Entretenimiento

Una entrevista exclusiva con Salma Hayek

Por vanidades

- 28/10/2021 04:49
null

Siempre me pregunto como puedo entender a mis personajes para que otros puedan comprenderlos después

Salma Hayek ya había conseguido la fama en su tierra natal, México, antes de empezar de cero en Hollywood. Después se mudó a Francia, cuando se casó con François-Henri Pinault, el padre de su hija Valentina. Y en el prestigioso Festival Internacional de Cine de Cannes pudieron ver su actuación en el cine italiano con la película "Tale of Tales". La fama internacional de Salma ya no tiene fronteras.

¿Hasta qué punto se siente la presión de representar a las latinas en el resto del mundo?

"Estoy orgullosa de mis raíces, porque significan quién soy yo, pero antes que nada soy mujer y ser humano. Estoy agradecida de tener la posibilidad de representar a tantas mujeres diferentes con mi trabajo. Estaría feliz de protagonizar a un hombre también, si alguien pusiera esa idea en un guión (risas)."

Te mudaste de México a Hollywood antes de ir a vivir a Francia, y recientemente fuiste a filmar una película italiana… ¿Qué lugar en el mundo sientes que es realmente tu hogar?

"Mi hogar es el lugar donde está mi familia. Siempre he amado todos los países que han formado parte de mi vida. De nuevo lo digo, estoy agradecida de venir de donde vengo, pero también por las oportunidades que tengo de experimentar y de mezclarme con otras culturas."

Para que un estudio de cine también se sienta como tu hogar, ¿llevas siempre a tu hija Valentina?

"¡Sí! Fíjate que en la película "Tale of Tales" había una parte horrible donde tenía que comerme el corazón de un monstruo de mar. El director Matteo Garrone quería que el interior del corazón fuera idéntico a uno real, y no solamente de afuera se veía perfecto. Todas las partes eran exactas. Cuando lo mordí te aseguro que ni un doctor hubiera pensado que le faltaba una arteria (risas). Pensé que iba a vomitar. Por suerte, mi hija Valentina estaba en el estudio y cuando miró la escena en el monitor, después de la tercera vez de verme a punto de vomitar, me dijo que si mordía desde el frente podía ir atrás y escupirlo, porque no se vería en la cámara. ¡Me salvó la vida! (Vuelve a reír.)"

¿Cómo logras que un personaje creado por un guionista sea totalmente tuyo?

"No sé… No es una pregunta que me haya planteado alguna vez. ¿Cómo puedo lograr que un personaje sea mío? Es de todos. Siempre me pregunto cómo puedo entender a mis personajes para que otros puedan comprenderlos después. Y en el caso de "Tale of Tales" no me costó tanto, porque ella vive un conflicto que podemos entender muchas mujeres: la obsesión por los hijos. Y no importa que seas mexicana, libanesa o italiana, el amor por un hijo es algo que muchas mujeres pueden comprender. Desde un principio sabía lo que tenía que hacer, era muy fácil. Sentí lo que mi personaje sentía. Solo tenía que mostrar la sensación para ponerla en manos de alguien que iba a hilarlo todo en una película.

Con un cuento de hadas para adultos, muy lejos del cine de Hollywood, el director italiano Matteo Garrone le agregó su particular estilo a la historia de tres reinos vecinos, donde Salma Hayek es nada menos que la reina. Y con un humor muy especial, para que ella quede embarazada, el argumento toma color cuando el rey (John C. Reilly) hace un trato con un misterioso charlatán (Franco Pistoni); pero el rey termina sacrificándose para matar al monstruo marino de un mágico corazón que la reina tiene que comer para que nazca su hijo.

FOTOGALERÍA: Algunos de los mejores instantes y papeles de Salma Hayek

¿Por qué será que en los cuentos de hadas solo le va bien a la gente linda?

"En los cuentos de hadas todo es lindo, pero esta película creo que también se aleja de los cuentos de hadas típicos a los que estamos acostumbrados a ver, donde todo es hermoso y solo la bruja es muy fea… al final, porque al principio suele ser hermosa gracias a sus brujerías. Y supongo que nuestra película es un cuento de hadas diferente. Tiene su propio mundo, con toda clase de personas y criaturas. El contraste de lo hermoso y lo feo es parte del cuento de hadas como "La Bella y la Bestia" o la bruja que busca un espejo para preguntar quién es la más bella. Es cierto que la belleza es parte de los cuentos de hadas, pero nuestro director Matteo Garrone consiguió hacer una película completamente diferente."

¿Qué tan diferente es el italiano Matteo Garrone como director?

"Lo que más me sorprendió, entre tantas cosas, es que a veces hacíamos una escena donde me dejaba improvisar. Después de haber hecho una muy buena, que no eligió, le pregunté por qué y me contestó: "Me gusta, pero creo que ya he visto algo similar antes… no es mío". Esa respuesta, para mí, es lo que define a Matteo.

"Él busca algo único, original. Siempre hablamos de los actores que viven como sus personajes, pero también hay directores como él que se meten en su mundo, viven dentro de la historia de la película. Matteo se concentraba muchísimo y vivía la película hasta que terminábamos el día."

¿Qué tan diferente fue trabajar lejos de Hollywood, para hacer una película italiana?

"Para mí fue bastante diferente, un verdadero desafío fascinante. Valió la pena. Fue emocionante."

¿Por qué?

"Fue un desafío porque, aunque todos los personajes son contemporáneos y nos podemos identificar con algunos de ellos, en cada historia pasa algo que no podrás imaginarte. La película es muy especial. Y aunque sea un cuento de hadas o una fábula, no va adonde los cuentos de hadas o las fábulas suelen ir. Llega hasta lugares únicos, de una forma única. Y el desafío pasó por entender el rol, entenderlo todo, para entrar a ese mundo tan extraño, en la mente del personaje. Como actriz, me gusta adivinar lo que puede estar pensando mi personaje, pero en este caso no podía imaginar lo que pensaba. Fue una experiencia maravillosa, porque me sentí completamente vulnerable con toda clase de emociones y físicamente también, porque hubo escenas que también me exigieron mucho en el aspecto físico."

¿Cuál fue la escena más difícil?

"Aunque no se note en la pantalla, el diseñador Massimo Cantini Parrini había hecho unos vestidos que pesaban más de 30 kilos (66 libras). Y cuando el director quiso que yo fuera por un laberinto, de un lado a otro… tenía que caminar durante 45 minutos con ese enorme vestido pesado, para llegar hasta donde yo quería. En cierto punto ya estaba demasiado cansada, porque habíamos filmado durante ocho o nueve horas. Todos sudábamos, no solamente yo. Y Matteo, el director, me volvió a decir: ?Necesito que vayas a ese lado?. Le dije: ?Pero Matteo, voy a tardar otros 45 minutos, no voy a llegar… Nos vamos a quedar sin luz, va a bajar el sol?. Y me pidió que saltara, pero aunque intenté hacerlo, el vestido era tan pesado, que me quedé atrapada. ¡Me caí al suelo! Y ahí acostada, delante de él, tuvieron que venir tres hombres para levantarme. Fue muy humillante. Sentí que me moría y Massimo gritaba: "¡El vestido! ¡El vestido! Vamos, que se va la luz". Finalmente llegué hasta el otro lado. Ese tipo de desafíos los tuve todos los días, pero fueron emocionantes."

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Encuentra moda, belleza, realeza, entretenimiento y estilo de vida.

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Ranking

Más de Entretenimiento