Realeza

En qué consistieron las enfermedades psiquiátricas que llevaron a dos de los Borbones a la locura

Los ‘vapores’ que padecieron los Borbones y que sentaron un precedente en el tratamiento de las enfermedades mentales

Por Montserrat Arcos

- 14/06/2022 02:51
null

Los ‘vapores’ que padecieron los Borbones y que sentaron un precedente en el tratamiento de las enfermedades mentales

¿Sabías que durante mucho tiempo las enfermedades mentales se consideraban en realidad posesiones demoníacas? Por ejemplo, una persona que padecía de esquizofrenia se creía que estaba poseída por el demonio, por lo que se le sometía a exorcismos y torturas para tratar de liberarlo de las fuerzas del mal.

Fue hasta inicios del siglo XIX cuando Benjamin Rush, el nombrado ‘Padre de la Psiquiatría Americana', sacó en 1812 un libro llamado Observaciones y apuntes sobre las enfermedades de la mente. En el libro mencionado, Rush publicó su trabajo de observación y análisis hecho en el hospital de Pensilvania, lugar donde estuvo como parte del staff de 1783 a 1813. Este fue el primer paso para dejar de estigmatizar las enfermedades mentales. 

[Te interesa: 'Locos' de la realeza, los reyes y reinas con enfermedades mentales a través de los siglos]

Foto: 'Borbón: la maldición de un apellido'.

No obstante, este desconocimiento sobre las enfermedades psiquiátricas no era ajeno a los médicos de las personas más ricas y poderosas, como era el caso de los reyes de Europa. 

De acuerdo con la serie 'Borbón: la maldición de un apellido', de Prime Amazon, tanto Felipe V como Fernando VI, fueron monarcas que padecieron enfermedades mentales graves que, al ser mal diagnosticadas y mal tratadas, terminarían por llevarlos a la locura.  

[También lee: Qué es el Trastorno de Personalidad Limítrofe o Border Line]

El ‘melancólico’ e hiperactivo Felipe V

Felipe V fue un personaje tremendamente depresivo. La primera depresión de la que tenemos constancia fue en 1701 cuando abandonó Francia para ejercer como rey de España”, asegura Pedro Gargantilla Madera, médico, escritor, divulgador científico y profesor de la Universidad Europea en Madrid, España. 

De acuerdo con este especialista, en aquella época no existía el término depresión, por lo que los médicos diagnosticaban este padecimiento con el nombre de ‘vapores’. “Cuando alguien tenía vapores, significaba que tenía depresión”, agrega el divulgador científico.

Estos episodios de ‘melancolía’ se repitieron a lo largo del reinado de Felipe V, alternándose con periodos de hiperactividad. Es decir, cuando el rey estaba deprimido y melancólico podían aparecer cuadros de insomnio, bulimia, abandono total, tanto de sus funciones de gobierno, como de su persona e higiene, pues no se bañaba en semanas y andaba desaliñado y con barba por todo el palacio ‘como alma en pena’. 

Foto: 'Borbón: la maldición de un apellido'.

Por otro lado, en sus períodos de hiperactividad se supo que organizaba reuniones de madrugada, despertando a sus ministros y cambiando por completo el horario de trabajo en el palacio y de sus sirvientes: “gobernaba” de noche y dormía de día. 

Incluso, de acuerdo con el periodista español José María Zavala, la locura de Felipe V llegó a tal grado que creía que era una rana, soltando tremendos alaridos y despertando a todos en el palacio: 

“Fue un rey de España que se dejó crecer tanto las uñas de los pies que le impedían caminar con normalidad y no se cambió de ropa en todo un año”, asegura el periodista. 

Isabel de Farnesio, segunda esposa de Felipe V, fue quien lo acompañó abnegadamente durante estos episodios de locura del rey, contratando a un músico italiano de moda de la época, llamado Farinelli, para que le fuera a cantar al palacio y así lograr combatir sus ‘vapores melancólicos’.

