El mito del Studio 54

El primer día que fui al Studio 54 me quedé boquiabierta. Era muy joven, soltera, bastante ingenua (les soy sincerísima) y fue una de mis primeras experiencias como periodista en un Nueva York plen…