Categorías: realeza

¿Buscando a un papá en su pareja?

¿Acaso Carlota Casiraghi ve en Gad Elmaleh el papá que perdió cuando era niña?

¿Será una tendencia que se remonta a las novelitas rosa, cuando las mujeres se enamoraban de hombres mayores, todos enigmáticos, a veces difíciles y, casi siempre, extremadamente seductores?

No se sabe cuándo empezó el síndrome mayo-diciembre, por el que mujeres muy jóvenes se enamoran perdidamente de hombres… que pueden ser copias de sus papás. Muchas chicas guapas, algunas de familias aristocráticas, han caído rendidas ante el allure de hombres mayores que, además, tienen pasados difíciles.

Este fenómeno lo hemos visto muchas veces en la realeza. Recordemos el romance de la jovencita e inocente lady Diana Spencer y su flechazo con el príncipe Carlos de Inglaterra, 13 años mayor que ella. Diana se enamoró de un príncipe que la defraudó. Con el tiempo se supo que Carlos nunca la quiso y que solo la necesitaba para procrear sanos herederos.

Otro caso fue el de la princesa Margarita de Inglaterra (hermana menor de la reina Isabel II), una de las más bellas de Europa en los años 40 y 50. Margarita se enamoró locamente del divorciado capitán Peter Townsend, 16 años mayor que ella y ayudante de su padre, el rey Jorge VI de Inglaterra, con quien nunca le permitieron casarse. Más feliz fue el caso de la estadounidense Lisa Halaby –hoy día la reina madre Noor de Jordania–, quien confesó haberse enamorado «como una colegiala» del bajito y varias veces casado y con varios hijos rey Hussein de Jordania, quien le llevaba 14 años.

FOTOGALERÍA: ENAMORADAS DE HOMBRES MAYORES

La princesa Carolina de Mónaco perdió la cabeza por el playboy Philippe Junot, su primer esposo, quien era 17 años mayor que ella. A Junot no se le conocía oficio determinado y la princesa Grace vaticinó desde el primer momento que el matrimonio de su hija «será un fracaso», ¡tal como fue! Recordando ese romance es que ha salido a colación precisamente lo que muchos se preguntan: ¿Por qué razón su hija Carlota Casiraghi ha repetido esa historia y se ha vuelto loca de amor por Gad Elmaleh? Este es un actor de comedia de origen marroquí judío, 15 años mayor que ella, no precisamente buen tipo y con un hijo de 12 años de una excompañera sentimental, con quien nunca se casó. Carlota, una de las chicas aristócratas más guapas del mundo, incluso está embarazada de Gad, quien de forma poco caballerosa aclaró a unos periodistas que él no estaba comprometido en matrimonio ni nada por el estilo.

¡Las cosas del amor!, dicen algunos, pero muchos expertos en relaciones humanas coinciden en que Carlota –quien perdió en un accidente a su padre Stephano Casiraghi, cuando apenas tenía 4 años– encuentra en este hombre mayor la imagen del padre que perdió. Ella siente que Gad la puede proteger, cuidar y mimar como si fuera una niña.

Quienes conocen a Gad dicen que él es así con Carlota y que ella lo mira con adoración. Además, vive fascinada con los chistes del actor y le encanta lo mucho que Gad la hace reír. Desde enero de 2012, cuando se conocieron en una cena, la hija de Carolina de Mónaco no se separa del cómico, quien se refiere a ella como ma copine (mi compinche) o ma cherie, en vez de usar su nombre. Por él, Carlota rompió todos los convencionalismos sociales y se enfrentó a su madre, quien al principio se oponía a la relación. Cuando pasaron los meses y vieron que la chica no cedía, Carolina y el resto de la familia aceptaron a Gad y las consecuencias del romance: muy pronto habrá una adición a la familia Grimaldi-Casiraghi. ¿Matrimonio a la vista ahora que serán padres? Pues todos dicen que no, «porque Gad no quiere». Además, hasta en sus shows como comediante siempre habla del amour con un tono bastante irónico.

Este tipo de relación también lo hemos visto entre mujeres famosas, como ocurrió cuando la actriz Marilyn Monroe, la reina de Hollywood –quien vivió toda su vida añorando al padre que nunca conoció–, se obsesionó con el complicado y neurótico escritor Arthur Miller, 11 años mayor que ella, hasta que logró ser su esposa (dicen que Miller se negó a casarse durante mucho tiempo, aunque ella era la mujer más bella, sexy y famosa de los años 50). El romance terminó con un doloroso divorcio. En 1964, Miller escribió la obra de teatro After the Fall, en que veladamente criticaba a su fallecida exesposa.

Otro ejemplo muy conocido fue el de Jacqueline Bouvier. Primero se casó con John F. Kennedy, quien le llevaba 12 años y fue presidente de Estados Unidos. Cuando mataron a John y, tiempo después, a su hermano Robert, Jackie se aterró. «¡Están matando a los Kennedy!», gritó. Buscando protección para ella y para sus hijos, aceptó casarse con el magnate naviero Aristóteles Onassis, quien le llevaba 23 años.

FOTOGALERÍA: ENAMORADAS DE HOMBRES MAYORES

Vanidades

Compartir
Publicado por:
Vanidades

Contenido reciente

  • realeza

Operan con éxito del corazón al rey Juan Carlos de España

El rey emérito de España Juan Carlos, de 81 años, fue operado hoy "con éxito" del corazón, en una intervención…

24 agosto, 2019 11:12 am
  • cocina

Gelatina rosada

8 porciones Dificultad: Fácil Preparación: 25 minutos INGREDIENTES • 1 litro de vino rosado • ¾ de taza de azúcar…

23 agosto, 2019 1:04 pm
  • celebs

Ana Torroja, más de tres décadas de constante reinvención

Ser una leyenda no es sencillo. Implica estar condenada a que tu rostro se vuelva, de cierto modo, universal. Eso…

23 agosto, 2019 12:35 pm
  • celebs

Orlando Bloom reflexiona: no quiere volver a divorciarse

Al actor Orlando Bloom y a la cantante Katy Perry les quedan escasos meses para poner el broche de oro…

23 agosto, 2019 12:16 pm
  • celebs

La canción más emotiva del nuevo disco de Taylor Swift habla de su madre

El esperado nuevo disco de Taylor Swift, 'Lover', ya se publicó y los fans de la cantante pudieron comprobar lo…

23 agosto, 2019 12:12 pm
  • celebs

Madonna defiende a Miley Cyrus de las críticas recibidas tras su separación

Teniendo en cuenta que la trayectoria pública de Madonna constituye uno de los mejores ejemplos de cómo a las mujeres…

23 agosto, 2019 11:42 am