Sorpresivamente, el canto de Farinelli funcionó por algún tiempo, por lo que se le volvería a contratar años más tarde para tratar al hijo y sucesor de Felipe V, Fernando VI, diagnosticado con el mismo mal. 

En 1724, el rey abdica y sucesor, Luis I, toma el trono a España. 

[No te vayas sin leer: María Cristina de Borbón, la reina que escondió a sus 'hijos bastardos' por ambición]

En la última etapa del rey, su salud mental empeoró al grado de creerse muerto e insultar a sus sirvientes por no haberle enterrado. Además, quería cabalgar en los caballos de los tapices del palacio y sospechaba que estaba siendo víctima de un envenenamiento. Finalmente, el 9 de junio de 1746 se ponía fin a la triste existencia del primer Borbón en reinar España.

Fernando VI, el Borbón con depresión psicótica

Fernando VI fue hijo del rey Felipe V y su primera esposa. Aunque no era el siguiente en la línea de sucesión tras la abdicación de su padre, pudo llegar al poder después de la muerte de su hermano mayor, Luis I, a causa de la viruela. 

Foto: 'Borbón, la maldición de un apellido'.

Debido a que creció acompañado de su madrastra que no lo quería, Fernando se crió con un temperamento amargado. Pero esta falta de amor que sufrió de niño la pudo suplir con el amor de su esposa, Bárbara de Baraganzza, una princesa de Lisboa, Portugal conocida por ser ‘poco agraciada físicamente’, pero tremendamente culta y amorosa con el rey. 

Al igual que su padre, Fernando VI sufría de ‘vapores’, lo que hoy en día sería reconocido como depresión psicótica. Esto se derivó de sus traumas de la infancia aunado a un problema físico que le impedía eyacular y, por tanto, dejar embarazada a su esposa. 

[Te interesa: Elena de Borbón, la infanta que cumple 57 años en medio de la polémica]

A la muerte de su esposa en 1973, el rey cae en un estado de locura del que nunca se recuperaría. Durante el último año de su vida se encerró en el castillo de Villaviciosa de Odón, negándose a despachar con sus consejeros reales ni a dictar orden alguna. A este periodo se le conoce como ‘El año sin rey’. 

En este año que Fernando VI estuvo recluido por voluntad propia pasaba períodos de ayuno de días a otros de atracones de comida. No se bañaba, caminaba en la madrugada por el palacio. Tenía ataques de ira incontrolables y pasó por varios intentos de suicidio

Qué enfermedades psiquiátricas tenían estos dos reyes Borbones y cómo las trataron en aquella época

De acuerdo con el médico Pedro Gargantilla, a pesar de que a ambos Borbones se les diagnosticó con ‘vapores’, los trastornos psiquiátricos eran totalmente distintos: 

“Hoy sabemos que lo que tenía Felipe V era una psicosis maníaco depresiva; es decir, alternaba periodos de melancolía con periodos de hiperactividad. Su hijo, Fernando VI padecía una depresión psicótica, un tipo de depresión extremadamente raro que se caracteriza por cuadros de autoagresión y de agresión a los cuidadores”.

La forma en la que los especialistas de la salud mental tratarían dichos padecimientos hoy en día son muy diferentes. Hoy usarían litio y antidepresivos, pero en aquella época, además de contratar al cantante italiano Farinelli, los médicos del palacio les hacían ‘sangrías’. Este método consistía en extraerles sangre, pues se creía que de esta forma sacarían los ‘humores malignos’ del cuerpo del enfermo y le curarían. 

Finalmente Fernando VI muere en agosto de 1759, dejando -sin saberlo- un precedente en los padecimientos de las enfermedades mentales y la “psiquiatría” de aquella época. 


 

En esta nota

  • Borbones
  • Enfermedades psiquiátricas
  • Enfermedades mentales

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Encuentra moda, belleza, realeza, entretenimiento y estilo de vida.

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Ranking

Más de Realeza