Salud y Bienestar

Historia del pan de muerto

Por vanidades

- 08/11/2021 09:50

Conoce el origen y significado de esta tradición culinaria mexicana característica del Día de Muertos

México siempre ha sido un país caracterizado por su rica y elaborada gastronomía, declarada en 2010 Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

Una de sus grandes singularidades es la panadería a partir del descubrimiento del trigo por medio de los conquistadores españoles. La primordial aportación de España complementó al maíz y dio lugar al comienzo del arte culinario mexicano.

De acuerdo con los cronistas gastronómicos, la industria del pan en México comienza en el siglo XVIII con gran influencia europea. Al principio los panes eran masas burdas y poco elaboradas, pero poco a poco se convirtieron en piezas más refinadas.

Las técnicas de elaboración se basaban en el desgranado, la molienda, fermentación y el cocimiento que se iban adquiriendo con la experiencia.

La muerte como motivo de fiesta

Una de las tradiciones gastronómicas más importantes en esta época del año en el país es el famoso pan de la festividad de los difuntos, el 1 y 2 de noviembre.

El pan de muerto es un reflejo del sincretismo entre dos mundos, el prehispánico y el español, entre la alegría de los pueblos mexicanos por festejar a la muerte y el tradicional uso del trigo en el mundo católico europeo.

Sus ingredientes son harina, levadura instantánea, azúcar, huevos, mantequilla, manteca vegetal y agua. Casi siempre se usa la misma fórmula, pero su imagen y ornamentos pueden variar según la región en la que se elabore. En ocasiones, la masa con la que se prepara incluye pulque, una bebida prehispánica característica de los estados fuera del Distrito Federal.

Donde hay mayor tradición y consumo del pan de muerto es en el centro y el sur de México, siendo Oaxaca el estado con más variedad de formas, desde flores y corazones, hasta animales como caballos,  burros, conejos, tortugas y cocodrilos.

En el Estado de México podemos encontrar las llamadas "muertes", un pan antropomorfo con figura humana, hecho de yema de huevo y canela.

El pan de muerto es uno de los elementos principales en las tradicionales ofrendas mexicanas.

Alegoría del difunto

La forma circular que tiene el famoso pan simboliza el ciclo de la vida y la muerte. En su parte superior, en el centro, surge un pequeño círculo que representa el cráneo, las cuatro canelillas hacen alusión a los huesos y a las lágrimas derramadas por los que ya no están.

Colocadas en forma de cruz pueden simbolizar los cuatro puntos cardinales consagrados a los distintos dioses, Quetzalcóatl, Tláloc, Xipe Tútec y Tezcatlipoca.

Una de las teorías que se cuentan sobre el origen de esta tradición se vincula a la asociación del pan de la eucaristía, influencia de la religión católica que los evangelizadores españoles introdujeron a su llegada a los indígenas.

También se asocia a la costumbre azteca de ofrecer doncellas en sacrificio a los dioses y colocar su corazón en un recipiente de amaranto.

La última hipótesis que defienden algunos historiadores es que los antiguos pobladores de Mesoamérica enterraban con sus pertenencias a los muertos con un pan elaborado con semilla de amaranto mezclado con la sangre de los que eran sacrificados para los dioses.

Cualquiera que sea el verdadero origen de este alimento ancestral, no podemos negar que disfrutamos comerlo y colocarlo en ofrendas para festejar a nuestros difuntos en esta época del año en que desfilan originales catrinas, los cementerios se ven adornados con vistosas flores y celebramos a la muerte de una manera muy especial.

 

 

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Encuentra moda, belleza, realeza, entretenimiento y estilo de vida.

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Ranking

Más de Salud y Bienestar