El lado B del feminismo 

Unidas, con la fuerza de la popularidad de las celebridades, las cosas comenzarían a cambiar. La marcha de las mujeres y el MeToo.

Por vanidades

- 05/10/2021 11:08
null

Desde las tribunas públicas e intelectuales, el movimiento feminista se ha convertido en la gran estrella de la alfombra roja. Pero las estruendosas ovaciones de los primeros tiempos del #MeToo han enmudecido frente a malentendidos que nunca vimos venir. 

La oleada feminista que invadió la meca del cine en 2017 fue recibida con el mismo furor con el que aclamamos el triunfo de Moonlight, la cinta ganadora en la noche de los Oscar. Gritos jubilosos, aplausos, sonrisas. Las famosas por fin habían alzado la voz señalando a sus agresores y exigían justicia, equidad y respeto.

No importaba si eras Meryl Streep, Ashley Judd o Emma Watson. Había quedado en evidencia que la violencia sexual y el abuso laboral eran asuntos que nos concernían a todas. Unidas, con la fuerza de la popularidad de las celebridades, las cosas comenzarían a cambiar. La marcha de las mujeres y el MeToo se erigió como un movimiento emblemático, cuyos pronósticos más optimistas apuntaban a que el fin de la inequidad y la violencia de género había llegado.

Pero a casi dos años de iniciado todo aquello, las cuentas no parecen estar saliendo bien. Todo indica que la aventura hollywoodense del feminismo está cobrando una factura demasiado alta. 

Deseo un mundo en el que pueda vestir lo que quiera, decir lo que quiera y desear lo que quiera sin temer por mi seguridad”. –Natalie Portman 

¿Una gran decepción?

Cuando en pleno weinsteingate Alyssa Milano llamó a las mujeres a denunciar abusos bajo el hashtag #MeToo, muchas personas ignoraban que ya existía un movimiento homónimo creado muchos años antes por Tarana Burke, defensora de los derechos civiles de la gente negra y de sobrevivientes de ataques sexuales. Luego de la aclaración y feliz por lo que suponía aire fresco para su empresa, aunque no sin cautela, la activista se unió a la bulla. Pero poco a poco se fue retirando. En la conferencia TED Women, llevada a cabo en Palm Springs a finales del año pasado, lamentó que el movimiento “se hubiera vuelto irreconocible”. Contó que si bien hay quienes lo consideran decisivo, había días en que ella se despertaba pensando lo contrario. 

Tarana Burkle. (Foto: Archivo)

“El problema es que se convirtió en algo tan mediático que pronto pasó a ser una caza de brujas. No sólo hacia los hombres en general, que se vieron inmersos en una especie de complot vengativo, sino también para las víctimas, que luego de exponer sus testimonios fueron denigradas”. El escándalo alejó los temas de acoso y abuso de las instancias legales formales. Y en este contexto de morbo y linchamiento se dejó de mirar lo más importante: “la dignidad, humanidad y recuperación de los supervivientes”, señaló Tarana. 

‘Mirá cómo…’

Quizá la falta de un marco estratégico que permita establecer líneas de acción, encaminadas a conseguir objetivos efectivos y capitalizar fuerzas, ha sido la principal traba de este movimiento. Fuera de contados esfuerzos de celebridades que se han unido para llevar a cabo algunas acciones concretas (pero aisladas), ha faltado dar el segundo gran paso.

Un ejemplo de un plan bien trazado está en Argentina: la denuncia de Thelma Fardin. En un video, la actriz habló de la violación que sufrió siendo adolescente a manos de su compañero Juan Darthés. En referencia a lo que él le decía durante el ultraje (“mirá cómo me pones”), se lanzó el hashtag #MiráCómoNosPonemos, exponiendo el enojo de la gente.

La actriz Thelma Fardin, hablando sobre su caso en Buenos Aires. Gracias a ella ahora existe #Mirá- CómoNosPonemos.  (Foto: Archivo)

Según Sabrina Cartabia, representante legal de Thelma, la diferencia entre su movimiento y el de Estados Unidos es que lo ocurrido en Argentina se generó desde una agenda política organizada, con bases sólidas que se han venido formando desde hace tiempo y que busca un cambio social, “no la sola exposición”.

Y es que como explica la filósofa Christina Hoff Sommers, la falta de canalización del #MeToo podría haber desatado un fenómeno conocido como ‘pánico moral’, donde a partir del bombardeo de información, el caos ocasiona una sensación generalizada y exagerada de peligro con la consecuente persecución y búsqueda de chivos expiatorios. En el fondo, sin lograr avances tangibles.

