Detox intensivo (Parte 1): Cuerpo sano y libre de toxinas

Desintoxicarse significa dejar ir todo lo que necesitas, un proceso que envuelve cuerpo y mente y que no puede llevarse acabo en un par de días.

Por vanidades

- 05/10/2021 10:55
null

Desintoxicarse significa dejar ir todo lo que necesitas, un proceso que envuelve cuerpo y mente y que no puede llevarse acabo en un par de días. Te acompañaremos durante ocho semanas en este camino que te hará sentir y lucir mejor que nunca. Al terminar, estarás lista para arrasar en 2019. Las opiniones son muchas, mientras que algunos expertos argumentan que una desintoxicación no es necesaria y que incluso podría ser dañina, otros nos alientan a llevarla a cabo, pues, más que nunca, estamos sometidas a contaminación de diversas fuentes, desde la comida hasta el aire y los productos que utilizamos. En este mundo de sobreinformación tendrás que hacer caso a tu organismo, y para saber qué requiere, conviene hacer del detox un proceso amable, el cual no involucre regímenes extremos, pasar hambre ni lastimarte. El resultado: una renovación interior y la liberación de tus malestares, estrés y con un poco de esfuerzo, hasta esos kilos extra. ¿Lista para empezar?

Cómo saber si necesitas un detox

Primero contesta estas preguntas:

• ¿Te has levantado con sueño a pesar de haber dormido “bien”?

• ¿Te falla la memoria?

• ¿Retienes líquidos?

• ¿Tu piel se siente áspera y sin brillo?

• ¿Sientes que te falta energía?

• ¿Sufres de inflamación en el estómago?

• ¿Tienes acné intermitente?

Resultados

SI RESPONDISTE “SÍ” AL MENOS A TRES PREGUNTAS

Son síntomas claros de que tu cuerpo podría estar saturado de agentes contaminantes, esto de acuerdo con la doctora Sara Gottfried, autora del libro Younger y creadora de un programa para darle reset al organismo. Es importante entender que no llegaste a este punto de saturación de la noche a la mañana y, por lo tanto, tampoco es posible limpiar tu sistema al cien en tiempo récord. Lo que sientes es el resultado de años de malos hábitos o exposición a toxinas de manera voluntaria, tales como el cigarrillo, o involuntaria como los pesticidas, así que no te culpes y mejor lánzate a revertir este proceso.

Para avanzar con pasos, firmes aclaremos estos mitos:

REGLA NÚMERO 1. NO ESTÁS A DIETA

La desintoxicación no equivale a una dieta para bajar rápido de peso (aunque desde luego ayuda), más bien es un método de limpieza. Por lo tanto, los jugos y curas que prometen ʻresetearteʼ en 24 horas no te llevarán muy lejos, es con base en pequeñas acciones diarias que tu organismo vivirá libre de toxinas. No habrá recortes extremos y no pasarás hambre. ¿Por qué? “No es buena idea privar a tu cuerpo de nada, necesita fibras y proteínas a diario”, explica la dietista Joy Dubost, “sí, debes aumentar la ingesta de frutas, verduras y alimentos ricos en fibra, pero no reemplazar con ellos tus comidas”. No nos limpiamos durante una semana para aguantar lo que sea durante el resto del año. Debemos tener constancia.

REGLA NÚMERO 2. NO ES UN PROCESO MÉDICO

“Una de las peores tendencias que he visto relacionadas al detox son los lavados de colon”, asegura la doctora Stephanie Wegner, pues además de que no son necesarios, “te pones en riesgo de infecciones o incluso puedes dañar tus intestinos”. Este tipo de procedimientos suelen ser agresivos con tu sistema, prescinde de ellos, pues por más que Gwyneth Paltrow jure que son lo máximo, la realidad es que los expertos recomiendan limpiar el colon mediante alimentos saludables y no irritantes.

REGLA NÚMERO 3. NO HAY UN BOTÓN DE REINICIO

El detox no es como si encendieras de nuevo tu computadora luego de un fallo para que todo quede en orden. El proceso varía en cada persona de acuerdo con su estado y metabolismo, y no podemos generalizar los resultados. Si alguien te promete renovación al 100% luego de una desintoxicación de ocho días, no le creas. Con el método que te proponemos, quizá empieces a notar cambios en la primera semana y se asienten hasta la quinta; ten paciencia y constancia.

