Realeza

Así es como las royals educan a un futuro heredero al trono

¿Cómo criar a los futuros reyes o reinas? Todo a lo que se han tenido que enfrentar las madres royal.

Por Redacción Vanidades

- 15/02/2022 03:02

Ser una mamá miembro de la realeza podría sonar fácil, pero no lo es. A lo largo de los años, reinas, princesas o duquesas han sido educadas no solo para convertirse en flamantes esposas, sino también para ser excelentes madres, mucho más cuando se tenía a un heredero real.

Afortunadamente, algunas de estas normas o protocolos han cambiado con el paso del tiempo. Ahora las reglas son más flexibles para ellas, sobre todo con respecto a la crianza y el desarrollo de sus pequeños. Hacemos un recuento de cómo las royals deben criar a un futuro heredero al trono.

¿Cómo era la educación de la realeza en la antigüedad?

Primero que nada, una noble debe conocer de la A a la Z todo sobre su casa real, otras casas reales y el funcionamiento de las instituciones públicas. Ellas cuentan con una cocinera personal, quien se encarga de los alimentos de la familia y de algunos quehaceres del hogar.

Getty Images

Las miembros reales debían de tener siempre en mente la forma en que se comportan frente a los demás: cuidan sus gestos, el vocabulario y cuándo hablar o callar.

Por ejemplo, en la etapa victoriana en la monarquía británica, el comportamiento oficial de la propia reina Victoria, el resto de su familia y la nobleza inglesa estaba bajo estricta vigilancia de los maestros del protocolo, llamados "chambelanes" o mayordomos mayores de la corte real. Actualmente, ya es posible que puedan expresarles sus emociones a sus hijos.

Getty Images

En el pasado, además, quienes se convertían en madres, por lo regular, contrataban mucamas que tuvieran diversas responsabilidades, como pasear al perro, encargarse del lavado de la ropa, pulir los objetos de plata y también ayudar con el cuidado del (o la) heredero(a). Sin embargo, se esperaba que las nanas e institutrices se encargaran de todo lo referente al cuidado de los niños y que se dedicaran a ellos a tiempo completo.

A pesar de ello, las madres debían involucrarse directamente en la crianza de sus hijos con la ayuda de estas niñeras y la participación de los abuelos.

Así es como la princesa Diana rompió las reglas de la maternidad en la realeza

Todo empezó a cambiar a partir de la princesa Diana, debido a que ella no le agradaba que la primera niñera del príncipe William, Barabara Barnes, se extralimitara al comportarse como una madre sustituta, lo que justamente se esperaba de quienes se encargaban de los herederos al trono.

Getty Images

Para Lady Di era muy importante que los príncipes también tomaran conciencia de lo privilegiado de su posición e intentó inculcarles el espíritu caritativo, que ella muchas veces expresó ante los medios.

Después de que los príncipes de Gales se separaron, en 1996, el príncipe Carlos contrató a una niñera poco convencional, Tiggy Legge-Bourke, para ayudarlo con el cuidado de sus hijos. La joven los acompañaba cuando tenían que salir y fue como una especie de hermana mayor y amiga para los príncipes.

Madres de la realeza y amamantar a los hijos

En los siglos XVIII y XIX se generaba una gran controversia cuando las madres de la realeza decidían amamantar a sus hijos.

Un claro ejemplo de ello fue cuando la reina María Antonieta de Francia recibió una carta en la que su madre la reprendía porque había decidido seguir una de las premisas de la Ilustración con respecto a la crianza de su primogénito: darle de mamar.

María Antonieta / Getty Images

Otro caso fue cuando la reina Victoria se enteró de que sus hijas estaban amamantando a sus bebés. Se molestó tanto que nombró a una de las vacas de sus establos princesa Alicia (nombre de una de sus hijas).

Afortunadamente, después de muchos años, la lactancia de una madre a su hijo ya es considerada como primordial. Muestra de ello, la decisión de Diana de amamantar a sus hijos, acto que fue alabado por la gente.

En la familia real inglesa, las madres nunca amamantaban a sus hijos, pero ahora los bebés pueden recibir, el que los expertos señalan como "el mejor alimento para un bebé", gracias a la reina Isabel II.

¿Cómo son las escuelas de los niños de la realeza?

Después de entrevistarse con docenas de profesores y directores de colegios, la reina Sofía de España se decidió por la escuela Santa María de los Rosales para su hijo Felipe.

Sin embargo, yéndonos a años muchos más atrás, la educación que se les impartía a los príncipes u otros miembros de la realeza era infundada por institutrices en las residencias reales.

En la actualidad, en España, la reina Letizia no soportaba la permisividad y trataba de educar a sus hijas —la princesa Leonor y la infanta Sofía— de una manera tradicional. El mismo tipo de educación que ella recibió como plebeya. Por el contrario, el rey Felipe VI se ha impuesto en algunas decisiones al respecto al querer la mejor educación para sus pequeñas.

Es por ello que la princesa y la infanta contaban con una profesora particular que acudía a su casa varias horas a la semana. También asistieron al Santa María de los Rosales (el mismo colegio al que fue su padre), y ahora Leonor asiste a Gales para la preparatoria, en el extranjero al igual que su padre.

En cuanto a la familia real británica, ya no solo es Kate Middleton quien tiene que supervisar la manera en la que sus hijos serán educados, sino que cuenta con la participación equitativa del príncipe William. Los duques de Cambridge han intentado encontrar un buen equilibrio entre sus obligaciones, el trabajo y su vida familiar. Tanto que han llevado personalmente al príncipe George y a la princesa Charlotte a su colegio, algo que jamás se había visto en la monarquía de esa nación.

Getty Images

Holanda no ha sido la excepción, hace algunos años, sus reyes, Máxima y Guillermo, llevaron a sus tres hijas en su primer día de colegio. Sus hijas asistieron a una institución pública y fueron tratadas como cualquier otro infante del país. Así son los colegios exclusivos donde estudian los hijos de la realeza.

Getty Images

No cabe duda que el ser mamá es una extraordinaria responsabilidad y requiere, muchas veces, de un gran sacrificio, pero, a la vez, es una enorme satisfacción como mujer, inclusive, para aquellas que podrían tener una "vida solucionada".

En esta nota

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Encuentra moda, belleza, realeza, entretenimiento y estilo de vida.

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Ranking

Más de Realeza