Entretenimiento

El erotismo en el cine

Por vanidades

- 28/10/2021 03:57

Las escenas íntimas siempre han estado en las películas, pero cada vez son más audaces, provocando morbo, interés, curiosidad, escándalo, polémica…

Las numerosas fans de Fifty Shades of Grey, la popular novela erótica de la autora inglesa E.L. James, están impacientes por ver su versión fílmica. Pues bien, no les que- dará más remedio que tener un poco de paciencia, ya que el estreno mundial de la película, que tendrá como protagonista a Dakota Johnson y a Jamie Dornan, está previsto para el 13 de febrero del próximo año.

Mientras tanto, la pregunta es: ¿habrán logrado Dakota y Jamie interpretar de forma convincente los roles de la ingenua estudiante universitaria y de su multimillonario y sádico seductor? ¿Lograrán sus escenas sexuales ser tan intensas como las que se describen en el libro?

El casting para decidir quiénes encarnarían a Christian Grey y a Anastasia Steele dio mucho que hablar. Se barajaron, entre otros, los nombres de Ryan Gosling, Armie Hammer, Chris Hermsworth, Dominic Cooper y Alexander Skarsgård, y también los de Olivia Wilde, Scarlett Johansson, Jennifer Lawrence y Emma Watson.

Finalmente, la hija de Don Johnson y Melanie Griffith -con alguna experiencia como modelo y poca como actriz- y el actor de las series Once Upon a Time y The Fall fueron los elegidos.

Recientemente, el irlandés Jamie Dorman, de 32 años de edad, confesó a la prensa que no le gustaba su físico. Una declaración bastante polémica tratándose del actor que dará vida a un personaje que forma parte de las fantasías y los sueños eróticos de millones de mujeres en todo el mundo.

FOTOGALERÍA: EL AUGE DE CINE ERÓTICO

El boom del erotismo

No cabe duda de que el erotismo está de moda en el cine. Pero no piensen en películas eróticas como aquellas que fueron controversiales en los años 1980, como Nine 1/2 Weeks, con Kim Basinger y Mickey Rourke, o en los 1970, como la legendaria Emmanuelle, que convirtió en un sex symbol a la holandesa Sylvia Kristel.

En los últimos tiempos, el «voltaje» del cine erótico se ha hecho más alto y provocativo. Basta recordar películas como Lust, Caution, de Ang Lee, que escandalizó a más de uno con sus atrevidas escenas sexuales «estilo oriental», protagonizadas por Tony Chiu Wai Leung, el más exitoso actor de Hong Kong, y la jovencita Wei Tang.

Los directores parecen disfrutar dinamitando los prejuicios y, por ejemplo, en Adore, Naomi Watts y Robin Wright interpretan a Lil y Roz, dos mujeres que son amigas de la infancia y que tienen atractivos hijos. Para sorpresa y escándalo de muchas personas, cada una de ellas se convierte en amante del hijo de la otra y ¡todos muy felices!

Recientemente, dos películas han reafirmado el boom del cine erótico. Se trata de la francesa La vie d’Adèle y de la danesa Nymphomaniac. Ambas llevan la firma de directores de culto y han hecho que muchos espectadores se pregunten: ¿cuál es la frontera entre el cine de arte y el cine porno?

La intimidad de Adèle

La vie dAdèle, de Abdellatif Kechiche, director francés nacido en Túnez, narra la relación que surge entre una estudiante de colegio llamada Adèle (Adèle Exarchopoulos) y una joven universitaria llamada Emma (Léa Seydoux). Esta historia ganó la Palma de Oro del Festival de Cine de Cannes y dejó boquiabiertos a todos por el sorprendente realismo de las largas y detalladas escenas de las dos actrices. Steven Spielberg, que fue el presidente del jurado del certamen, declaró que se trata de «una historia de amor profundo y de desengaño profundo», que lo dejó a él y a los otros miembros «impresionados».

De lo que no cabe duda es de que, en materia de erotismo, el cine europeo es mucho más audaz que el de Hollywood. Léa Seydoux aceptó que algunas secuencias de La vie d’Adèle son «muy explícitas», pero se extrañó del alboroto que eso generó en Estados Unidos. «La mayoría de los directores ni siquiera se atreven a pedir las cosas que Abdellatif Kechiche nos exigió, y si lo hacen, son más respetuosos. «¡Estuvimos 10 días rodando la misma escena!», contó Lea.

