Realeza

Cómo se elegía a un sultán otomano (y por qué se mataban entre hermanos)

El Imperio Otomano fue uno de los mayores imperios, y con su ley más cruel era elegido el nuevo sultán, tras matar a sus hermanos.

Por Melisa Velázquez

- 21/03/2022 03:07

Imperio Otomano, por qué el sultán mataba a sus hermanos (Getty Images)

El Imperio Otomano fue uno de los más poderosos de la historia, era gobernado por un sultán que heredaba el trono por derecho de nacimiento; sin embargo, la ley más cruel de su reino establecía que tenía que matar a sus hermanos antes de llegar al trono.

Historia del Imperio Otomano

Fue en 1299 cuando Osmán I, el líder de una tribu llamada Anatolia (conocida actualmente como Turquía), se declaró líder supremo de Asia Menor, luego de derrotar al Imperio bizantino.

Te interesa: Descubren un castillo enterrado de hace 2,800 años de una extraña civilización en Turquía

Alrededor de 1453, los descendientes de Omán ya eran conocidos como otomanos, derrotaron Constantinopla y le pusieron el nuevo nombre de Estambul, y a toda su expansión territorial se le conocía como el Imperio Otomano, gobernado por un sultán.

El sultán, conocido como el emperador supremo, era el único que podía heredar su posición, pero el resto de la élite del imperio, debía ganarse su lugar, sin importar el origen de su nacimiento.

Su extraordinario poder, se debió a que se convirtió en una gran potencia económica al mantener impuestos bajos, pero sobre todo, su éxito se debió a su ejército bien organizado.

Te interesa: Roxelana, la esclava que se convirtió en emperatriz del Imperio Otomano

¿Cómo se elegía al sultán del Imperio Otomano y por qué mataban a sus hermanos?

Fue el sultán Mehmed II, quien impuso la ley del fratricidio, cuando él mismo asesinó a su hermano, Ahmed, todavía un bebé, antes de acceder el trono.

Esta práctica era muy común en aquella época, los futuros herederos asesinaban a sus posibles rivales, sobre todo si se trataba de sus hermanos.

Más tarde, otros sultanes se limitaron a exiliar, confinar o encarcelar a los herederos, otros consideraron demasiado sangriento eliminar a sus familiares consanguíneos, prefiriendo sacarlos de la escena pública y mantenerlos bajo estrecha vigilancia.

Esta terrible y cruel regla era considerada necesaria, ya que la sucesión al trono no estaba regulada por una ley, y el trono pasaba de padre e hijo sin importar el orden de nacimiento, sin mencionar que en ese entonces todos los hijos del Sultán eran considerados legítimos sin importar que hubieran nacido de una concubina o esposa secundaria.

Te interesa: Las urbes más antiguas del mundo: ciudades eternas

El fin del Imperio Otomano

En el siglo XVII el imperio Otomano empezó a perder fuerza. La intriga política en el sultanato, el fortalecimiento de otras potencias europeas, las nuevas rutas comerciales y el comienzo de la Revolución Industrial, debilitaron el imperio.

Para el siglo XIX el imperio ya había perdido varios territorios y su dependencia de otros países europeos los convirtieron en una burla. Finalmente la Primera Guerra Mundial terminó con lo que quedaba del Imperio Otomano.

El sultán Abdul Hamid II, ya muy debilitado, flirteó brevemente con la idea de una monarquía constitucional antes de cambiar de rumbo a finales de la década de 1870. En 1908, los Jóvenes Turcos reformistas organizaron una revolución y restauraron la constitución.

En esta nota

  • Imperio Otomano
  • Sultán otomano

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Encuentra moda, belleza, realeza, entretenimiento y estilo de vida.

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Ranking

Más de Realeza