Realeza

Amores prohibidos: estas fueron las royals que sufrieron por amor

Amores prohibidos de la realeza: eran mujeres poderosas, inteligentes y líderes, pero esclavas de su condición de royals que vivieron escandalosos e intensos romances escondidos.

Por Melisa Velázquez

- 01/11/2021 03:23
Amores prohibidos de la realeza

Amores prohibidos de la realeza (Getty Images)

Conoce la historia de estas mujeres que aunque poderosas, se vieron obligadas a vivir romances a escondidas por mantener su poder y condición de royals. Estos fueron los amores prohibidos de la realeza.

Isabel I de Inglaterra: La Reina Virgen

Esta mujer de temperamento fuerte y corazón de acero es considerada como una de las soberanas más polémicas de la historia de la realeza.

Su personalidad independiente y de liderazgo hicieron que se creara una especie de mito en torno a su vida personal. En particular, su vida amorosa.

Nacida el 7 de septiembre de 1533, fruto del segundo matrimonio de Enrique VIII, Isabel fue una niña con traumas. Su madre, Ana Bolena, fue ejecutada cuando el Rey la consideró adúltera y traicionera al no ser capaz de darle un hijo varón que heredara el trono. Estas acusaciones aún no han sido probadas.

Dicen que Isabel era neurótica, enamoradiza y segura de sí misma, al igual que su madre. Hablaba inglés a la perfección, español, italiano, griego y latín.

Practicaba la religión protestante, lo cual con el tiempo tuvo que disimular, pues su hermanastra María I le exigió convertirse al catolicismo para poder ser sucesora al trono si ella moría.

Aunque para Isabel I la cuestión política era su prioridad, siempre tuvo tiempo para el amor, y amó libremente. Entre tanto problema político, la Reina, que se dio a cono - cer en la Corte como una mujer seductora, pero virgen, vivía una apasionada relación amorosa. Solo tenía 25 años y ya había declarado ante su pueblo que moriría virgen.

Muchos dicen que era frígida y que padecía de una terrible malformación genética que le impedía llevar a cabo el acto sexual. Pero sus más allegados aseguran que fue un amor imposible lo que la movió a hacer dicha confesión tan radical.

Te interesa: Las peores noches de boda en la historia de la realeza

Amores prohibidos de Isabel I

Cuando fue reconocida como una de las mujeres más poderosas de Europa, apareció en su vida otro hombre: Robert Dudley, un cortesano a quien llenó de honores y regalos, incluyendo el condado de Leicester.

Lo amó públicamente, y la única razón por la cual no se casaron era porque él estaba casado en el momento que empezó el romance. Pero la relación duró hasta el día de su muerte.

Con tanto poder en sus manos, era inevitable que la Reina tuviera muchos pretendientes, entre ellos, Robert Devereux , segundo earl de Essex , de 36 años, al que la Reina le llevaba 29 años. Después de varios años de romance, la Reina condenó a su amante por intentar coronarse soberano de la recién liberada Irlanda.

Dos años más tarde, Isabel I moría de amor. Se encerró en su cuarto y dicen que murió de soledad y tristeza. Fue enterrada junto a su hermanastra María I en la abadía de Westminster y en sus lápidas se lee “compañeras en el trono y la tumba, aquí descansan dos hermanas, Isabel y María, en la esperanza de la resurrección”.

Catalina II de Rusia: la Grande

Nació en Polonia, el 2 de mayo de 1729 como la princesa Sofía y llegó al trono de la mano dePedro III, nieto dePedro el Grande.

Siempre rebelde y rechazada por sus propios padres por no haber nacido varón, pese a su educación pobre que solo le permitiría ser esposa y ama de casa, la joven fue elegida por la misma zarina Isabel I de Rusia para contraer matrimonio con su sobrino el Gran Duque Pedro, quien más tarde accedió al trono como Pedro III de Rusia.

Solo tenía 16 años cuando contrajo matrimonio. Pero su ambición e inteligencia la movieron a cambiarse el nombre por Catalina, a convertirse a la iglesia ortodoxa rusa dejando atrás su creencia protestante.

Los recién casados no habían consumado su matrimonio. Se dice que todo se debía a la inmadurez e impotencia sexual de su marido. Se cuenta que, cansada de intentar un acercamiento íntimo y por miedo a ser rechazada nuevamente, comenzó a entenderse con cuanto hombre se le insinuara.

Te interesa: Ansiedad y depresión en la realeza: royals atormentados por su salud mental

Amores prohibidos de Catalina II de Rusia

Un apasionado romance con Sergio Saltikov, chambelán de la zarina Isabel, complacería las ansias sexuales de una ardiente Catalina, con deseos de explorar sus inquietudes.

Tuvo un hijo, Pablo, que según varios historiadores fue fruto de una aventura amorosa de Catalina con Sergio Saltikov y no de su matrimonio con Pedro III.

También tuvo una relación amorosa con Grigori Orlov, con quien sí concibió un hijo ilegítimo.

Famosa por sus incontrolables deseos sexuales y amante de la pornografía, la Reina había mandado a construir un cuarto repleto de arte erótico, incluyendo esculturas sugerentes. Por todos sus romances ilícitos, Catalina II era tildada de ninfómana.

María Cristina de Borbón

Dos historias separadas con un punto de encuentro: amores prohibidos. Para madre e hija, lo más importante en la vida era cumplir su deseo de amar al hombre que quisieran, sin ataduras políticas ni matrimonios arreglados. Pero el destino les cobró caro...

