El día en que Meghan hizo llorar a Kate

Kate y Meghan

Desde hace semanas, Meghan Markle ha sido tema de conversación y de titulares en diversos medios de comunicación, por una parte por la renuncia de su asistente, a lo que se le ha atribuido su mal carácter y su actitud déspota. Luego, este fin de semana se dio a conocer que los duques de Sussex se mudarán del palacio de Kensigton a la Frogmore House, una casa de campo adyacente al Castillo de Windsor, a principios de 2019, y las conjeturas apuntan a que es en parte debido a que ha habido roces entre ellos y los duques de Cambridge, en especial entre las cuñadas. “Kate y Meghan son personas muy diferentes. Realmente no se llevan bien”, dijo una fuente a The Mail On Sunday. Ahora, otra noticia que ha estado haciendo eco es la aparente mala relación entre Meghan Markle y Kate Middleton. En esta ocasión, el diario Daily Telegraph ha publicado un supuesto incidente entre las dos duquesas antes de la boda de la exactriz por el que la esposa del príncipe William terminó llorando. El motivo es una aparente discusión provocada por el vestido de Charlotte. Sabemos que la pequeña princesa formó parte cortejo nupcial de su tío Willian y Meghan,quien eligió para ella y el resto de damitas unos vestidos de Givenchy a juego con el suyo. Dicen que fue durante la prueba de dichas prendas cuando las dos cuñadas protagonizaron ese altercado que terminó con las lágrimas de la duquesa de Cambridge, aunque no se explica exactamente por qué discutieron. “Kate acababa de dar a luz al príncipe Louis y estaba bastante sensible”, aseguran, como excusa, las fuentes consultadas por el mencionado periódico. Lo que está claro es que la organización de la boda llevó a que Meghan tuviera problemas con varios miembros de su familia política. Y es que cabe recordar el episodio que vivió con la reina Isabel cuando le tocaba elegir tiara nupcial, cuando Meghan acudió a Buckingham con Harry para la elección de tan importante joya y lo tuvo claro desde el principio: quería combinar su vestido de Givenchy con una tiara de esmeraldas. Sin embargo, la soberana se negó a prestarle dicha diadema, ya que según dicen la consideraba demasiado para una boda. Haciendo caso a lo que él mismo dijo, “what Meghan wants, she gets” (todo lo que quiere Meghan lo tiene), el príncipe Harry se enfrentó a su abuela, quien terminó muy disgustada. Finalmente, Meghan tuvo que “conformarse” con la bandeau de la reina Mary, pero la relación con la reina ya nunca volvió a ser la misma. “El estilo de vida real y las restricciones a las que está sujeta están tomando un tiempo para que Meghan se acostumbre”, aseguró una fuente al Daily Mail. “Es una mujer que ha vivido en 30 años a su manera, ha sido una actriz relativamente exitosa, tiene sus propios intereses humanitarios y su propio círculo de amigos. Es muy autosuficiente. Comprender el estilo del palacio, la deferencia, la política y el hecho de que hay un orden jerárquico está demorando un poco para que Meghan se acostumbre”, añadió. “Ella es bastante crítica y Harry se ha vuelto muy dictatorial últimamente, lo que no ha facilitado las cosas a veces”. Sin embargo, este informante, aparentemente cercano a la familia, insistió en que no ha habido una pelea fuerte entre las cuñadas. “Si bien hay algunas tensiones dentro del palacio, Kate es bastante imperturbable y nada se ha vuelto lo suficientemente malo como para hacer que Harry y Meghan quieran mudarse”. Todos están muy contentos de verlos tan felices ", dijo la fuente. “La verdad es que simplemente no hay suficiente espacio en el palacio de Kensington para ellos y sé que han estado viendo a Windsor como una posibilidad desde antes de la boda”. Mientras tanto, otra fuente insistió en que no existe ninguna actitud negativa entre Kate y Meghan, o William y Harry. “La idea de verlos a los dos como “los chicos”, los hermanos que hacen todo juntos y viviendo casi pegados el uno al otro ha sido manejada con buenas intenciones, pero realmente no ha existido eso desde hace ya algún tiempo”, afirma. “La verdad es que ambos han crecido. De hecho, es raro que vivan juntos y trabajen juntos, pero sí ha habido un cambio en la forma de vida de ellos”. “Todavía son increíblemente cercanos, más que la mayoría de los hermanos, pero ahora Harry se ha casado y está a punto de convertirse en padre, así que es un buen momento para planear su propio futuro”. No hay asperezas”, añade. ¿Qué opinas de todo lo que se dice sobre Meghan y la relación entre los duques de Cambridge y Sussex?

Por: Redacción Vanidades / Foto: Getty Images