Entretenimiento

Hijos ilegítimos, ¿se acabó el tabú?

Por vanidades

- 28/10/2021 06:33
null

Lo que hace décadas se ocultaba como ?algo vergonzoso? ha dejado de serlo… Hoy, muchos emprenden batallas legales para obtener los derechos que, como hijos, les corresponden

En una época, ser hijos ilegítimos era motivo de vergüenza y se ocultaba del mundo. Tanto entre la realeza, como en cualquier familia, era un estigma, y se encubría a veces de forma muy cruel. Por ejemplo, la hermana del actor Jack Nicholson, quien era en realidad su madre, lo ocultó hasta que Nicholson, ya convertido en actor famoso, descubrió la verdad y la hizo pública.

Pero ahora ser hijo ilegítimo no es un problema y nadie guarda silencio al respecto, y hasta se ha convertido en una arma moral para obtener en los tribunales los derechos que les corresponden.

Una de las primeras hijas ilegítimas en ganar la batalla legal fue Paloma Picasso, cuando su padre Pablo Picasso murió sin testamento y las cortes francesas pasaron una ley que protegía a los hijos nacidos fuera del matrimonio. El resultado fue que Paloma, su hermano Claude y su medio-hermana Maya (hija de Picasso con Marie-Thérèse Walter) recibieron millones en efectivo y en valiosos cuadros. ¡Y de ser más o menos pobres, los herederos se hicieron multimillonarios de la noche a la mañana! Recuerdo cuando visité el apartamento de Paloma en Nueva York ?a quien conocí poco después de que recibiera su herencia? y me quedé sin habla ante las maravillas de Picasso que lo decoraban. 

En España, recientemente murió uno de los más famosos bastardos reales (tal como se llamó él mismo en su libro): don Leandro de Borbón, el hijo ilegítimo, junto con su hermana María
Teresa
, del rey Alfonso XIII, quien tuvo un largo romance con la actriz Carmen Ruiz Moragas. Aunque no tenía derecho dinástico alguno, todos sabían quién era y hasta de vez en cuando tenía contactos con su sobrino, el rey Juan Carlos y con el rey Felipe VI. Pero la familia real no fue generosa con el muy extravagante tío ni con sus hijas, y Leandro vivía de lo que le pagaban por salir en programas de TV para hablar de su vida, de la familia de su padre, etc., lo que molestaba mucho a los Borbón. Pero los tiempos han cambiado y cada día hay más casos de ilegítimos que ?salen del armario?.

En Bélgica, Delphine Boël, hija ilegitima del exrey Alberto, recibió el OK de las cortes para averiguar más y conseguir el ADN de su padre. Y en España lo mismo ocurrió con El Cordobés y su hijo ilegitimo, el torero Manuel Díaz, quien mandó a robarle una servilleta para analizar su ADN, lo que obligó que les hicieran el test y así Díaz pudo ganar el juicio. Sí, ya está probado que Manuel Díaz es su hijo, pero el famoso torero de 80 años no quiere saber nada de él. Algo muy triste, ¿verdad?

Los dos hijos ilegítimos del príncipe Alberto de Mónaco no se ocultan y disfrutan una vida muy cómoda con el dinero que les da su padre. Han sido reconocidos por la ley y participarán de su herencia, pero jamás tendrán acceso al trono. Jazmin Grace Grimaldi, de 24 años, es hija de Alberto con la norteamericana Tamara Rotolo, y Alexandre Grimaldi-Coste, de 13 años, hijo de la azafata Nicole Coste, nativa de la República Togolesa. Lo más curioso fue que el 6 de julio de 2005, pocos días antes de ascender al trono monegasco, el príncipe emitió un comunicado aceptando que el pequeño de 22 meses era su hijo biológico. Tanto Jazmin, que vive como una rica heredera entre Nueva York, Mónaco y California, como Alexandre, a quien su padre paga todos sus gastos, tienen relaciones muy estrechas con Alberto. Y hablando de los Grimaldi, Camille Gottlieb es hija ilegítima de la princesa Estefanía con un guardaespaldas. 

Borja Thyssen era hijo ilegítimo de la madre soltera Carmen ?Tita? Cervera con el publicista Manolo Segura, hasta que ella se casó con el multimillonario barón Henri Thyssen-Bornemisza, quien al estar locamente enamorado, adoptó a Borja, de solo 5 años. Ahora Borja es millonario.

En el pasado, la historia de la realeza está llena de hijos ilegítimos. Dicen que Napoleón I tuvo uno con la aristócrata polaca María Walewska: el conde Alejandro Colonna-Walewski, y aunque nunca fue reconocido por el emperador, llegó a ser un personaje en la vida política francesa del siglo XIX. Entre los amores de Enrique VIII, poco se habla de su hijo Henry FitzRoy, que tuvo con su amante Elizabeth Blount. Al admitir su paternidad, el monarca le dio los títulos de primer duque de Richmond y de Somerset.

Lo más curioso es que aunque muchos no eran reconocidos ante la ley, recibían títulos nobiliarios y tierras. Y hasta el día de hoy, grandes fortunas del Reino Unido vienen de antepasados que fueron hijos ilegítimos siglos atrás. Por eso la prestigiosa cadena de TV PBS ha producido un show llamado Lost Royals, que sigue la pista de los ilegítimos de Gran Bretaña. 

NO TE PIERDAS: Los escándolos de la monarquía 

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Encuentra moda, belleza, realeza, entretenimiento y estilo de vida.

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Ranking

Más de Entretenimiento