Gabriela del Fueyo

Amamos nuestro pelo y lo cuidamos tanto como nuestra piel. Pero, qué tanto de lo que sabemos de él es cierto. ¿Los mitos que hemos creído que eran buenos? Descubre qué es lo que realmente funciona.