María Cristina , nacida en Nápoles, Italia, en 1806, pasó a ser reina regente cuando su marido, Fernando VII, de España, murió tras una larga enfermedad. El matrimonio solo tuvo dos hijas, Isabel II y Luisa Fernanda , y María Cristina asumió el cargo, hasta que Isabel II cumpliera la mayoría de edad.

Por supuesto que la intención del Rey había sido que su hermano asumiera el trono en su ausencia, pero la audacia y tenacidad de María Cristina la ayudó a evitar a toda costa que le arrebataran a su hija el derecho a reinar en España.

Te interesa: La Familia Real quizás no descendió de sangre azul y otros 5 misterios de la corona

Amores prohibidos de María Cristina de Borbón

Una vez establecida como reina y con apenas 27 años de edad, su vida dio un giro inesperado: conoció al hombre que le robaría el corazón y se convertiría en el padre de sus próximos ocho hijos.

En un viaje que la Reina decidió hacer de vacaciones en una finca de la familia real, Su Majestad sufrió una hemorragia nasal y al pedir asistencia a uno de sus guardias de Corps, vio por primera vez a Agustín Fernando Muñoz.

Agustín le dio su pañuelo para que detuviera la sangre, y ella, al regresárselo, lo besó. Cuentan que este momento marcó el comienzo del idilio, que fue simplemente mágico. No así el resto de su relación amorosa y prohibida, que es recordada por los españoles como una gran historia de amor.

Con el paso de los años, Agustín y María Cristina se compenetraban más y más. Muchos dicen que la Reina atravesó momentos muy duros para poder ocultar sus primeros embarazos ante la Corte, y todo para asegurar el trono a su hija Isabel.

Tan pronto nacían las criaturas, una nodriza los retiraba de palacio para que nadie conociera su procedencia. Cada vez que uno de los niños cumplía el año, era llevado a París, donde un sacerdote se hacía cargo de su crianza.

Mucho debe haber sufrido la Reina al no poder ver a sus hijos durante años. Pero su amor era sólido y también su deseo de preservar los derechos de su heredera. Se comentaba en las calles que la reina María Cristina estaba “casada en público y embarazada en secreto”.

Isabel II de España

Isabel II, fue declarada mayor de edad a los 13 años para que pudiera asumir la Corona. Su estilo de vida nada tenía que ver con el de unaroyal.

Fiestas a diario, múltiples amantes y 11 hijos de padres distintos, en ocasiones no identificados. Pronto se ganaría las críticas crueles de los españoles. La educación nunca le importó demasiado, pues desde los 10 años se crió con nodrizas, lejos de la disciplina que su madre podría imponerle.

Sin una guía, su único interés era la música, pues tenía una voz melodiosa. Cuando tenía 16 años, el Gobierno arregló su matrimonio con su primo Francisco de Asís de Borbón. Debía contraer matrimonio al ser mayor de edad, para así darle un rey a España.

El 10 de octubre de 1846, Isabel II dejó de ser soltera para casarse con su primo, a quien detestaba. Cuentan que, a pocos días del enlace, la pareja ya se despreciaba.

Por su conducta afeminada y a la vez por su romance con una condesa, siempre se ha dicho que Francisco de Asís era bisexual. Incluso, la propia Isabel II comentó que su marido no solo era muy diferente a ella, sino que la noche de bodas llevaba más encajes que ella. Inmediatamente, el nuevo Rey se convirtió en la burla del pueblo.

Amores prohibidos de Isabel II de España

La juventud de Isabel II la llevó a enamorarse del capitán de ingenieros Enrique Puig Moltó, a quien muchos suponen proge nitor de su único hijo varón, el futuro monarcaAlfonso XII.

Según diversas fuentes, es muy probable que Isabel II no tuviese ningún hijo con su marido sino con sus amantes. El escándalo había sobrepasado niveles históricos. Tanto fue así, que incluso el mismo Papa Pío IX envió a un encargado del Vaticano a vigilar de cerca la vida amorosa de la Reina.

María Antonieta de Francia

Nació en Austria el 2 de noviembre de 1755 y llegó a ser reina de Francia al casarse conLuis XVI, un hombre al cual nunca amó.

Su juventud y personalidad rebelde la llevaron a enamorarse perdidamente del conde Hans Axel von Fersen, un militar y diplomático sueco que le costó la vida a la también conocida como “Madame Déficit” entre los franceses.

Su presencia era repudiada por los habitantes, quienes no comprendían cómo los royals gozaban de todos los lujos cuando la situación económica del país se acercaba a una bancarrota.

Y aunque la política fue lo que movió a María Antonieta hasta París, fue ese amor prohibido lo que la hizo sobrevivir las constantes críticas de todos los franceses que veían con desprecio como no solo les daba un heredero al trono, sino que también mal gastaba el dinero de la monarquía.

Te interesa: Mentiras sobre María Antonieta que hemos creído por años

Nunca le importó lo que se dijera de ella. Su romance extramarital con Von Fersen fue de dominio público, aunque no hay evidencias de que la relación fuera algo más que platónica.

Cuando lo conoció, buscó la manera de integrarlo a la Corte para tenerlo siempre cerca. Pero la preparación académica del Conde, así como su descendencia, le impedían asumir cualquier cargo en palacio.

Las paredes del emblemático Versalles salvaguardaban toda la pasión que se decía existía entre la Reina y el Conde. Pero pronto sería de conocimiento público que ambos sostenían relaciones y así comenzaría el final de esta historia de amor prohibido.

En esta nota

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Encuentra moda, belleza, realeza, entretenimiento y estilo de vida.

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Ranking

Más de Realeza