Hogar

¿Qué es el pH vaginal y cómo mantenerlo equilibrado?

Te explicamos qué es el pH vaginal y por qué es tan importante en nuestra salud. Además, entérate como controlar la sequedad vaginal.

Por mdaphnis

- 30/09/2021 12:20
null

En el artículo de hoy vamos a ir resolviendo más dudas sobre el cuidado y la higiene íntima, como el pH vaginal y la la sequedad vaginal.

Así que comenzamos hablando sobre el pH vaginal, qué es y por qué es tan importante en nuestra salud.

¿Qué es el pH vaginal?

Antes de comenzar me gustaría explicar que el pH de un medio es la concentración de iones de hidrógeno que contiene e indica la acidez de una sustancia, en una escala del 0 al 14. Para entenderlo mejor, un pH neutro es igual a 7, el que está por debajo de 7 es un pH ácido y el que está por encima un pH alcalino. El pH de la vagina suele estar alrededor de un 4.5.

¿Cómo cambia?

Durante la infancia y hasta la pubertad, el pH de la vagina es neutro, alrededor de 7. Durante la edad reproductiva, este pH disminuye y se vuelve más ácido (entre 4 y 5) y, posteriormente, durante la menopausia vuelve a ser un pH neutro. En la mujer en edad fértil, durante la menstruación, la vagina se hace más alcalina por efecto del pH de la sangre que es básico y la máxima acidez se produce en la fase premenstrual.

(Foto: Getty Images)

La vagina cuenta con tres mecanismos de defensa

– Barrera física: la células que se van descamando de la vagina arrastran los gérmenes de forma que les es más difícil colonizar las otras células.
– Barrera inmunológica: presencia de anticuerpos en las capas de la vagina que neutralizan algunos de los gérmenes que intentan agredirla.
– Microbiota: bacterias que producen ácido láctico que disminuye el pH vaginal.

La acidez del medio es una forma de defensa de la vagina para dificultar las infecciones por parte de los gérmenes. Por tanto, las situaciones que alteran el pH favorecen a su vez las infecciones. Para mantener el pH ácido de una vagina sana, la mucosa está colonizada por bacterias buenas (lactobacilos) que producen ácido láctico. Cuando los lactobacilos disminuyen aumenta el pH vaginal y, por tanto, la tendencia a infecciones.

Para evitar cambios en el pH vaginal deben utilizarse jabones de higiene íntima adecuados.

También hay que tener en cuenta situaciones o periodos en los que las mucosas están especialmente expuestas a los agentes externos y es especialmente importante realizar una higiene íntima muy cuidadosa. En particular:

– Cuando tomamos antibióticos.

– Cuando utilizamos métodos anticonceptivos como la píldora, el DIU y espermicidas.

– Durante el ciclo menstrual.

– Durante el embarazo.

– Durante el puerperio (después del parto).

– Durante la menopausia.

(Foto: Pexels)

¿Cómo mantener el pH en equilibrio?

Cuando se produce una infección vaginal, el tratamiento antibiótico puede hacer desaparecer o bien disminuir los lactobacilos (bacterias buenas) de la vagina y, por tanto, producirse una alcalosis en vagina que favorece la aparición de nuevas infecciones. Para restablecer la microbiota vaginal lo antes posible pueden administrarse óvulos vaginales que ayudan a regular esas bacterias beneficiosas, están disponibles en farmacias y están compuestos por prebióticos y probióticos. Además también los podemos obtener a través de la alimentación:

– Podemos encontrar probióticos en determinados alimentos como las leches fermentadas (yogures) o en preparados tipo suplemento alimenticio.

– Prebióticos: son alimentos para las bacterias beneficiosas para nuestro cuerpo. Muchos prebióticos forman parte de alimentos como las frutas, las verduras, los cereales y las legumbres, entre otros.

(Foto: Pexels)

La sequedad vaginal

Otra pregunta muy común y que afecta a muchas mujeres es la sequedad vaginal. Pero… ¿De qué puede depender esta?

La sequedad vaginal puede ser debido a un factor hormonal. Hay que tener en cuenta que el primer factor normal de hidratación de la vagina son los estrógenos. Estas hormonas garantizan una lubricación correcta y ayudan a disminuir la resequedad vaginal.

Por el contrario, si los niveles de estrógenos disminuyen, el tejido de la vagina se encoge y se vuelve más delgado. Esto causa resequedad, inflamación y una reducción de la lubricación.

La disminución de estrógenos es frecuente en la amenorrea, durante el puerperio, cuando el ciclo menstrual se suspende durante la lactancia, y en la menopausia, cuando el agotamiento definitivo del ovario reduce drásticamente la producción de hormonas femeninas, la mujer puede notar una desagradable sensación de sequedad.

Además, la sequedad vaginal (y/o de la vulva) puede causar dolor durante las relaciones sexuales (dispareunia). Un dolor que padecen muchas mujeres y afecta la relación de pareja. Dado que la dispareunia es la causa más potente de inhibición refleja de la lubricación, provoca aún más sequedad y la contracción defensiva de los músculos que rodean la vagina. Este espasmo muscular contrae la entrada vaginal y causa más dolor. Por eso es importante un buen diagnóstico y visitar a tu médico para obtener el tratamiento adecuado.

Y recuerda que a parte de los cuidados de los que hemos hablado, una correcta alimentación y unos hábitos de vida saludables contribuyen a mantener tu salud íntima.

Por Gabriela del Fueyo. Farmacéutica especializada en dermocosmética. Divulgadora de ciencia, salud y belleza. IG @gabidelfueyo @the2beautypharmacists. Web: https://beauty.farmaschool.com

En esta nota

  • hormonas
  • menopausia
  • menstruación
  • ovulación
  • ph vaginal
  • relaciones sexuales
  • sequedad vaginal
  • vagina

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Encuentra moda, belleza, realeza, entretenimiento y estilo de vida.

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Ranking

Más de Hogar