Categorías: realeza

La inolvidable Grace Kelly

Hace 35 años dejó de existir Grace Kelly. Su belleza conquistó a Hollywood, y su boda con un príncipe fascinó al mundo entero

Tímida, flacucha y miope

Grace nació en 1929 en el seno de una rica familia católica de Filadelfia. Su padre, John B. Kelly, quien había hecho su fortuna en la industria del ladrillo, era de origen irlandés. Su madre fue Margaret Majer, hija de inmigrantes alemanes. Ambos eran severos, competitivos y deportistas (él, tricampeón olímpico de remo, ella, campeona de natación), y educaron a sus hijos Margaret, John, Grace y Elizabeth en el culto del esfuerzo.

Introvertida, muy delgada y acomplejada por sus hermanos, todos ellos excelentes atletas, no respondía a las expectativas de su padre, quien solía hacérselo saber.

Educada en instituciones católicas tradicionales, la chica nunca sobresalió del montón, salvo en las clases de teatro, así que tras graduarse en 1947, decidió ser actriz, una profesión que su papá llegó a calificar con crueldad de ?apenas por arriba de prostituta callejera?. Una vez aceptada en la prestigiosa Academia Americana de Arte Dramático, se instaló en Nueva York, donde trabajó como modelo para pagar sus estudios. El escenario era su pasión, por lo que hizo sus primeras armas profesionales en Broadway en Fadren (El padre), de August Strindberg, y participó en más de 40 obras adaptadas para la televisión. En 1951 obtuvo un pequeño papel en el filme Fourteen Hours, el primero de los 11 de su breve carrera. Pero su suerte cambió cuando Gary Cooper, inmensa estrella de la época, la eligió para encarnar a su esposa en High Noon. Él tenía 50 años y ella, 20, lo que no impidió a Grace enamorarse de manera perdida de ?Coop?. Éste fue el primero de sus muchos romances con hombres mayores, a menudo casados, como Clark Gable, Cary Grant y Bing Crosby.

A los 25 años había logrado un Oscar y un lugar de privilegio en Hollywood. No obstante, sus amoríos no le habían traído más que entusiasmos pasajeros, y su padre aún no parecía orgulloso de ella. ¿Qué le quedaba por lograr?

[No te pierdas la galería: Grace Kelly, la princesa inmortal de Mónaco]

El príncipe y la chica extasiada

Fue entonces que apareció en el panorama el príncipe Rainiero III, soberano del minúsculo Principado de Mónaco. Grace había viajado al Festival de Cannes acompañada de su novio, el actor francés Jean-Pierre Aumont.

En esa ocasión, Pierre Galante, periodista del semanario francés Paris Match (y marido de Olivia de Havilland) le propuso una sesión de fotos en el vecino palacio monegasco. La curiosidad de conocer a un verdadero monarca la hizo aceptar y de ese encuentro, el 6 de mayo de 1955, queda una serie de fotos en las que se ve al aristócrata, de 32 años, mostrando su palacio y su zoológico a una Grace extasiada.

Los hombres ?prohibidos?

Su papel en High Noon no fue memorable, sin embargo, le abrió las puertas de Hollywood de par en par. Grace no sólo era una belleza perfecta, sino que también encarnaba la elegancia, lo chic y la seductora altivez de la aristocracia norteamericana. Por ello, el director y productor John Ford le ofreció un papel en Mogambo. ?La cinta tenía tres cosas que me interesaban (diría Grace a la columnista Hedda Hopper de Los Angeles Times), John Ford, Clark Gable y un viaje a África?. Como se supo años después, durante el rodaje vivió un romance con Gable, un secreto que, por supuesto, sus compañeros le ayudaron a guardar.

Pero su siguiente relación, con Ray Milland, su coprotagonista en Dial M for Murder (1954) casi arruina su carrera. Él se volvió loco por Grace y cuando su esposa se enteró, lo corrió de la casa, no sin gritarlo a todos lados. De pronto, la futura princesa se encontró en el peor rol en el que podía hallarse una mujer en los años 50: una destructora de hogares. Al final, Milland optó por volver con su mujer, y Kelly, después del rodaje, sin amoríos y junto a James Stewart (Rear Window, 1954), volvió a embarcarse en affaires con otros actores.

