Salud y Bienestar

Melatonina y serotonina: tus aliados para un sueño profundo

Al estar en armonía, la melatonina y la serotonina te permiten disfrutar de un sueño reparador que se puede ver reflejado en tu estado de ánimo. ¡Conoce más!

Por Redacción Vanidades

- 16/02/2022 02:50
Getty Images

Getty Images (Getty Images)

¿Sabías que hay una relación cercana entre la melatonina y serotonina producida en tu cuerpo? Ambas trabajan regulando procesos específicos que, al estar en armonía te permiten disfrutar de un sueño reparador y de un descanso que sin duda se podrá ver reflejado, tanto de forma positiva como negativa, en tu estado de ánimo y salud.

Antes de saber cómo obtener el máximo provecho de estos elementos, hablemos un poco de dónde se procesan la melatonina y serotonina, así como de su importancia para el organismo.

El efecto de la melatonina y serotonina en tu cuerpo

La serotonina es un neurotransmisor que se sintetiza a partir de un aminoácido llamado triptófano, concentrado en alimentos como frutos secos, cacao, pescado, piña, plátano, aguacate, entre otros, y cuyos beneficios, al ingresar a nuestro cuerpo se procesan de forma benéfica por ser “antidepresivos naturales”.

Getty Images

Es bien sabido que cuando tenemos niveles elevados de serotonina, se produce una oleada de satisfacción y bienestar general, por lo que los estados de tristeza, depresión y ansiedad tienen como característica una baja en esta hormona. Una de las muchas consecuencias de atravesar por alguna de las condiciones emocionales mencionadas es la afectación directa en la calidad y cantidad de sueño, es por ello que se requiere de un tratamiento integral para solucionar el problema. 
 

La serotonina tiene un impacto en diversas funciones del cuerpo, desde la salud cardiovascular, metabolismo óseo, coagulación de la sangre, salud ocular hasta trastornos neurológicos. Por otro lado, al ser un precursor de la melatonina, ayuda a equilibrar los ciclos de sueño-vigilia y el reloj biológico del cuerpo.

Getty Images

La melatonina y el sueño

Reconocida por tener un papel fundamental en los procesos naturales del sueño, la melatonina u “hormona del sueño” se produce en la glándula pineal del cerebro y se regula con los cambios de la luz del día y los horarios. Lo anterior significa que la liberación de esta importante hormona en nuestro sistema se incrementa cuando hay un entorno oscuro y disminuye con la luz natural.

Otra característica considerable es que la producción de melatonina se debilita con la edad y trabaja en conjunto con la hormona del crecimiento humano, por eso no es de extrañar que, conforme pasen los años el cuerpo requiera menor cantidad de horas de sueño, en comparación con etapas como la infancia o adolescencia.

Getty Images

Existen una serie de factores y situaciones que pueden alterar la producción de melatonina, afectando directamente al ciclo del sueño, tales como:

  • Diabetes
  • Afecciones ópticas
  • Alzheimer
  • Autismo y TDAH
  • Embarazo y depresión posparto
  • Fibromialgia
  • Síndrome de fatiga crónica
  • Luz azul
  • Contaminación lumínica.

Depresión estacional

Un ejemplo de cómo la melatonina y serotonina están conectadas entre sí es el llamado “trastorno afectivo estacional”; un tipo de depresión vinculada a los cambios de estación que comúnmente inicia en otoño y se agudiza en los meses de invierno.
 

Entre los síntomas más recurrentes se encuentran: 

  • Sentirse triste y sin ánimos la mayor parte del día, casi todos los días
  • Dificultad para conciliar el sueño
  • Tener poca energía
  • Cambios de humor y apetito
  • Dificultad para concentrarse
Getty Images

Este trastorno suele ser diagnosticado en mayor medida en mujeres que en hombres, además de que hay otros elementos que pueden favorecer su aparición:

- Antecedentes familiares. Ya sea que algún miembro consanguíneo presente el trastorno o incluso otro tipo de depresión.

- Vivir lejos del Ecuador. Al parecer el trastorno afectivo estacional puede ser recurrente entre personas que viven más alejadas del norte o sur de la línea ecuatorial. Lo cual puede ser explicado por la menor cantidad de luz natural y también porque los días de verano llegan a ser más largos.

- Trastornos previos. Tener depresión o trastorno bipolar aumenta las probabilidades de que los síntomas se agudicen ante los cambios estacionales.

Getty Images

Aunque las causas no son del todo claras, se sabe que la falta de luz solar es un factor decisivo en el desarrollo del trastorno afectivo estacional, ya que afecta directamente al desequilibrio y reduce los niveles, tanto de melatonina como de serotonina.

Como puedes ver, la relación entre melatonina y serotonina es única porque ayuda a que nuestro estado de ánimo y salud estén en óptimas condiciones. Sin embargo, la melatonina no siempre se encuentra en los niveles que el cuerpo necesita, por lo que probar con una opción natural como lo es Sub-Z, puede ser de gran ayuda para regular no solo los procesos del sueño, sino también aliviar el insomnio, ajustar desfases horarios o jet lag y en general, mejorar el inicio, calidad y duración del descanso nocturno.

Para seguir descubriendo más de los beneficios de la melatonina y todo lo que puede hacer por nosotros da clic aquí.

Con información de:

- "Qué es la serotonina y cuál es su función" - Medical News Today

- "Melatonina en los trastornos de sueño" - elsevier.es

- "Trastorno afectivo estacional" - Mayo Clinic

En esta nota

  • Melatonina
  • Serotonina

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Encuentra moda, belleza, realeza, entretenimiento y estilo de vida.

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Ranking

Más de Salud y Bienestar