FOTOGALERÍA: EL AUGE DE CINE ERÓTICO

Adicción aL sexo

Tanto o más discutida que La vie d’Adèle resultó ser Nymphomaniac. Lo cual no fue una sorpresa para los cinéfilos, porque a su director, el danés Lars von Trier, parecen encantarle las polémicas. En el Festival de Cine de Cannes 2011, durante la rueda de prensa sobre su filme Melancholia, protagonizada por Kirsten Dunst y Charlotte Gainsbourg, el director adelantó a los periodistas cuál sería su siguiente proyecto: una película con «sexo» y «muy desagradable».

Von Trier cumplió su palabra: en el 2014, en el Festival de Cine de Berlín, dio a conocer su monumental (cuatro horas de duración) Nymphomaniac. En la película, una adicta al sexo llamada Joe, narra diversos episodios de su vida íntima. El papel de Joe es interpretado por dos actrices: Charlotte Gainsbourg, en su etapa adulta, y Stacy Martin, en su juventud. Ellas están acompañadas por un elenco que incluye a Shia LaBeouf, Christian Slater y Uma Thurman.

Ahora bien, aunque las escenas de sexo son sumamente realistas, los actores «serios» solo las interpretaron parcialmente. En todas esas secuencias se utilizaron como dobles a artistas de cine porno y, mediante la edición y los efectos digitales, el espectador tiene la ilusión de que está viendo «en acción» a los famosos del séptimo arte.

«Filmamos a los doblesde cuerpo, quienes realmente tuvieron sexo, y después a los actores pretendiendo tenerlo. En la postproducción mezclamos digitalmente las dos tomas», explicó la productora Christine Vesth. «Ellos tuvieron sexo», ratificó la actriz Stacy Martin, refiriéndose a los dobles, «y luego nosotros entramos e hicimos lo mismo, pero con la ropa puesta».

Aun así, para los protagonistas, la filmación de Nymphomaniac fue una experiencia dura. «Nadie me había pedido que fuera tan lejos», contó la Gainsbourg, quien durante el rodaje se negó rotundamente a filmar escenas explícitas. «A veces me sentí realmente mal. Nunca había vivido nada tan fuerte. Von Lars lleva demasiado lejos sus obsesiones sexuales».

Otra película que despertó controversia fue 9 Songs, en 2004, del director británico Michael Winterbottom. Sus actores principales, Kieran O’Brien y Margo Stilley, tuvieron sexo no simulado durante las numerosas secuencias eróticas que incluye la trama. Pero esta no es la única vez que ocurre algo así: en 1999, Tom Cruise y Nicole Kidman, quienes estaban casados, también tuvieron intimidad ¡de verdad! al filmar Eyes Wide Shut, con el director Stanley Kubrick.

También en la televisión

Series de televisión como Sex and the City apostaron por el erotismo como un eficaz «anzuelo» para atraer a los espectadores. Recientemente, basándose en personajes de la vida real, Masters of Sex exploró nuevas vertientes del sexo en la televisión. La segunda temporada de esta exitosa serie, que dará inicio el 13 de julio, producida por Showtime, ratifica este boom erótico. Masters of Sex, con Martin Sheen y Lizzy Caplan en los roles de los doctores William Masters y Virginia Johnson, trata sobre los problemas que tuvieron que enfrentar los pioneros de los estudios científicos sobre la sexualidad en Estados Unidos. La calidad, en este caso, está fuera de discusión: en el 2014 Masters of Sex fue candidata al Golden Globe en la categoría de Mejor Serie Dramática…

En fin, que el sexo continúa siendo una de las obsesiones del ser humano… y por eso es un tema que aparece tanto en la pequeña como en la gran pantalla.

VIDEO: EL TRAILER DE FIFTY SHADES OF GREY


Recibe todas las noticias en tu e-mail

Encuentra moda, belleza, realeza, entretenimiento y estilo de vida.

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Ranking

Más de Entretenimiento