REGLA NÚMERO 4. NO ESTÁS HACIENDO ALGO QUE TU CUERPO NO PUEDA HACER POR SÍ SOLO

“Tu hígado y otros órganos remueven los desechos del organismo de manera natural”, asegura Wegner. Entonces, es verdad que en teoría no necesitamos un detox. “El problema es cuando los cargamos de trabajo y los ponemos a procesar todo tipo de elementos difíciles, como los embutidos, el azúcar o el alcohol; entonces se quedan cortos de energía para cumplir su función desintoxicante”, añade. Es por esa razón que debemos darles combustible con alimentos que los refuercen y disminuir aquello que los está saturando.

* Ya que tienes una idea un poco más clara del proceso es momento de ponerse en acción.

Programa para las semanas 1 y 2

Lo prometido es deuda: no vamos a sacar toda la comida sólida de tu dieta, pero sí haremos una transición hacia un menú más saludable, y para lograrlo…

DIRÁS “ADIÓS” A LOS LÁCTEOS

Aunque no seas intolerante a la lactosa, en mayor o menor grado tus intestinos se inflaman cuando los consumes, porque sus enzimas son difíciles de digerir y te causan gases. Según la Academia de Nutrición y Dieta de Estados Unidos, los malestares no siempre están ligados a alergias, y tampoco es que la lactosa sea mala para el organismo en sí, lo que sucede es que no todos somos capaces de procesar la proteína llamada lactasa que la contiene, y ésta pasa intacta por el sistema digestivo causando todo tipo de incomodidades. Otra desventaja de los lácteos es que, por lo general, son altos en grasa, hecho que se refleja en imperfecciones de la piel.

Queso, crema, mantequilla, helados y yogur son los lácteos más evidentes. Si no puedes cortarlos al 100% de tu dieta, intenta encontrar sus versiones sin lactosa. De acuerdo con datos de la agencia especialista en consumo, Kantar Worldpanel, cada hogar en México bebe en promedio 217 litros de leche al año, así que si optas por una de granos en lugar de la de vaca, habrás hecho un gran avance. Reemplaza la regular de tu café o cereales por una de soya, almendras o nuez.

Aquí unas deliciosas recetas

 CON COLIFLOR Y ACEITUNAS

Marina trozos de pechuga de pollo en aceite de oliva y jugo de limón. Sazona la coliflor con tomillo, pimienta, ajo y un poco de cáscara de limón. Coloca todo en el horno por 50 minutos a 200 grados hasta que esté dorado.

BOWL DE ARROZ VEGETARIANO

Mezcla una taza de arroz salvaje con brócoli y zanahorias asadas, agrega cebollas caramelizadas, pimientos y un poco de ajo. Salpimienta al gusto.

ARROZ AGRIDULCE CON POLLO

Asa el pollo con aceite de coco, agrega pimientos, zanahorias y cualquier otro vegetal que te guste a la sartén. Fríe en la mezcla una taza de arroz precocido, trozos de piña y cilantro. Sazona con un poco de salsa de soya.

PIZZA VEGETARIANA SIN QUESO

Corta champiñones, berenjenas, pimientos, cebollas y zanahorias en julianas. Colócalos sobre tu masa de pizza con salsa de tomate y mételos al horno por 30 minutos a 200 grados. Una vez afuera, agrega espinaca cruda y hojuelas de chile al gusto.

PASTA CREMOSA SIN LÁCTEOS

Haz la salsa dorando ajo y cebolla con un poco de aceite de oliva, añade brócoli y champiñones. Una vez crujientes, vierte leche de soya en la olla, salpimienta y hierve a fuego lento. Esta receta puede usarse con cualquier tipo de pasta y acompañamientos, ya sea pollo o carne.

¡Así de simple, ya pasaron tus primeras semanas!

