Realeza

Los enigmáticos huevos de Fabergé que eran tan preciados para los zares rusos

La historia detrás de los huevos de Fabergé para la familia imperial de Rusia y cuáles son los más lujosos.

Por Regina Barberena Anaya

- 10/07/2022 01:12

Cuando se trata de lujos y joyería, la familia imperial rusa no se queda atrás —está, por ejemplo, la impresionante colección de joyas de Catalina la Grande de Rusia, las tiaras Romanov y a qué zarinas pertenecían, así como todas las joyas Romanov que ahora pertenecen a la familia real británica.

En fin, son muchas las historias detrás de esta abundancia, pero las piezas que encabezan el listado (y lo han hecho por siglos), son los huevos de Fabergé¿Cuál es la historia detrás de estas históricas joyas elaboradas para los zares de Rusia?

Getty Images

¿Cuál es el origen de los huevos de Fabergé?

Un huevo de Fabergé es una joya creada por la Casa de Fabergé —fundada por Gustav Fabergé— en San Petersburgo, durante el imperio ruso, y creadas bajo la supervisión de Peter Carl Fabergé entre 1885 y 1917.

Se dice que en total hicieron 60 huevos, de los cuales 52 pertenecían a la familia imperial rusa.

La compañía de Fabergé se convirtió en el negocio de joyería más grande en el país. Dicha fortuna inició cuando el zar Alejandro III pidió un huevo de Pascua para regalar a su esposa, la emperatriz Maria Feodorovna.

Getty Images

Maria quedó tan encantada con el resultado que el zar comisionó a Fabergé otro huevo año con año. Después de la muerte de Alejandro III, su hijo Nicolás II le dio un huevo Fabergé a su esposa, Alexandra Fedorovnay a su mamá.

Según historiadores, los zares nunca supieron cómo sería el diseño del huevo Fabergé, sólo sabían que tendrían una sorpresa dentro —casi como una Matrioshka— y que cada diseño era más elaborado que el otro.

¿Qué le pasó a los huevos de Fabergé?

Después de la muerte de los Romanov en 1918, la Casa de Fabergé fue saqueada por los Bolcheviques, y Fabergé y su familia abandonaron Rusia.

Todos los objetos de los palacios de los Romanov fueron confiscados por los Bolcheviques y muchos de los huevos de Fabergé se llevaron a la Armería del Krlemlin (ya uno de los museos más antiguos en Moscú). 

Pasó un largo tiempo para que los huevos de Fabergé se reconocieran tan valiosos, y hoy día están valuados en millones. Aunque uno de los huevos imperiales de Fabergé fue encontrado en un mercado de pulgas, aún hay ocho perdidos.

Los huevos de Fabergé más impresionantes que pertenecieron a la familia imperial rusa

La firma Fabergé dice que "estas creaciones están indiscutiblemente unidas a la gloria y el trágico destino de la familia Romanov".

Estos son algunos de los huevos de Fabergé más icónicos que pertenecieron a la familia imperial rusa. ¿Cuál es tu favorito?

Huevo Hen, 1885: tiene un cascarón de esmalte blanco opaco con una "yema de huevo" en el interior. La sorpresa es una gallina dorada que sostenía la réplica de la corona imperial con un muy costoso pendiente de rubí en forma de gota. Fue el primero en elaborarse para Alejandro III.

AFP

Huevo del Reloj, 1887: joya al estilo Luis XVI con 18 quilates de oro macizo descansando sobre un "anillo" de oro con decoraciones en forma de onda sostenido por tres juegos de patas en forma de garras de león. Al abrirlo tenía un reloj Vacheron Constantin de dama de 14 quilates de oro. Lo encontró un vendedor de chatarra y, lo que valía £20 millones, lo obtuvo en $13,302.

AFP

Huevo Renaissance, 1894: inspirado en La Bóveda Verde (museo fundado en 1723), hecho con ágata y enrejado de oro con un trébol de cuatro hojas de diamantes y un centro de rubí en cada intersección. Fue otro regalo de Alejandro III para Maria.

AFP

Huevo Capullo de Rosa, 1895: elaborado con oro multicolor, decorado con bandas de diamantes de talla rosa y cubierto con esmalte guilloché rojo translúcido. Dentro trae un capullo de rosa amarillo; también resguardaba una fotografía miniatura de Nicolás II (quien se lo regaló a su esposa, Alexandra), un diamante y una gota de rubí.

AFP

Huevo Coronación, 1897: se lo regaló Nicolás II a Alexandra para el día de su coronación. Hecho con oro multicolor con esmalte guilloché amarillo translúcido, con águilas engastadas con diamantes de decoración (un símbolo de la túnica que ella llevó). Al abrirlo contenía una réplica en miniatura del carruage del siglo XVIII con una gota de esmeralda al interior.

AFP

Huevo Lilas del Valle, 1898: un huevo en diseño Art Nouveau de emalte guilloché rosa, regalo de Nicolás II a Alexandra, cubierto con ramilletes de lirios de los valles (su flor favorita) engastados con perlas y diamantes. Quizá lo más bonito de este extravagante huevo es que al interior, apretando un botón, estaban las fotografías de sus hijas mayores (Olga y Tatiana) coronadas por una corona imperial engastada con diamantes y rubíes.

AFP

Huevo de la duquesa de Marlborough, 1902: es un huevo-reloj que no pertenecía a los huevo simperiales; lo pidió Consuelo Vanderbilt, duquesa de Marlborough, tras su visita a Rusia en 1902. Hecho de dorado multicolor con diamantes de corte rosa, perlas y esmalte guilloché rosa translúcido con esmalte blanco opaco. El reloj tiene una esfera giratoria con una serpiente engastada con diamantes que indica la hora. Ahora le pertenece al príncipe Alberto de Mónaco.

AFP

Huevo de Laurel, 1911: regalo de Nicolás II para su mamá. Según datos de la joyería, "contiene 325 horas de nefrita, 110 flores de esmalte blanco, 25 diamantes, 20 rubíes, 53 perlas, 219 diamantes talla rosa, y un gran diamante talla rosa". También marcaba la hora.

AFP

Huevo Moscú Kremlin: huevo sobre una réplica de la Catedral de Moscú, es de los más grandes en su colección y al interior posee una pintura en miniatura de la iglesia (con carpeta, altar, pinturas y más).

AFP

En esta nota

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Encuentra moda, belleza, realeza, entretenimiento y estilo de vida.

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Más especiales

Sigue leyendo

Ranking

Más de Realeza