La terrible “regla Pence”

Pero eso no es todo. Una situación alarmante es que, a la búsqueda de protegerse de una eventual acusación derivada de venganzas personales o malas interpretaciones, los hombres se replegaron no sólo en el campo amoroso, donde, como vaticinó Catherine Deneuve, sin una brújula exacta evitan el cortejo, sino que al parecer las facturas se están cobrando también en el ámbito profesional.

Datos del reciente Foro Económico Mundial de Davos reafirman que la participación femenina en los puestos de alta dirección representa una importante ventaja financiera para las empresas. Pese a que eso podría acortar el aún largo camino para eliminar la brecha de género en lo laboral, los ejecutivos tienden a alejarse de ellas como aliadas y están desistiendo de ofrecerles apoyo y mentorías.

La ‘regla Pence’, como le llaman luego de que el vicepresidente estadounidense Michael Pence declaró que ya no se reúne a solas con colegas femeninas para evitar equívocos que lo puedan llevar a una situación delicada, gana terreno. Así las cosas. Aunque, desde luego, existe la otra cara de la moneda y, al final, entre el blanco y el negro siempre hay grises. No obstante, la inquietante idea de que el #MeToo se haya vuelto contra nosotras es algo en lo que debemos reflexionar para que, si es el caso, hacer los ajustes necesarios a la voz de ya. 

¿Qué significa ser feminista?

• El feminismo no es el machismo ‘al revés’. No de trata de odiar y competir con los hombres, sino de que las mujeres tengamos los mismos derechos y oportunidades que ellos.

• ¿Quieres saber más? Ve la Ted Talk Todos deberíamos ser feministas, de Chimamanda Ngozi. De modo claro, la escritora nigeriana plantea de qué trata el concepto y por qué nos beneficia a todos. Su charla ha modificado la perspectiva de miles de personas que no conocían bien el término. 

La otra cara de la moneda

Rebecca Traister, una de las plumas más influyentes sobre temas de género, ha señalado que MeToo marcó un hito importante, pues permitió que las mujeres demostraran su enojo. Para ella, la furia femenina será la clave del cambio verdadero.

Virginija Langbakk, presidenta del Instituto Europeo para la Equidad de Género, remarcó la contribución de las celebs. “Pusieron en la arena pública temas que no se habían aterrizado con fuerza. Su fama es un impulso que nos hizo avanzar lo que no se había podido en años”.

Emily’s List, organización encargada de promover que las mujeres accedan a puestos políticos en Estados Unidos, reportó un incremento del número de aspirantes a raíz de los sucesos del 2017. ¿Casualidad? No. Para sus voceros, el auge feminista ha sido un empuje de poder.

6 Logros del feminismo en el séptimo arte

  1. Como nunca antes colocó los reflectores sobre el abuso sexual, poniendo el tema en las primeras planas y las tendencias mundiales.
  2. No importa si eres Salma, Angelina o Gwyneth. Se evidenció que es un crimen del que toda mujer puede ser víctima.
  3. Cambió el discurso y permitió que se comenzara a hablar de temas que habían sido tabú.
  4. Su expansión reforzó el transfeminismo, que contempla a la comunidad trans como víctima de la opresión patriarcal.
  5. Hizo que los hombres empezaran a ver el asunto desde otra perspectiva, y algunos, como Alec Baldwin, comenzaron a asumir su parte.
  6. Logró que las mujeres nos identificáramos y nos uniéramos, más allá de clase social o postura ideológica.

FAMOSAS FEMINISTAS QUE NOS INSPIRAN

BEYONCÉ

Llevó el discurso feminista a las letras de sus canciones, logrando introducir estas ideas en la cultura pop. Para muchas mujeres es un icono de esta época.

MERYL STREEP

Hace activismo político a favor de impulsar leyes que permitan la igualdad salarial a cualquier nivel, y aprovecha todo escenario para comunicar su mensaje.

REESE WITHERSPOON

Creó la campaña #AskHerMore para exigir que a las actrices se les pregunte más sobre su trabajo y menos acerca de su apariencia.

EMMA WATSON

Está impulsando la creación de un protocolo, con alcances legales, de comportamiento respetuoso hacia las mujeres en los sets de filmación.

ANGELINA JOLIE

Trabaja para empoderar la mentalidad de las mujeres jóvenes desde los distintos cargos que desempeñan en diversas organizaciones no gubernamentales.

EMILY RATAJKOWSKI

Lucha contra los estereotipos, mostrándose sin retoques y denunciando los arreglos digitales que le han hecho a sus fotos en algunas revistas. 

Por: Maricruz Pineda Sánchez / Foto:  Archivo

En esta nota

  • Alec Baldwin
  • angelina jolie
  • Emma Watson
  • feminismo
  • Gwyneth Paltrow
  • igualdad
  • meryl streep
  • MeToo
  • Salma Hayek

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Encuentra moda, belleza, realeza, entretenimiento y estilo de vida.

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Ranking

Más de