Entretenimiento

Amazonas millonarias

Por vanidades

- 28/10/2021 02:51

Herederas, bellas y aman la equitación

Desde Zara Phillips y Carlota Casiraghi hasta Jennifer Gates… descubre quiénes aman la equitación y participan en competencias ecuestres internacionales

El deporte con más estilo, más elegante y aristocrático ha sido siempre la equitación. Tanto en los espectadores de famosas carreras de caballos -en lugares emblemáticos como Ascot, Longchamps o Churchill Downs- como en los participantes, es fascinante notar la extravagancia de los que disfrutan el mundo de la hípica.

¿Algo curioso y muy interesante? Que en los últimos años se ha desatado un verdadero delirio por los caballos entre las herederas jóvenes, que se han convertido en las nuevas amazonas millonarias. Amar la equitación y participar en competencias ecuestres internacionales es todo un símbolo de estatus. Una señal de concursar en algo muy elitista y sólo al alcance de muy pocos. Basta ver quiénes forman parte de ese grupo social para comprender el nuevo fenómeno: la más visible y más bella de las amazonas del momento es, sin duda, Carlota Casiraghi, hija de la princesa Carolina de Mónaco, quien desde muy jovencita adora los caballos y participa en competencias de saltos.

Apoyada totalmente por su familia, Carlota es, quizás, «la más pobre del circuito hípico», donde vive rodeada de chicas multimillonarias; pero es muy bella, y se ve más linda todavía con su ropa de amazona, diseñada ahora por su patrocinadora: la casa italiana Gucci.

Recientemente la vimos participar, luciendo muy chic, en el Global Champions Tour Show. Cuando no se tiene una carrera o una profesión establecida, esto de los caballos es un hobby-trabajo muy exclusivo, que no paga un centavo y más bien cuesta mucho dinero mantener. Ésto, a las amazonas millonarias las tiene sin cuidado, porque les sobra dinero de sus familias o de sus herencias.

LA ÚNICA HEREDERA DE ARISTÓTELES ONASSIS

Otra amazona (¡no millonaria, sino multimillonaria!) es Athina Roussel Onassis (hija de Cristina Onassis y nieta y heredera universal del legendario armador griego Aristóteles Onassis). Desde que cumplió la mayoría de edad y recibió su herencia, Athina no sólo le dio la espalda a su padre Thierry Roussel y a la nueva familia de él, con quien ella creció en Suiza al morir su abuelo y su madre, sino que se dedicó en cuerpo y alma (muchos dicen que «con exagerada obsesión») a sus caballos.

Como la vida es muy curiosa, fue entre caballos, en unas competencias de salto, que la hasta entonces muy poco feliz Athina encontró el amor y la felicidad al conocer en el 2003 al que es su marido, el jinete olímpico brasileño Alvaro «Doda» de Miranda Neto. Un hombre sin fortuna propia, divorciado, con una hija pequeña, con quien Athina se casó en el 2005. Aunque muchos decían que Doda se había acercado a ella por interés, la verdad es que a su lado la chica ha sido muy dichosa, pues comparten sus vidas y su amor por los caballos.

Athina adora a su marido, a quien mima mucho y a cada rato le regala ejemplares carísimos, que le cuestan ¡miles de dólares! La joven de 27 años (quien ahora se llama Athina Onassis de Miranda) y Alvaro, de 39 años, viven en una gran mansión en São Paulo, aunque pasan la mayor parte del año viajando por todo el mundo. La pareja gasta una fortuna anual en el Global Champions Tour, del que Athina también es patrocinadora oficial, y la parte brasileña del tour se llama en su honor Athina Onassis International Horse Show.

FOTOGALERÍA: LA PASIÓN POR LOS CABALLOS

DEL IMPERIO DE ZARA…

Marta Ortega, la princesa del imperio Zara (su padre Amancio Ortega es el dueño de Inditex y, entre muchas otras compañías, de las famosas tiendas Zara, y uno de los hombres más ricos de Europa), es otra amazona dedicada a su hobby favorito en cuerpo y alma. No sólo coincide a menudo en competencias con Carlota y Athina, sino que su recién estrenado marido es el también jinete profesional Sergio Alvarez (Narciso Rodríguez y ella diseñaron su vestido de novia en marzo del 2012). Ya la pareja se ha unido al grupo de participantes del continuo y larguísimo tour mundial de competencias que nunca parecen terminar.

LA NIETA DE LA REINA Y LA PRINCESA DE JORDANIA

Zara Phillips, la nieta de la reina Isabel II, es otra apasionada de los caballos y una amazona experimentada, y dice que «por un caballo daría la vida». Zara recibe dinero de su madre y de su abuela, quienes la apoyan en todo lo relacionado con la equitación. Creció rodeada de caballos, pues tanto su madre, la princesa Ana, como su padre, el capitán Mark Phillips, adoran los caballos y las competencias hípicas.

En los Juegos Olímpicos en Londres, Zara se convirtió en el primer miembro de la familia real británica en ganar una medalla olímpica, al quedar en segundo lugar en la competencia de equipos del concurso completo de hípica. De esta manera, Zara emuló a su padre, quien obtuvo una medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Múnich, en 1972, un año antes de casarse con la hija de la soberana británica, y logró la de plata en Seúl, en 1988.

La princesa Haya de Jordania, hermana del rey Hussein y cuñada de la reina Rania, es una mujer poderosa. Está casada con el jeque Mohammed bin Rashid Al Maktoum, quien es vicepresidente y primer Ministro de los Emiratos Arabes y el líder máximo de Dubai.

Haya creció acostumbrada al lujo, pero sus intereses van mucho más allá de los palacios o alta costura. La princesa participa activamente en varias causas benéficas y humanitarias, especialmente aquellas que promueven la salud, la educación y los deportes. Atlética y atractiva, ha formado parte varias veces del equipo olímpico de equitación de su país, como en las Olimpiadas de Sidney, en el 2000. Adora los caballos y las competencias ecuestres, y mantiene sus propios establos en la fabulosa residencia que comparte con su marido en Dubai. Haya de Jordania también es presidenta de la Federación Ecuestre Internacional, siendo la primera mujer árabe en ocupar esa posición.

LAS HIJAS DE PAPÁ

El amor por la equitación también lo sienten la poco conocida Jennifer Gates -la hija de 15 años de Bill y Melinda Gates– y Jessica Springsteen (quien lleva cinturones de Hermès con su traje de amazona), la guapa hija de 21 años de Patty Scialfa y de Bruce Springsteen (el cantante, en su último tour mundial recaudó nada menos que 167 millones de dólares). Al parecer, un denominador común entre estas amazonas es tener un papá muy rico.

La revista Forbes reportó que Bill Gates gastó 75 mil dólares en alquilar caballos para que su hija practicara antes de una competencia en Palm Beach, donde la familia alquiló por 600 mil dólares una mansión para vivir durante seis meses, mientras Jennifer se entrenaba.

La equitación es carísima, pues las amazonas tienen generalmente tres caballos (pura sangre para los movimientos coordinados del dressage y otros para competencias de caza y salto), y se calcula que uno que puede competir a nivel Olímpico cuesta entre 1 y 2 millones de dólares, por lo que se considera un deporte de «gran lujo».

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Encuentra moda, belleza, realeza, entretenimiento y estilo de vida.

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Ranking

Más de Entretenimiento