Salud y Bienestar

Por qué nunca bajas de peso a pesar de vivir a dieta

Objetivos complicados, falta de visualización y otros aspectos que debes revisar si vives a dieta y no bajas de peso.

Por Jessica Moreno

- 27/10/2021 11:10
Por qué no bajas de peso con dieta

Por qué no bajas de peso con dieta (Getty Images)

Las emociones son contagiosas. Eso lo sabe Greg Chertok, director de psicología deportiva en un centro de rehabilitación en Nueva Jersey, y por ello recomienda que analicemos la actitud de la gente que nos rodea, con el propósito de saber si nos está influyendo… para mal.

Si no nos ejercitamos con ánimo, terminaremos por desertar, o bien la experiencia será un pesar con escasos resultados. Para despertar el amor por el ejercicio, el experto aconseja llevar a cabo lo siguiente.

1) "No tengo tiempo para hacer ejercicio y quiero adelgazar", es un mito

El “no tengo tiempo” es un mito: Muchos que intentan adoptar hábitos saludables tienen la idea de que deben convertirse en una nueva persona y por eso no saben cómo integrar el deporte en sus vidas. La entrenadora Tara Stiles recomienda hacer la transición de manera natural; escoger la hora del día, el ejercicio y el lugar que más te guste para disfrutar de la rutina.

2) Te sientes decepcionada de ti misma y tu propio cuerpo

Nunca tendré el cuerpo de mis 20: Pensar que es muy tarde en la vida, que tu físico cambió cuando tuviste hijos, tu metabolismo no es el mismo, o que tienes otras prioridades antes que ponerte en línea, es un desperdicio de energía. Si cargas bebés, bolsas del súper, o subes y bajas del coche más de una vez al día, tienes mejor condición de lo que crees, asegura la entrenadora Shannon Trainer.

3) ¿Visualizas tus metas? La importancia de enfocar los objetivos

¿Te visualizas?: No es una cuestión de desear y esperar a que pase; según la coach de yoga Gwen Lawrence, si dedicas tan sólo cinco minutos al día para imaginar los resultados que anhelas (puede ser en la ducha) tu subconsciente estará impregnado de la idea y, en modo presente, harás más esfuerzos para llegar a tu meta. Si ya te viste con abdominales firmes, será más fácil decir “no” al plato de quesos.

4) Cambia el plan, pero no cambies la meta: modificar los objetivos

Sé menos específica con tus objetivos: Un estudio publicado en la revista de investigación Journal of Consumer Research asegura que es más posible alcanzar tus metas si les das una ventana de oportunidad y no las conviertes en un objetivo imposible. Por ejemplo, “quiero bajar de tres a cinco kilos en dos meses” es más efectivo que decir “voy a bajar cuatro kilos en cuatro semanas”. Las metas flexibles son más inspiradoras.

5) Fijar objetivos personales para cumplirlos a diario

Piensa en objetivos diarios: Según el nutriólogo Michael Snyder, especialista en menús de vacaciones, sus clientes se desaniman cuando solo piensan en el futuro exitoso. En lugar de enfocarte en los seis meses siguientes para ser dos tallas más delgada, modifica tu objetivo a “hoy voy a beber más agua, ir al gimnasio y no comer pan”, por ejemplo. Esas pequeñas metas serán victorias diarias y te llevarán por un camino más ameno a tu propósito.

Getty Images

6) Cómo levantar mi ánimo y autoestima

Automotívate con mantras: Esto va más allá de memorizar frases bonitas. De hecho, es capaz de reducir la percepción de esfuerzo en tus músculos. La publicación Medicine & Science in Sport & Exercise comprobó que entre más te repitas a ti misma lo bien que lo estás haciendo, tu cuerpo sufre menos y puede ir más lejos. ¡Inténtalo!

7) Ser determinada y tener disciplina para alcanzar la meta

Trabaja en todo al mismo tiempo: Podría parecer que enfrentar varios retos a la vez es abrumador, pero la Universidad de Stanford dice lo contrario. Si tienes objetivos claros en el gym, y al mismo tiempo tu dieta está balanceada, te resultará más sencillo cumplir con todo y no caer en tentaciones, pues una presiona a la otra, como en una carrera. No tengas miedo de ser determinada.

8) Así influyen otros en tu alimentación

Eres lo que la otra persona come: La asociación Agricultural & Applied Economics de Washington asegura que, debido a una cuestión de pertenencia, nos dejamos influenciar por nuestros amigos y familia al momento de ordenar algo en un restaurante. Sin embargo, no olvidemos que ellos tienen un metabolismo distinto al nuestro. Piensa en eso antes de robarle un pedazo de pizza a tu amiga.

9) Aprender a meditar para triunfar en tus objetivos

Relájate: El entrenador Mark Fisher, fundador del gimnasio con su nombre, aconseja meditar de cinco a diez minutos al día, pues es clave para que el organismo se recupere de todo el trabajo realizado durante el día.

10) Ser constante y persistente para llegar a la meta

Aplícate siempre: No trabajes tu cuerpo soolo en temporada de verano; necesitas un año constante. Para inspirarte, los fundadores del programa de ejercicio Physique 57 aconsejan probarte tu traje de baño una vez al mes e ir midiendo tu progreso (o si ya te pasaste de postres). Así los kilos extra no resultarán una montaña sorpresa que debas escalar en tiempo récord.

11) Cuando estás muy cansado para ir al gym y la mente está abrumada

Si tu mente está cansada, tu cuerpo se siente igual: Aunque no hayas hecho ningún esfuerzo físico en todo el día, entrenar después de la oficina (donde estuviste sentada ocho horas) parece agotador. Recuerda que es un efecto mental; tu organismo tiene toda la energía para correr esos kilómetros que te propusiste. O evita el conflicto y mejor hazlo en la primera hora del día.

En esta nota

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Encuentra moda, belleza, realeza, entretenimiento y estilo de vida.

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Ranking

Más de Salud y Bienestar