[No te pierdas la galería: Grace Kelly, la princesa inmortal de Mónaco]

El final de su película

A los 50 años, Grace había ganado kilos y perdido su silueta. Para ella, el pasado se había convertido en su enemigo. En 1977 tuvo la oportunidad de volver al cine cuando el director Herbert Ross le ofreció un papel en The Turning Point, sin embargo, Rainiero lo despachó sin miramientos. Poco antes de morir, en su última entrevista (para la TV estadounidense) en junio de 1982, parecía haberse resignado: ?Me halaga que haya gente que piense que puedo volver al cine 26 años después de haber rodado mi última cinta? pero para hacerlo bien hay que dedicarle mucho tiempo. y yo no tengo?.

La vida que nunca imaginó

Luego de unos años, la novedad de ser princesa pasó. Hoy se dice, aunque se ignoraba entonces, que la joven se aburría mortalmente en el palacio, sin amigos, sin saber francés y sin que su marido le hiciera mucho caso, ya sea por las obligaciones de Estado o por las infidelidades, reales o imaginadas, que ella veía por todas partes. No era de extrañar que deseara con desesperación volver a filmar. Cuando en 1962 Hitchcock le propuso el rol principal en Marnie, ella deseaba aceptarlo. Si bien Rainiero no objetó, propuso sondear la opinión de sus súbditos. La respuesta fue un categórico no.

[No te pierdas la galería: Grace Kelly, la princesa inmortal de Mónaco]

La escritora Colette decía que Mónaco era el único país cuyas fronteras eran flores, pero a Grace esas flores comenzaban a parecerle rejas.

Hasta que el primero de febrero de 1965 nació Estefanía Marie Elisabeth, la benjamina.

En los años 70, sus hijos mayores seguían creciendo, y con ellos los problemas: A Grace le resultaba imposible controlar a Carolina, quien parecía empeñada en contradecir todos sus deseos. ?¿La vida de mi madre? ¡Jamás!?, declaró un día a la prensa. Su boda, en 1978, con el playboy Philippe Junot, a quien Grace desaprobaba, fue un momento muy doloroso, frente al cual tuvo que poner su mejor cara. Dos años más tarde, el divorcio confirmó sus resquemores.

Los paparazzi no dejaban a la familia ni a sol ni a sombra, y Grace se quejaba: ?No somos personajes de ficción y no tienen derecho a inventar cualquier tipo de historia que se les ocurra?.

Entre esas leyendas circulaban los rumores de su propia separación, la cual negaba siempre que podía. Pero la realidad es que en sus últimos años Grace pasaba más y más tiempo en el apartamento parisino de los Grimaldi. La excusa era hacerle compañía a Estefanía, quien cursaba allí sus estudios. Necesitaba escapar del pesado protocolo del palacio y quizá de las tensiones de su matrimonio. Nostálgica de su arte, se consolaba dando recitales de poesía, realizando collages de flores secas y, algunos dicen, ahogando sus frustraciones en el alcohol.

[No te pierdas la galería: Grace Kelly, la princesa inmortal de Mónaco]

Redacción Vanidades

Compartir
Publicado por:
Redacción Vanidades

Contenido reciente

  • moda

¿A quién culpa Tyra Banks de su rivalidad con Naomi Campbell?

La enemistad que existió entre Naomi Campbell y Tyra Banks fue en su momento una de las más mediáticas del…

49 min atrás
  • celebs

Ryan Adams rompe su silencio acerca de las graves acusaciones contra él

La imagen pública de Ryan Adams sufrió un duro golpe a principios de año cuando su antigua esposa Mandy Moore…

1 hora atrás
  • celebs

El nuevo musical de ‘CATS’ ¿tiene gatos espeluznantes?

El primer trailer de la adaptación cinematográfica que Tom Hooper realizó del musical CATS se estrenó este jueves y las…

3 días atrás
  • celebs

Elsa Pataky y Chris Hemsworth y sus inolvidables vacaciones en España

La actriz Elsa Pataky cumplió este jueves 43 años de vida, pero lo cierto es que tanto ella como su…

3 días atrás
  • celebs

Mariah Carey no piensa realizar el ‘FaceApp Challenge’

Como sucede cada vez que un reto se pone de moda en la esfera virtual, estos últimos días, las celebridades…

3 días atrás
  • celebs

Tom Cruise promete un ‘Top Gun 2’ con menos efectos especiales

Los fans de Tom Cruise han esperado más de tres décadas para poder disfrutar de la secuela del clásico Top…

3 días atrás