LO QUE ELIMINAMOS EN ESTA FASE: TU INFLAMACIÓN Y PESADEZ

Podrías empezar a notar que tu vientre se agranda menos a lo largo del día, que tienes menos imperfecciones o incluso que respiras de mejor manera, pues los lácteos aumentan tu producción de mucosidad por su pH ácido. Adiós al congestionamiento nasal. Tu digestión se sentirá más rápida que de costumbre y no tendrás gases ni diarrea.

Los jugos: el inicio de todo

El boom de la desintoxicación con jugos fue tan grande que hoy día los ligamos en automático al detox, y aunque son el proceso más famoso de todos, no son necesariamente los más sanos. Te explicamos en qué consisten y por qué no te recomendamos sumarte a este método que tomó fuerza en los años más recientes.

¿DE QUÉ SE TRATA?

Hay distintos tipos, niveles y marcas de desintoxicación, pero la idea básica de todos es alimentarse durante uno, tres, cinco, siete y hasta 14 días sólo con jugos, hechos de supuestas mezclas preparadas para aportar al cuerpo todos los nutrientes que necesita para limpiarse y estar sano. Dependiendo del programa en que estés, puedes tomar de tres a cinco al día, y al cumplir el tiempo meta, te aseguran haberte desintoxicado.

TÉS AMIGOS

Ya que durante el proceso de detox se recomienda beber mucha agua y tés, éstos son nuestros sabores favoritos:

• Diente de león. Esta flor ayuda a eliminar las toxinas del hígado, mantiene el balance de tus electrolitos y restablece la hidratación.

Jengibre con limón. Bébelo por la mañana, en dosis ligeras. El jengibre reduce la inflamación del cuerpo y controla el azúcar en tu sangre.

• Té de naranja. No hay nada con más antioxidantes y vitamina C que los cítricos, toma una taza después del almuerzo para recargar tu energía.

• Té de menta. La clave para una mejor desintoxicación es un excelente sueño (te hablaremos de ello más adelante en el curso) y esta hierba relajante es la entrada al paraíso del buen dormir.

EVITA… CAER EN EXTREMOS

Beyoncé y Gwyneth Paltrow se han sometido a la famosa “dieta de la limonada”, en la que sólo bebes una receta especial con jugo de limón, pimienta cayena y miel de maple. Es la más estricta de todas porque pasas casi un mes sin probar bocado. “Los regímenes líquidos no te proveen de todo lo que necesitas, podrías subir deficiencias de varios tipos entre más los practiques, fallas musculares, baja energía, falta de concentración, mareos, dolores de cabeza y mal humor”, explica Jaime Mass, dietista y nutricionista. Otro problema posible es que tu metabolismo se acostumbre a no recibir sólidos durante determinado tiempo, y al consumirlos por fin, los almacene causando un minirrebote de peso. Lo más peligroso es que se pueden desatar enfermedades latentes: “Quien tenga tendencia a la diabetes o a trastornos digestivos, corazón o riñones, podría dispararlos al entrar en estas dietas líquidas”, asegura el experto.

MEJOR… ÚSALOS COMO REFUERZO

No hay necesidad de eliminar de tu lista los líquidos siempre y cuando sean un complemento a tu dieta, por ejemplo, los jugos hechos de superalimentos han conquistado a medio Hollywood con sus beneficios: Lea Michele, Jennifer Garner, Emma Roberts, Vanessa Hudgens, Gwen Stefani, Nicole Richie, Alessandra Ambrosio e Ewan McGregor ¡los toman en el desayuno! Otra opción líquida, la cual incluye sólidos son los tés detox, diseñados con ingredientes que tienen un propósito específico, está el caso de combatir la celulitis, limpiar el estómago o la piel, y puedes llevar una alimentación regular mientras los ingieres, porque no reemplazan a ninguna otra comida del día.

Por: Jessica Moreno / Foto: iStockphoto

En esta nota

  • agua
  • desintoxicación
  • detox
  • fibra
  • frutas
  • hábitos
  • hábitos alimenticios
  • jengibre
  • jugos
  • pizza
  • resetear
  • salud
  • té de limón

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Encuentra moda, belleza, realeza, entretenimiento y estilo de vida.

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Ranking

Más de