Categorías: viajes

Viaje al paraíso, Zihuatanejo

Es un bello destino turístico en México, que combina el modernismo y el lujo con un ambiente relax.

Vacaciones en familia en el paraíso. No tengo otras palabras para describirlas. Fueron cuatro días perfectos en el resort The Tides Zihuatanejo, en el Pacífico mexicano. ¿Y al regreso? Un fin de semana en el muy gourmet y sofisticado México DF.

Estas “escapadas” a bellas playas escondidas entre montañas que las resguardan con privacidad son necesarias para los que vivimos en ciudades fabulosas, pero muy estresantes. El cuerpo y el espíritu nos “piden” muchas veces salir de casa (“por favor”, nos dice una vocecita interior) para alejarnos de las tensiones y preocupaciones -siempre les he dicho que cuando salimos de nuestra cotidianidad vemos la vida con más serenidad y bajo otro prisma-. Y junto al encanto del Pacífico mexicano encontramos muchos pequeños paraísos donde “escondernos” y vivir como reyes. The Tides Zihuatanejo es el resort y spa más romántico de Ixtapa-Zihuatanejo; se extiende con lujo y máxima comodidad junto a una playa preciosa y ha sido elegido por los expertos como uno de los mejores de México. En el resort están acostumbrados a recibir a celebridades, tanto al rey Juan Carlos de España, como a Britney Spears, la reina del pop, quienes encuentran allí el privado descanso que buscan.

Cuando la vida de ciudad nos agobia, lo mejor es desayunar huevos rancheros o almorzar un divino huachinango recién pescado, instalados en elegantes “palapas” (viviendas al aire libre con techo formado con palmas secas y soportes de madera) con sofás blancos y camas colgantes, y todo con el mejor servicio posible. Es necesario tener una habitación con un mensaje de bienvenida en la cama ¡escrito con pétalos de flores!, lo mismo que una bella terraza con vista al mar y una pequeña piscina privada. Muchos famosos han hecho su hogar en una gran suite de dos dormitorios, salón, comedor y una vista divina. ¿Por qué no? También es necesario tener tres piscinas fabulosas cuando nos aburrimos de la playa; un spa magnífico y varios restaurantes con cocina deliciosa. Lugares así, como The Tides Zihuatanejo, son tentaciones que no debemos dejar pasar.

Cuando viví en México hace muchos años, recorrer la carretera que unía los 237 km (148 millas) que separan Acapulco con el entonces “dormido” pueblito de Zihuatanejo era una verdadera “aventura”. Nadie podía imaginar que aquella zona agreste se convertiría en el balneario moderno que es hoy día, especialmente cuando estamos en una hamaca movida por la suave brisa del mar y disfrutamos el atardecer en la playa La Ropa, frente al resort, donde el cielo va del rojo al dorado más intenso. Las playas donde están Zihuatanejo y el colindante resort de Ixtapa fueron en el siglo XVI un refugio de piratas, y hoy lo son de turistas internacionales, que buscan los placeres del mar y una cultura alegre y llena de encanto. Sus principales atractivos son sus playas y sus románticos atardeceres; el tenis, el buceo (hay sitios con restos de naufragios de barcos antiguos), el parasailing, el jet-ski o la liberación que es montar a caballo en la playa de arenas blancas.

En The Tides Zihuatanejo la rutina puede ser absolutamente sibarita: disfrutar de la playa y el sol, haciendo de la “palapa” nuestro “hogar” en medio de la arena; practicar el windsurf si somos valientes; darnos un masaje en el spa, quizás de aromaterapia o con conchas calientes del Pacífico; y cenar a la luz de las velas, con la playa iluminada por antorchas, después de dar un paseo en barco para ver el atardecer desde el agua. Muy importante: tomar una clase de cocina orgánica con el chef Paco Isordia, que comienza con una visita al mercado para elegir los ingredientes más frescos y aprender a preparar paso a paso el Guacamole y la salsa Pico de gallo, como deben ser, y el Huachinango a la talla, como solo se puede saborear en México.

¿Otra cosa que podemos hacer? Ir a Zihuatanejo -significa “lugar de mujeres”-, un pueblo de pescadores con un lindo mercado de artesanía y uno de pescados recién bajados de los barcos.

Zihuatanejo tiene playas rodeadas de leyendas; una de ellas cuenta que el rey Tarasco traía aquí a sus esposas, sus concubinas y su séquito, y que ordenó construir un rompeolas que les permitiera disfrutar de un mar sereno a todas horas. Así convirtió a Zihuatanejo quizás en el primer destino turístico de México.

El área de Ixtapa y Zihuatanejo tiene muchos hoteles para todos los presupuestos, como La Casa que Canta y Las Brisas, en Ixtapa (muy bellos). Mi recomendación es que busquen el mejor resort que puedan permitirse, porque hará una gran diferencia entre unas simples vacaciones en la playa ¡y unas en el paraíso!

Al aeropuerto de Ixtapa-Zihuatanejo se puede llegar en avión desde Ciudad de México y muchas ciudades internacionales. Y recuerda que en todos los hoteles de la zona, incluyendo The Tides Zihuatanejo, que tiene categoría de lujo, ahora los precios son más accesibles que en temporadas pasadas.

Vanidades

Contenido reciente

La reina Letizia impacta con este look tipo Hollywood

Este miércoles, los reyes de España asistieron a la inauguración de la nueva temporada del Teatro Real en Madrid, donde…

12 horas atrás

El nuevo rostro de Robert Pattinson

Han pasado diez años desde que Robert Pattinson se convirtió en estrella mundial con el rol del vampiro Edward Cullen…

13 horas atrás

Blake Lively y el traje de la polémica

Es una de las actrices del momento y en Londres se ha dado un baño de multitudes. Blake Lively posó…

13 horas atrás

¿Helena Bonham Carter contactó a la difunta princesa Margarita?

Cuando se anunció que Helena Bonham Carter sería la encargada de dar vida a la princesa Margarita en la tercera…

14 horas atrás

Acompañada de su madre, Meghan debuta en su primer evento como anfitriona

Tal y como se rumoreaba desde que este sábado fuera vista subiendo a un avión en el aeropuerto de Los…

15 horas atrás

Detrás de cámaras con Dulce María

Al día de hoy, su cotidianidad se ha convertido en una carrera contra el tiempo, y todo para bien; gran…

19 horas atrás