Familia

La pregunta del millón: ¿cómo mejorar la relación con tus suegros?

No es obligatorio llevar un ramo de flores, pero tener un gesto hacia los suegros nunca está mal. Invitarlos o visitarlos ayuda a mantener un buen vínculo

Por Redacción Vanidades

- 30/11/2021 03:40
null

Eliges uno, pero vienen tres. Quien inicia una relación suele verse confrontado al poco tiempo con un adicional inesperado: los suegros. A veces son una delicia, y otras, el conflicto se ve venir.

¿Por qué me llevo mal con mis suegros?

Tal como indican los estereotipos, las dificultades suelen darse entre las suegras y sus nueras, ya sea a raíz de estilos de vida distintos o diferencias sobre los valores de cada una. Otra preocupación clásica es que los suegros temen perder la cercanía con su hijo o hija, a quien además quieren ver en buenas manos.

A menudo, los conflictos se sienten en la superficie de cualquier contacto diario, ya por el solo hecho de que las partes pertenecen a generaciones muy distintas. A eso se suma que la educación de los nietos suele ser un disparador de susceptibilidades.

¿Es posible mejorar la relación con los suegros?

Si uno hace un planteo y señala un problema con los suegros, la pareja se verá ante un dilema de lealtad y no sabrá a quién darle la razón. Sin embargo, muchas veces, el problema no está en una falta de opinión sobre sus propios padres, sino en el hecho de que nadie quiere verse ante la elección 'o ellos o yo'. Para evitar problemas de pareja, lo mejor es adoptar una actitud clara y buscar el modo de expresar, también ante sus padres, lo que uno piensa.

Por otra parte, si la suegra siente necesidad de hablar con su nuera sobre los errores o defectos su propio hijo, más vale tomar la senda de la precaución. No es bueno andar hablando a espaldas del otro, ya que todos tenemos fallas. Será mejor mantener reserva y, en todo caso, invitar a la pareja a sumarse a la conversación.

¿Cómo puedo mejorar mi relación con los suegros?

Para poder tener una relación agradable con los suegros, algunos especialistas recomiendan cultivar el contacto y hablar abiertamente sobre las diferencias en la familia. Dejar en claro cuáles son las reglas en lo que respecta a la cercanía y al apoyo puede evitar peleas e, incluso, la desilusión ante expectativas que no son cumplidas.

También es bueno dejar los prejuicios de lado, ser abierto y mostrar curiosidad por el otro cuando narra historias, enseña fotos o propone salidas. Hay quienes quieren conquistar el corazón de sus nuevas familias políticas con ramos de flores, múltiples ofrecimientos de ayuda o cumplidos. Todo puede ser bueno, pero lo principal es que sea sincero.

Y quienes se encuentren ante un muro de rechazo o escepticismo: ¡paciencia! Más vale mantener una distancia amable y apostar por el paso del tiempo. Una opción es invitar una o dos veces por año a los suegros a casa, por ejemplo, en ocasión de algún cumpleaños. Romper por completo el contacto no suele ayudar. Más vale hacerse a la idea de que el vínculo no pasará a mayores. De ahí en más, tal vez nazca algo mejor.

En esta nota

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Encuentra moda, belleza, realeza, entretenimiento y estilo de vida.

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Ranking

Más de Familia