retrocederían horrorizados en el hecho de pensar que esta espantosa criatura podría ser la hija de nuestro zar.

Anderson/Schanzkowska no era Anastasia Romanov

Aunque años después compararon fotografías y caligrafía —considerando que había similitud—, la verdadera respuesta ante este debate se dio con una prueba de ADN en 1991.

getty

Los cuerpos del zar Nicolás II, la zarina Alejandra y sus tres hijas fueron identificados y exhumados, así que tomaron una muestra de ADN de los Romanov e hicieron lo mismo con una muestra de Anna Anderson.

No emparejaron, y no hubo manera en que reconocerían que Anna estaba ligada a la familia imperial rusa. Y si esta historia fue bienaventurada para alguien, fue para la actriz Ingrid Bergman, pues ganó un Oscar por su papel como Anna/Anastasia en 1956 con la película Anastasia.

En esta nota

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Encuentra moda, belleza, realeza, entretenimiento y estilo de vida.

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Más especiales

Sigue leyendo

Ranking

Más de Realeza